10.7.19: Colabora con el mantenimiento del foro +Info
11.7.19: Nuevo subforo para material del hobby en forma podcast, videoblogs, canales de youtube, etc. (Enlace)
3.08.19: Reorganización del foros y subforos +Info



0 Usuarios y 1 visitante, están leyendo esto.


Anábasis: La retirada de los Diez Mil. Parte I.
Páginas: [1]
     

Anábasis: La retirada de los Diez Mil. Parte I. Desconectado caliban66
Teniente (2003 mensajes) . 12 Nov 2008, 22:06


Saludos. Hoy hablaremos de una de las mayores aventuras de la Antigüedad: la fallida rebelión de Ciro el Joven y la desesperada huida de sus diez mil mercenarios griegos desde el corazón del imperio persa de vuelta hacia Grecia. El mejor relato de estos hechos lo encontramos en la obra de Jenofonte, en su “Anábasis”, ya que fue el propio Jenofonte el que tomó el mando del ejército y dirigió el retorno de los soldados. Obviamente, la obra es mucho más grande y rica de lo que puedo resumir en estas páginas, y por ello recomiendo encarecidamente que os la leáis. Seguro que no os arrepentiréis.

   La historia comienza con la muerte de Darío II Oco, en el 404 a.d.C. Según Jenofonte, Darío tuvo dos hijos con Parisátide: Artajerjes, el mayor, y Ciro, el pequeño. Artajerjes  era el sucesor. Ciro, unos años antes,  había sido nombrado por Darío sátrapa de Frigia. Pero Parisátide prefería a Ciro, que desde luego era mucho más capaz e inteligente que su hermano. El caso que el sátrapa de Lidia y Caria, Tisafernes, buscando el favor del nuevo rey, denunció a Ciro como conspirador ante Artajerjes. Parisátide, desesperada, intercedió por él ante su primogénito, defendiendo la inocencia de Ciro. Ya fuera real o no el complot contra Artajerjes, el Gran Rey cometió dos errores: primero detuvo a su hermano y a punto estuvo de ejecutarlo... Pero luego se detuvo, le perdonó y le devolvió el gobierno de su satrapía. Ciro, el epítome del orgullo, el valor y las virtudes iranias, tomó la decisión de no vivir más tiempo bajo el gobierno de su hermano.

   Bueno, estamos ahora en Grecia en el año 401 a.d.C. Cuatro años atrás, Esparta, gracias a la ayuda activa de Tisafernes y el propio Ciro, los dos sátrapas de la costa de Asia Menor,  había ganado las guerras del Peloponeso, derrotando a Atenas, y extendiendo su dominios por toda la Hélade. Las polis se ven obligadas a recibir a los harmostes o gobernadores espartanos, y a participar en las campañas que ordenara Esparta. Mientras, el joven y astuto Ciro les observaba, y hacía sus planes.


   Después de la denuncia ante Artajerjes, las relaciones de Tisafernes y Ciro, cuyas satrapías eran vecinas, eran abiertamente hostiles. Ciro, un gran animal político, había sabido atraerse las simpatías de todos los pueblos sobre los que gobernaba, además de las de las ciudades helenas de la costa jonia, que estaban controladas por Tisafernes. Voluntariamente, Jonia se entregó a Ciro, salvo Mileto.  Tisafernes atacó a las ciudades, y esta fue la excusa que tuvo Ciro para comenzar a reunir tropas delante de las mismísimas narices de Artajerjes II. Ya fuera mal aconsejado, o bien deliberadamente cegado por Parisátide, Artajerjes se reía de las guerras entre Ciro y Tisafernes. Como los tributos le seguían llegando enviados por su hermano, creía  que mientras ellos dos estuvieran así ocupados, no harían planes para rebelarse contra él. No se extrañó, por lo tanto, cuando Ciro comenzó a reunir tropas de entre los pueblos vecinos, ni cuando comenzó a contratar generales griegos mercenarios, ni tampoco algunas guarniciones. Eran pocas tropas. No representaban un peligro.

   Pero Ciro sólo mostraba parte de su juego. Porque al otro lado del mar Egeo, en Grecia, comenzó a cobrarse los favores que había hecho a los espartanos durante las guerras contra Atenas. En secreto, contrató a los mejores generales y les dio dinero para que reunieran un ejército de mercenarios como nunca se había visto. El mejor de ellos era un espartano exiliado, brutal y terriblemente aficionado a la guerra, llamado Clearco. Su llamamiento atrajo a griegos de muchos sitios: arcadios, árgivos, tebanos, aqueos, espartanos, rodios, atenienses... Uno de éstos últimos, con el grado de capitán,  era Jenofonte.


