La medalla del "Taller" ya esta activada, para solicitarla: ( Nick - Enlace al tema en el foro del taller ), en el siguiente enlace.

>>Enlace<<

0 Usuarios y 1 visitante, están leyendo esto.


Ejércitos de la Guerra Civil Catalana [Pedro de Portugal, Rey Condestable]
Páginas: 1 ... 7 [8]
     

Re:Ejércitos de la Guerra Civil Catalana [Milicia de Barcelona] Desconectado FJ
Sargento (593 mensajes) #105. 04 Dic 2018, 00:07

Una maravilla de minis, un pasada de resultado

extremadur * http://laarmada.net/taller/tables-172/
 
     
     

Re:Ejércitos de la Guerra Civil Catalana [Milicia de Barcelona] Desconectado Nirkhuz
Capitán (6569 mensajes) #106. 04 Dic 2018, 13:15

Tu no paras y no paras de hacerlo bien.

valencia *
 
     
     

Re:Ejércitos de la Guerra Civil Catalana [Milicia de Barcelona] Desconectado Bifrons
Marinero (61 mensajes) #107. 27 Ene 2019, 09:01

Tras bastante tiempo sin actualizaciones, os traigo una nueva entrada sobre un tipo interesante: Pedro de Portugal, conde de Barcelona. Su impacto en la contienda o en la historia, en general, es prácticamente insignificante, pero hay algo eminentemente trágico en la historia de este monarca intruso, que vale la pena ser contada. 

En 1448, Pedro de Avis, Duque de Coímbra, muere en combate en Alfarrobeira luchando contra su sobrino y nuero, el rey Alfonso V de Portugal. El Duque es víctima de un complot tramado por su hermano bastardo, el Duque de Braganza para apartarle de la corte y acabar con su influencia sobre el joven monarca. Tras su muerte y la derrota de la Casa de Coímbra, su familia y aliados se ven obligados al exilio. El primero de ellos, su hijo Pedro, de 19 años.

Apartado abruptamente de la corte, muerto su padre, revocados todos sus títulos y dignidades, el joven Pedro pasa los siete años siguientes en la corte de Enrique IV de Castilla, esperando, impacientándose, aburriéndose. Desarrolla durante estos años una personalidad melancólica, que expresa mediante una creciente pasión por las letras y el arte. Y practica con las armas, soñando en grandes hazañas y pensando en el siempre inminente regreso a casa, que nunca acaba de llegar. Durante estos años elige su divisa, “Paine Pour Joie”, pena por alegría, perfectamente reveladora de su estado de ánimo.

Transcurridos siete años, Alfonso V decide que ha llegado el momento de limar asperezas con su primo. Le extiende una invitación y una promesa de paz, que ratifica ofreciéndole asimismo la condestablía del reino. Creyendo que por fin ha cambiado su suerte, Pedro acepta encantado. Los años siguientes los pasa entre Portugal y el norte de África, liderando a las tropas portuguesas contra los benimerines en Alcazarseguir y Tánger. No acaba, sin embargo, de estar satisfecho. Estima que la política de Alfonso V en África es excesivamente temeraria, y siente como la influencia del rey en los asuntos africanos se hace más y más pesada. Entonces, a principios de 1464, se le presenta una oportunidad. Una carta, con el sello del General de Cataluña, con una oferta: guerra, aventura y el trono de Aragón.

Para entender el porqué, hace falta remontarse un par de años. La dura derrota encajada por la Diputación en Rubinat ante las huestes de Juan II, y la conquista del Ampurdán por sus aliados franceses, habían acabado con las veleidades de los pocos partidarios de convertir el Principado en una república marítima, a imagen y semejanza de sus rivales en el mar, Génova y Venecia. Así pues, a finales de 1462 la Diputación, necesitada de aliados, ofrece el título de conde de Barcelona a Enrique IV de Castilla, sobrino y enemigo jurado de Juan II. El ejército castellano al mando del navarro Juan de Beaumont llega a Barcelona a tiempo para levantar el asedio, pero no se producen enfrentamientos. Nadie, ni Castilla (o mejor dicho, sus nobles), ni Francia, y aún menos Aragón, quiere una guerra por Cataluña. Durante un año, apenas se registran combates. Los ejércitos permanecen inmóviles, entregándose ocasionalmente al saqueo, pero poco más. Al final, Luís XI de Francia decide hacer de árbitro entre los reyes de Castilla y Aragón. Tras las conversaciones, Juan y Enrique firman las paces: este renuncia al título de conde de Barcelona y retira las tropas de Cataluña; a cambio, Juan II le cede la ciudad de Estella y varias rentas que tiene en Castilla. En cuanto a los franceses, en posesión del Rosellón, vuelven a su país satisfechos.

De nuevo sin rey, Diputación se pone a buscar candidatos susceptibles de liderar el país en su guerra contra Juan II. Pero no quieren otro Enrique IV, atado por las vicisitudes de la política internacional y sin apenas margen de maniobra. Lo que buscan es un caudillo militar, que dirija a sus ejércitos y deje el gobierno en manos de los diputados y conselleres de Barcelona. Pedro de Avis, militar con experiencia pero sin ambiciones políticas más allá del campo de batalla, primo del rey de Portugal y sobrino de la duquesa de Borgoña, se les presenta como un candidato ideal. Además, Pedro ni siquiera es un Trastámara: es nieto de Jaume d’Urgell, último representante masculino de la Casa de Barcelona.