   A su debido tiempo, Ciro convocó a sus tropas. Todas sus guarniciones, destacamentos y exploradores que tenía dispersos por numerosas plazas se convirtieron de repente en un ejército enorme. Con la nueva excusa de realizar una campaña contra los siempre levantiscos písidas, Ciro, después de tener bastante controlada la satrapía de Tisafernes, penetró en Lidia y se dirigió hacia el interior. Comenzó así la “ascensión” hasta el interior de Asia (en griego, “ascensión” se dice “anábasis”. Se decía entonces “subir a ver al Rey”). Tisafernes, al ver los preparativos de su rival, huyó de su región y se dirigió hacia la corte del Gran Rey, para avisarle de que no creyera a Ciro: el ejército que había organizado se dirigía contra él.

   Hay que aclarar que Ciro mantuvo engañado a todos los soldados, salvo a los mandos de su confianza. Ni griegos ni bárbaros estaban dispuestos a atacar por las buenas al Gran Rey en el corazón de su imperio. Todos estaban convencido de la campaña contra Pisidia. Sin embargo, cuando pasaron de largo, comenzaron a sospechar. Jenofonte describe una de las mejores escenas de su obra: los soldados, sintiéndose engañados, lanzan piedras al general Clearco cuando éste pasa cerca de ellos, y lo hacen huir hasta su tienda. Luego, Clearco se presenta con lágrimas en los ojos ante ellos y les dice llorando que confíen en él, que no piensa engañarles: auténtico carácter “mediterráneo”, oiga.

   Sin embargo, conforme el camino avanza, todos se van dando cuenta. ¿Cómo consiguió Ciro que su ejército no desertase? La respuesta es sencilla: carisma. Ciro era un gran guerrero y político. Se rodeó de los mejores profesionales, los mejores colaboradores. Los agasajaba, se portaba honradamente con ellos. Cumplía con la palabra que daba. Muchos espías de Artajerjes habían sido “convertidos” por la astucia y el buen hacer de Ciro. Así, cuando llegó el momento de la verdad, Ciro no les ocultó sus planes por más tiempo, les pidió su ayuda y les prometió enormes recompensas. Luego les dio libertad para elegir. Y ellos le creyeron: porque si había alguien capaz de triunfar en aquella aventura tan audaz y peligrosa, era aquel persa. El resultado: griegos y bárbaros de su ejército se peleaban por el honor de cruzar el Eúfrates en primer lugar.

   Artajerjes, informado por Tisafernes, no se mantuvo ocioso, y reunió un ejército ENORME. Decidió esperar a su hermano en Cunaxa.

   Formaron en la llanura. Los mercenarios griegos ocuparon el flanco derecho de Ciro, junto al río Eúfrates. La caballería paflagonia protegía el extremo de la línea. A la izquiera, se puso Arieo, un ayudante de Ciro, con las tropas bárbaras de frigios y misios. En el centro, una veintena de carros falcados y Ciro, con sus seiscientos jinetes: la élite de la caballería persa: los mejores caballos, las mejores armas y armaduras...


   Pero el ejército de Artajertes era tan grande que el centro de su línea, donde estaba él mismo, desbordaba el ala izquierda de Ciro, cuya línea era mucho menor. Miles de jinetes en el flanco izquierdo (frente a los griegos), dirigidos por Tisafernes. Un enorme centro con arqueros persas, lanceros egipcios, montañeses kurdos, soldados takabara, más arqueros. Entre ellos, Artajerjes con su caballería, todos con armaduras teñidas de blanco: seis mil expertos jinetes bien equipados y entrenados... Organizado por tribus, cada componente del ejército estaba formado en un denso cuadro. Por delante de ellos, cientos de brutales carros falcados, diseñados para destrozar a los soldados de las falanges... El mayor ejército jamás visto desde Jerjes I invadiera Grecia. Su visión sobrecogió al ejército rebelde. Se hizo el silencio.

   Entonces, Ciro, arrojando su yelmo, se situó al frente de sus líneas y arengó a sus tropas. “Seguidme”, les dijo, “si vencemos aquí, estará todo hecho”. Y aquel cúmulo de hombres de distintas naciones, con distintas lenguas, creyó sus palabras,  rugió, y se lanzó al ataque.

   Una gran nube de polvo se levantó cuando los carros falcados de Artajerjes se lanzaron contra las líneas de hoplitas. No vacilaron. Ciro había enseñado bien a Clearco, y éste había adiestrado a sus hombres: cuando los carros les alcanzaron, los griegos abrieron pasillos entre sus filas, y las terribles máquinas pasaron entre ellos casi sin hacerles daño. Los peltastas dieron buena cuenta de ellos. Entonces, los hoplitas, a doscientos metros de distancia de los enemigos, entonaron el peán, y lanzaron el grito en honor del Einalio. Cargaron contra la caballería de Tisafernes y la infantería bárbara, golpeando lanzas contra escudos para espantar a los caballos. Como una marea imparable, los diez mil mercenarios ganaron impulso. Y sus enemigos no pudieron soportarlo. Tisafernes ordenó una retirada hacia el río, dejando descubierta a la infantería. Éstos, takabara casi todos, tampoco presentaron resistencia: huyeron. Como un inmenso dominó, el flanco izquierdo de Artajerjes se deshacía ante el empuje de los mercenarios.


   Los generales felicitaban a Ciro. Los más entusiastas ya le jaleaban como Gran Rey mientras veían desintegrarse el ejército enemigo. Sin embargo,  no se dejó llevar por el entusiasmo. Vigilaba a su hermano. Intentaba localizarle. Así pudo ver que el centro del ejército de Artajerjes comenzaba a pivotar hacia el flanco izquierdo de los griegos, que, al haberse adelantado, quedaba expuesto. Entonces supo lo que tenía que hacer. Llamando a sus jinetes, Ciro y su escolta salieron disparados hacia los seis mil jinetes que acompañaban a Artajerjes. Debía proteger a los griegos, y debía matar al Rey. Sabía que no había otra manera. Aunque ganara la batalla, no había sitio en Asia para dos reyes. Artajerjes no debía abandonar con vida el campo de batalla.

   Los hombres de Ciro, vestidos de rojo, se lanzaron contra los jinetes de Artajerjes, con las armaduras pintadas de blanco. Como un relámpago, Ciro y sus jinetes acorazados rompieron sus líneas. Fue un choque brutal, precedido por el vuelo mortal de las jabalinas. Cuando éstas se agotaron o se rompieron, los jinetes tiraron de cuchillo. Fue tal su empuje que toda la caballería de Artajerjes, aunque muy superior en número, no aguantó y se dio a la fuga, perseguidas por la escolta del joven sátrapa. Fue entonces, cuando en la confusión, Ciro distinguió a su hermano.  “Veo al hombre”- exclamó a sus fieles, y sin darles tiempo para que le protegieran, espoleó a su caballo hacia él.
   Para Artajerjes, el tiempo debió detenerse. Entre el polvo y los jinetes en retirada, los gritos de los heridos y los relinchos de los caballos, cubierto de sangre de sus enemigos, Ciro emergió como una terrible aparición, lanzado hacia él. Sólo tuvo tiempo de que un escalofrío recorriera su espalda cuando su hermano le acometió empuñando su corta lanza. Luego, un impacto, y algo húmedo y caliente, sangre del Rey de Reyes que manaba desde dentro de la coraza real. ¡Estaba herido! Luego, un grito, un pestañeo, y algo que pasaba velozmente junto a su cabeza e impactaba en el hermano rebelde.


   Transcurrió un segundo, y Artajerjes se vio sobre su caballo. Sin embargo, la montura de su hermano estaba vacía. Ciro el Joven, admirado y querido por sus amigos, y temido por sus enemigos, agonizaba en el suelo con el penacho de una flecha asomando por su ojo. Antes de que pudiera ordenar nada, los “comensales” de Ciro, los siete persas de máxima confianza, se abrieron paso y rodearon el cuerpo, defendiéndolo hasta su último aliento. Uno a uno, cayeron junto a su líder, hasta que el último, Artapetes, pie en tierra y manteniendo a raya a sus enemigos, sintiéndose ya agotado, se arrodilló junto a Ciro y se degolló con su propia espada.

   Sólo uno de ellos no murió allí. Se llamaba Arieo, y al ver morir a Ciro, huyó junto algunos de sus hombres.
   Allí murió Ciro el Joven, un hombre que causó verdadera impresión en Jenofonte, que lo tomó como modelo de virtudes y ejemplo de ética y de gobernante, como podemos leer en la Anábisis. La sombra de Ciro el Joven planea sobre la imagen de Ciro el Grande, creador del imperio persa, que Jenofonte describió en otra de sus obras: “La educación de Ciro” (o “Ciropedia”). Pero volvamos a Cunaxa.

   Los mercenarios seguían avanzando sin saber que Ciro había muerto. Dejaron la batalla atrás y se lanzaron contra el campamento del Gran Rey. Éste, mientras, puso en fuga al resto del ejercito de Ciro, y también se lanzó contra el campamento rebelde.