El condestable de Portugal acepta, dispuesto a ganarse un lugar en la historia. Su llegada por mar a Barcelona, con un centenar de caballeros portugueses, se celebra con una recepción apoteósica. Ese mismo día, es coronado Pedro IV, conde de Barcelona, rey de Aragón y Valencia en Santa María del Mar, aclamado como “rey de los catalanes” por el pueblo (pa que luego digan que no fuimos reino :p). Sin embargo, las esperanzas depositadas en él pronto se ven truncadas. Aún contento de haberse deshecho de su primo, el rey Alfonso V de Portugal no tiene intención de ayudarle a afianzar su poder, dada la amenaza que supondría para su cabeza. Sus misiones diplomáticas al extranjero, en Francia, Inglaterra o el Vaticano, son recibidas por pura cortesía, pero no dan resultado.

Militarmente, las cosas no son mucho mejores, en el campo de batalla y fuera de él. En 1464, Juan de Beaumont, que había permanecido en el Principado luchando al servicio de la Diputación tras la retirada de las tropas castellanas, traiciona la rebelión y entrega a Juan II la estratégica ciudad de Vilafranca, cortando la vía de suministros entre Barcelona y el frente de poniente. A raíz de esta traición, Lérida cae tras ocho durísimos meses de asedio, y Cervera queda sitiada. El Rey Condestable, viendo como todo se viene abajo, decide tomar la iniciativa y presentar batalla a Juan II: una batalla decisiva que decida el ganador de la guerra. Así, en 1465, Pedro y sus principales capitanes se ponen en marcha al frente de un ejército de 2.500 hombres, que se dirige a Cervera para levantar el asedio y aplastar a las tropas reales dirigidas por el infante Fernando, de apenas trece años de edad. Los dos ejércitos se encuentran cerca del pueblo de Calaf y la batalla se prolonga durante toda la tarde, aunque está decidida nada más empezar. Una carga decisiva del conde de Prades desbarata la vanguardia y toma casi por sorpresa al resto del ejército, atrapado en una zona pantanosa. Las tropas del Rey Condestable se defienden, pero lentamente son rodeadas y, finalmente, obligadas a capitular. Casi todos los capitanes de Pedro caen prisioneros. El propio Pedro se ve obligado a deshacerse de su armadura para pasar desapercibido y escapar. Calaf es un auténtico desastre para la rebelión.

Tras su regreso, el ambiente derrotista se impone en Barcelona. Las relaciones de Pedro con la Diputación no hacen más que empeorar. La falta de aliados y de dinero se hace sentir más que nunca. El favor del pueblo del que disfrutada Pedro se evapora con cada nuevo impuesto para financiar la guerra. Unas pocas victorias militares en el Ampurdán no bastan para retomar la iniciativa y la recuperar la confianza perdida. Cervera acaba cayendo a finales de 1465. Perseguido por la mala suerte, en febrero de 1466 Pedro enferma. Muere al cabo de tres meses en Granollers, rodeado por sus más fieles caballeros.

La miniatura representa a Pedro cargando en Calaf, acompañado por su alférez, Llorenç de Montcada. El estandarte es especulativo, dado que no se conserva ninguna referencia sobre las armas que usaba. Si que se conoce el escudo que usaban su madre y sus hermanas, visible en sus respectivas tumbas del monasterio lisboeta de los Jerónimos, por lo que los he usado de referencia.


catalunya *
  Han dado +1: Pentaro, strategos.
     
     

Re:Ejércitos de la Guerra Civil Catalana [Pedro de Portugal, Rey Condestable] Desconectado Lord Borjado
Alférez (1799 mensajes) #108. 27 Ene 2019, 10:46

Impresionante nuevamente. El pintado con la peana, el trabajo del estandarte...y sobre todo la labor de documentación y de divulgación, porque vaya tochos interesantísimos que te marcas!

andalucia * http://laarmada.net/taller/musket-tomahawk-(compania-de-marina-francesa)/
 
     
     

Re:Ejércitos de la Guerra Civil Catalana [Pedro de Portugal, Rey Condestable] Desconectado carpetano36
Alférez (1994 mensajes) #109. 27 Ene 2019, 10:56

Como siempre un altisimo nivel
Tanto en pintura como en trasfondo historico
Gran trabajo estas realizando :rev :rev :rev

Un saludo

es * Sí Sí
 
     
     

Re:Ejércitos de la Guerra Civil Catalana [Pedro de Portugal, Rey Condestable] Desconectado Suber
Capitán (4055 mensajes) #110. 27 Ene 2019, 11:23

Tremendo como siempre. Amenísimo de leer y un trabajazo de sobresaliente en la mini :ss :rev

madrid * http://laarmada.net/taller/proyecto-secta-robagenes/
 
     


| TÉRMINOS Y CONDICIONES | POLÍTICA DE PRIVACIDAD | FORMULARIO DE CONTACTO | 1