   Los griegos vieron entonces que sus enemigos estaban a sus espaldas, y que podían cargarles por la retaguardia. Dieron media vuelta, y tomaron el camino de su campamento. Toda sus provisiones estaban allí, y sin ellas,  estarían perdidos.

   Tisafernes se reunió con Artajerjes, y decidieron no cargar de frente contra los griegos. Deshicieron el camino que habían hecho, hasta quedar frente al flanco derecho de los griegos. Clearco ordenó desplegar el ala, y así formaron una nueva línea, pero con el río a sus espaldas. Una vez ejecutada la maniobra, de nuevo cargaron, y pusieron de fuga otra vez a sus enemigos. Ni caballería ni infantería se les opuso. Entonces, después de todo un día de batalla, los griegos invictos, regresaron sin oposición a su campamento, esperando reunirse con Ciro victorioso. Allí pasaron la noche.

   Pero Ciro no llegó. La primera noticia les llegó de parte de Arieo. Ciro estaba muerto. Él había retrocedido hasta el campamento anterior al de la batalla. Les informó de que les aguardaría un día, y luego tomaría el camino de regreso a Jonia. Entonces, los griegos se dieron cuenta de la verdadera situación: eran diez mil mercenarios en una tierra extraña y desconocida, a miles de kilómetros de sus hogares, rodeados de enemigos. Su campamento y sus bagajes habían sido saqueados y apenas tenían provisiones.  El hombre que les había llevado hasta allí, el único que había mostrado su afecto, respeto y admiración hacia ellos, el que había sabido sacar lo mejor de cada uno, estaba muerto. Muchos pensaron que pronto le harían compañía.


   Poco después, el Rey comenzó a enviar emisarios. Siguieron unos días de terrible incertidumbre para los griegos. Para empezar, había un conflicto cultural. Los griegos habían ganado la batalla. Según su punto de vista, el campo les correspondía, y si Ciro había muerto, Arieo debía ser el nuevo rey. Incluso enviaron un emisario al campamento de Arieo proponiéndole que volviera y tomara la corona. Imaginad la sorpresa del persa al darse cuenta de lo ciegos que estaban los griegos. Por supuesto, les respondió que ningún noble persa le seguiría, de modo que rechazaba la oferta. Sin embargo, bajo el punto de vista persa, una vez muerto el sátrapa rebelde, Artajerjes era el vencedor, sin importar lo que ocurriera en los combates. Por lo tanto, el primer mensaje del Gran Rey fue: “He vencido. Entregadme las armas”. Por supuesto, Clearco respondió lo que todo general griego ansiaba poder decir algún día: “Si quieres nuestras  armas, ven a quitárnoslas”.

   Pero el caso es que Clearco sabía que no tenía más provisiones, y que habían consumido todas la que habían encontrado en su camino, de modo que no podía regresar a Grecia por la misma ruta. Y tampoco tenía guías para buscar otra. De modo que hizo una oferta a los persas: si con el dinero de Ciro habían hecho frente a Artajerjes, con el dinero de Artajerjes podían hacer frente a los egipcios, que se habían rebelado de nuevo recientemente. En principio, parecía un buen trato. Pero aun así, griegos y bárbaros no confiaban en solucionar así las cosas. Porque aquellos mercenarios habían humillado al ejército del Gran Rey. Eran una afrenta que no podía permitirse un persa. Si Artajerjes dejaba escapar con vida a aquellos hombres, posiblemente debilitara su posición entre otros persas, ya que podría interpretarse como un signo de su debilidad. No pocos nobles simpatizaban en secreto con Ciro, y le veían mucho más capaz que a Artajerjes.

   Artajerjes parecía dudar. Perdonó a Arieo y le pidió que mediara con los griegos. Mantuvieron todos una tregua mientras los griegos comenzaron a avanzar. Luego, intentó otro acuerdo, y Clearco soltó otra de sus grandes frases: “Di a tu rey que todavía no hemos almorzado, y por los dioses juro que los griegos no negociaremos con el estómago vacío”. Los persas les llevaron a unas aldeas llenas de provisiones, y les proporcionaron guías. Arieo y sus tropas marchaban cerca de ellos. Por un par de días, todo pareció ir bien.


   Sin embargo, la creciente buenas relaciones entre Arieo y Artajerjes pronto levantaron sospechas entre los griegos. Cada vez se dejaba ver menos por el campamento griego, y sus hombres se portaban cada vez con más altivez e insolencia. Hubo algunas trifulcas entre persas y griegos. Hubo misteriosos mensajeros que avisaban a los centinelas griegos de un ataque persa al amanecer. Hubo mucho insomnio. Esto hizo sospechar a muchos. Podría estar gestándose una traición. ¿Acaso eran necios al pensar que el Rey les dejaría marchar indemnes? Los griegos se reunían con los embajadores, y cada vez obtenían más promesas y garantías… Pero cada vez sentían también más miedo. Eran demasiadas promesas. Todo era demasiado fácil.

   Sin duda, Artajerjes no sabía como gestionar aquella crisis. Los griegos eran muy poderosos, y no se sentía con fuerza para atacarles en batalla campal. Dejarles marchar era lo más fácil, pero el orgullo le escocía allí donde no es posible rascarse. Seguramente cambió de idea muchas veces, hasta que al final, confiando en sus consejeros, convocó a los generales mercenarios y a los capitanes. Se  presentaron con un pequeño destacamento. Una vez en su tienda, los capturó a traición y los decapitó. Unos jinetes se lanzaron sobre la escolta de los griegos, y éstos se dieron a la huía. Allí murieron no sólo Clearco, a quien sus hombres temían más que al enemigo, sino también otros generales: Próxeno de Beocia,  Menón de Tesalia, el infame, etc. Jenofonte hace un interesante retrato de estos personajes con unas pocas frases al final del capítulo II.


   Sólo uno de ellos llegó al campamento griego, sujetándose las tripas con las manos. Agonizando les contó lo que había ocurrido. Entonces se presentó Tisarfernes, y dijo a los griegos que Clearco había muerto por faltar a sus juramentos. Los soldados preguntaron entonces por los demás generales, pero Tisafernes dio media vuelta sin aclarar nada más.

   Para muchos, aquello significaba el fin. El Rey había decidido. Iban a morir allí. Aquella noche fue la más terrible. No sabían qué iba a pasar. No tenían mandos. No tenían comida ni dinero. Sólo tenían miedo. Sin embargo, aquella noche, uno de los capitanes, un ateniense llamado Jenofonte, dio una cabezada, y en sus sueños, oyó retumbar el trueno de Zeus. Entonces despertó de un salto, inspirado por su visión.

   De cómo los griegos iniciaron su larga retirada versará el siguiente capítulo de esta serie.

00 *
 
     
     

Re: Anábasis: La retirada de los Diez Mil. Parte I. Desconectado caliban66
Teniente (2003 mensajes) #1. 12 Nov 2008, 22:08

BATALLA DE CUNAXA PARA DBA.
   Bueno, Cunaxa tiene sin duda el principal hándicap para representarse en DBA: la enorme desigualdad numérica de ambos ejécitos. Sin embargo, creo que merece la pena hacer un experimento “arriesgado”.
   Ejércitos
   El jugador que lleve a Artajerjes jugará con la lista II/7, persas queménidas tardíos. En las opciones, sólo podrá llevar una peana de lanceros. El resto de las opcionales serán Ax.
   El jugador que lleve a Ciro, también llevará persas aqueménidas tardíos, pero TENDRÁ SÓLO SEIS PEANAS: Cv(gen), que será Ciro; 3 Sp, que serán los mercenarios griegos, 1 LH (jinetes paflagonios) y 1 Ps (peltastas griegos).
   Escenografía
   No habrá tirada para escoger lado. En uno de los flancos, y perpendicular a las zonas de despliegue de cada jugador, se dispondrá un río (el Eúfrates), lo más próximo al borde lateral que permitan las reglas. En esta región, el Eúfrates alimentaba muchos canales, y era vadeable en algunas zonas, por lo que no puede considerarse un WW.
   Además, se dispondrán un par de colinas fáciles y una difícil, de tamaño medio y a no más de 200 pasos de cualquier borde del tablero. Cunaxa era una llanura escogida por Artajerjes para la lucha a campo abierto.
   Reglas especiales
   Se usarán las reglas habituales de desarrollo de la partida, con las siguientes variaciones.
   a) Artajerjes, el Indeciso.- Artajerjes no es demasiado bueno como general. Por ello, su radio de mando será de sólo 600 pasos en cualquier circunstancia.
   b) Las negociaciones de Ciro: Ciro se ha ganado la simpatías de muchos nobles persas, incluso dentro del círculo de confianza de Artajerjes. Por ello,  el jugador que lleva a Ciro obtiene un 6 en la tirada de PIPs, una unidad de Cv enemiga que no haya combatido todavía, y que no sea la del general, pasará a su bando. En ese mismo turno, podrá gastar PIPs en empezar a moverlo según sus intereses.
   c) “Veo al hombre”.- Ciro y sus hombres son los mejores jinetes del imperio. Su maestría y determinación le hacen verdaderamente temible. La peana de Ciro sumará +2, en lugar de +1, cuando luche contra alguna peana de Cv enemiga.
   Condiciones de victoria
    Artajerjes ganará aplicando las condiciones de victoria habituales. Ciro, también, pero, además, si muere Artajerjes, ganará independientemente del número de bajas que lleve.

00 *
 
     
     

Re: Anábasis: La retirada de los Diez Mil. Parte I. Desconectado Uinen
Teniente de navío (1361 mensajes) #2. 12 Nov 2008, 22:56

Conocía esta historia solo por encima, excelente artículo, me han dado ganas de leer al propio Jenofonte a ver como lo cuenta él, pena no tener demasiado tiempo...

PS: por sino quedaba claro cuanto antes publiques la segunda mejor (presión, presión xD  :P)

aragon * Sí
 
     
     

Re: Anábasis: La retirada de los Diez Mil. Parte I. Desconectado Blooze
Teniente de navío (1273 mensajes) #3. 12 Nov 2008, 23:43

Gran resumen y original escenario, aunque lo ideal seria un BBDBA, tener solo seis peanas para Ciro me resulta un ejercito un tanto pequeño.
Espero el resto de la historia (mas presion todavia ;D), que el libro no se ahora donde lo tengo.

au *
 
     
     

Re: Anábasis: La retirada de los Diez Mil. Parte I. Desconectado Athros
Almirante (retirado) (12973 mensajes) #4. 12 Nov 2008, 23:47

Este relato no lo he leido entero, solo muy por encima, ya que es un periodo que no me apasiona en absoluto, pero al menos si puedo comentar el escenario que has creado. La batalla que se plantea es muy interesante, está marcada por la suerte del comandante que utilice a Ciro (¡si saca un seis, veo desagradables sorpresas en las lineas enemigas, y más si la Cv está cerca de Artajerjes!).

de *
 
     
     

Re: Anábasis: La retirada de los Diez Mil. Parte I. Desconectado Xoso
Teniente (2722 mensajes) #5. 13 Nov 2008, 01:37

A todos aquellos que les apasione ese periodo en concreto, y además pequen de ser un poco masocas, les recomiendo vivamente la lectura de la "Anábasis" en versión original. Jenofonte no era un gran historiador (muchas veces tiraba de fuentes algo discutibles y otras se dejaba llevar por una gran parcialidad a la hora de narrar determinados sucesos) pero sí un espléndido prosista. Y dado que la Anábasis son casi sus propias memorias, pues sin duda es una obra a tenerse en cuenta.

Ah, estupendo relato Kaliban, como siempre  :)

tv *
 
     
     

Re: Anábasis: La retirada de los Diez Mil. Parte I. Desconectado Endakil
Almirante (9908 mensajes) #6. 13 Nov 2008, 02:07

Con lo de "en versión original" ¿te refieres a leerlo en griego?  ;D
No, en serio, yo tengo la edición de Alianza Editorial y se lee perfectamente. No es un libro plagado de expresiones arcaicas como si fuera ese Quijote que tienen nuestros padres perdido por casa; es un libro con un lenguaje directo, pasional e increíblemente vívido.

Piensa cuantísimas malas novelas hay ahí fuera, cuantos Gotrek y Félix, cuantos César Vidal y escritores de tres al cuarto; la Anábasis es tan impactante porque es un libro real. Son las narraciones en primera persona de un ser humano en una situación extrema, que debe luchar por su vida cada día y abrirse paso en una carrera desesperada a través de un mundo hostil.

No sé si se intuye que está en lo más alto de mi top personal  ;D


Por cierto, será cosas de las serendipias, pero este estupendo artículo de Caliban coincide con la nueva novela de Valerio Massimo Manfredi: El Ejército Perdido, que no es si no una relectura de este clásico indispensable.
Es más, mientras buscaba imágenes para ilustralo me he encontrado con esta sorprendente noticia: ¡Sony Pictures está preparando una película sobre la Anábasis!
http://www.firstshowing.net/2008/08/02/sony-developing-epic-adaptation-of-xenophons-anabasis/

is *
 
     
     

Re: Anábasis: La retirada de los Diez Mil. Parte I. Desconectado Elmoth
Capitán (9111 mensajes) #7. 13 Nov 2008, 02:58

(Pst, endakil, el Anabasis es en TERCERA persona ;) Jenofonte se refiere a si mismo en tercera persona, como si fuera un narrador externo)

Yo tambien recomiendo esta lectura. A mi me resultó muy instructiva la serie de putadas que les pasa a esta gente. Aunque puesto en contexto más que lucha epica contra los persas, los persas pasan bastante de su cara; lo que les jode es atravesar las montañas y demás.

A diferencia de otros relatos y sus adaptaciones a DBA, que me han parecido maravillosas, la batalla planteada no me apasiona :( No sé como la haria, pero no me da buena espina el resultado actual. Tendré que pensar una alternativa, que criticar es muy facil, pero buscar soluciones es lo que cuesta!! :D Además, el escenario tendria que tener un despliegue preestablecido diria yo,

Tal y como fue el tema, yo casi haria que Ciro fuera un Kn(G). Un +4 +5 en toda regla impetuoso (se metió de cabeza en medio de las lineas rivales, donde le dieron morcilla).

Otra batsalla interesante seria contra los tracios, pero ese es otro tema :)

Talueg,

Xavi

catalunya *
 
     
     

Re: Anábasis: La retirada de los Diez Mil. Parte I. Desconectado Endakil
Almirante (9908 mensajes) #8. 13 Nov 2008, 04:29

Experiencia personal narrada en tercera persona, cierto, cierto. Me refería a que es una narración directa de su protagonista, en cualquier caso ^^

Animo a perderle el miedo a los clásicos. De verdad, ni son tan difíciles de leer como un Quijote, ni son un peñazo weirdo como el Ulises de Joyce, no temáis.
A bote pronto las lecturas más sencillas podrían ser las obras de Julio César, Heródoto y Jenofonte, amenas y divertidas.
Personalmente recomendaría las ediciones de bolsillo de Alianza Editorial, traducidas en un lenguaje ágil (en la mayoría de los casos) y a un precio muy económico.

is *
 
     
     

Re: Anábasis: La retirada de los Diez Mil. Parte I. Desconectado caliban66
Teniente (2003 mensajes) #9. 13 Nov 2008, 08:22

Bueno,gracias por vuestros comentarios. Xavi, debo decir que, a diferencia de otros escenarios que preparé en otra ocasiones, éste ni siquiera lo he probado en solitario. Es interesante lo que comentas de hacer a Ciro Kn, pero eso le daría ventaja excesiva contra las Ax de Artajerjes, matándolas al simple en campo abierto. Ciro, en mi opinión, debería brillar contra la caballería persa enemiga. Es por ello por lo que su +2 se aplica sólo contra estas tropas.
En cuanto a lo del despliegue, se podría añadir. No obstante, la línea de Artajerjes es difícil de definir, ya que Jenofonte sólo menciona algunos tipos de tropa, y su ubicación es poco precisa. ¿Hay algún voluntario para probar el escenario y hacer enmiendas?

00 *
 
     
     

Re: Anábasis: La retirada de los Diez Mil. Parte I. Desconectado Elmoth
Capitán (9111 mensajes) #10. 13 Nov 2008, 09:09

Tardamos 20-30 minutos, asi que ya liaré a gorgo para probarlo un par de veces un lunes de estos

LO que veo es que si Aretajerjes es un poco precavido y prepara un poco sus tropas antes del choque, le va a partir la cara a Ciro sin pestañear. El desequilibrio es demasiado brutal :/

Talueg,

Xavi

catalunya *
 
     
     

Re: Anábasis: La retirada de los Diez Mil. Parte I. Desconectado Gorgoroth
Capitán (6009 mensajes) #11. 13 Nov 2008, 12:05

Yo me leí hace cosa de varios años este libro:
http://www.agapea.com/libros/La-odisea-de-los-diez-mil-isbn-8497930827-i.htm

La verdad es que flipé mucho con la historia y como pillaron doblado los griegos... Creo que el autor toma algunas licencias en cuanto a la infancia/adolescencia de Jenofonte, pero no desmerecen nada la obra.

En cuanto al relato de Caliban, otro pedazo de 10 a la cuenta, sabes como llegar al público XDDD.

Un saludo.

P.d. Xavi, cuando quieras nos toñamos con este escenario

P.d.2 Mientras escribía, la profesora me ha preguntado para ver si me pillaba desprevenido... He sacado un 6 en pips y respondí bien XDDD. Tengo una flor en el culo...

andalucia * Sí Sí Sí Sí
 
     
     

Re: Anábasis: La retirada de los Diez Mil. Parte I. Desconectado caliban66
Teniente (2003 mensajes) #12. 30 Nov 2008, 19:42

Bueno, después de echar varias partida yo solito en este domingo, en el que hace tanto frío para salira la calle, he llegado a la conclusión de que para que Cunaxa sea interesante, Artajerjes debe reducir su distancia de mando a 300 pasos. He hecho cuatro partidas, y ya en la primera, a 600 pasos, el ejército real era demasiado fácil de controlar y se vence a Ciro sin mucha dificultad.. Sin embargo, al reducirla a 300, se convierte en un desafío también para Artajerjes.
En cuanto al enfrentamiento Ciro/Artajerjes, lo he tenido en tres partidas, y parece que todavía es demasiado indeciso. Tal vez haga falta algo más para Ciro. Tal vez anular el +1 de Artajerjes como general si lucha contra Ciro.
En una de las partidas, una Cv cambió de bando. Mató una peana de Ax, pero como estaba rodeado de tropas, en una buena tirada de PIPs de Artajerjes lo rodearon y lo mataron. Sin embargo, el cambio de bando fue muy interesante.
En fin, a ver si alguien más prueba el escenario. Lo importante es conseguir que la partida sea desafiante para ambos bandos, y tal como está ahora, todavía Artajerjes lo tiene fácil.

00 *
 
     


Colabora con el mantenimiento del foro:

+ Info

 Mensajes recientes

Nuevo ¡Que no son gigantes, sino... molinos?
Concursos y actividades Hoy a las 17:29

Nuevo V Concurso de Escenografía Chinorri
Concursos y actividades Hoy a las 17:09

Nuevo Franceses en Waterloo. La infantería ligera y ya veremos si algo más
Wargames históricos Hoy a las 14:18

Nuevo La obra maestra de Fangigh
Concursos y actividades Hoy a las 14:17

Nuevo [AAR] Operación Gálvez(moderno)
Wargames históricos Hoy a las 14:13

Nuevo infanteria ligera española 15mm
Profesionales Hoy a las 12:35

Nuevo Españoles napoleónicos 15mm
Profesionales Hoy a las 12:05

Nuevo ¿Guerra de Arauco en DBA-RRR (listas)?
DBA Hoy a las 00:57

Nuevo Ídolo de Porko
Concursos y actividades Hoy a las 00:52

Nuevo Jugando a Basic Impetus 2 en Madrid
Impetus Ayer a las 21:44

Nuevo Juegos y Wargames de Slitherine / Matrix Games
Profesionales Ayer a las 19:10

Nuevo Rangers of shadow Deep: setup para el primer escenario.
Wargames de fantasía Ayer a las 16:44

Nuevo Rangers of Shadow Deep. Escenario 1.
Wargames de fantasía Ayer a las 16:24

Nuevo Empezando con Lasalle
Lasalle Ayer a las 15:15

Nuevo Manual de Campaña para DBA
DBA Ayer a las 15:01

Nuevo Juego YOHEI de Eclipse Editorial
Micromecenazgo Ayer a las 14:15

Nuevo 2500kgm3: Compañía reforzada de Battletech y escenografía
Taller 22 Ago 2019, 23:16

Nuevo Nuevo en el DBA
De Bellis Antiquitatis 22 Ago 2019, 22:55

Nuevo Gundam
Discusión general 22 Ago 2019, 15:46

Nuevo Recomendadme libro Edad media - Cruzadas
Historia Militar 22 Ago 2019, 00:23

Nuevo [NETEPIC] construction yard de bans
Taller 21 Ago 2019, 20:15

Nuevo Moñecos de Reed
Galerías de usuarios 21 Ago 2019, 19:23

Nuevo ¿Qué estáis pintando? 2.0
Taller 21 Ago 2019, 18:06

Nuevo ¿Qué series estáis viendo?
Otros temas 21 Ago 2019, 15:50

Nuevo [Blog] Hoy: Ampliación ejército skaven para T9A (WIP)
Galerías de usuarios 21 Ago 2019, 14:30

Nuevo [Star Wars] Strike One!
Wargames futuristas 21 Ago 2019, 12:37

Nuevo Mount & Blade (y Warband)
Videojuegos e informática 21 Ago 2019, 11:31

Nuevo Galería Erwin Rommel
Galerías de usuarios 20 Ago 2019, 15:05

Nuevo De lo que pinta inpardos...
Galerías de usuarios 20 Ago 2019, 12:08

Nuevo ¡Imágenes encadenadas! II
Otros temas 20 Ago 2019, 10:32

Nuevo FREAK WARS 2019-Wargames, Cosplay, Torneos, Concursos...cada vez mas y mejor
Discusión general 19 Ago 2019, 21:29

Nuevo Jugador de Wargames historicos
Wargames históricos 19 Ago 2019, 17:58

Nuevo Big bases DBA
DBA 19 Ago 2019, 13:23

Nuevo [Lanzanos] Heroquest 25 Aniversario
Micromecenazgo 19 Ago 2019, 11:14

Nuevo [Proyecto] Elfos de Runewars con Contrast
Galerías de usuarios 19 Ago 2019, 10:33

Nuevo Vampiro
Taller 19 Ago 2019, 00:01
| Términos y condiciones | Formulario de contacto |