0 Usuarios y 1 visitante, están leyendo esto.


Punkapocaliptyc: Clint "el Guapo", nuevas aventuras en el Páramo
Páginas: [1]
     

Punkapocaliptyc: Clint "el Guapo", nuevas aventuras en el Páramo Desconectado Abrasapuentes
Cabo (456 mensajes) . 13 Oct 2017, 16:45

“La noticia corrió como la pólvora aquellos días por todo Puentechatarra. Los gritos y maldiciones de La Baronesa, aún se podían escuchar: “¡Smaug, devuélveme mis transportes…!. Menudas coñas y risas circulaban en todos los tugurios del asentamientos sobre lo rápido que salió Smaug con lo poco que logró salvar de su última expedición comercial, en busca de la preciada carga perdida.
Y no era para menos, 8 enormes camionacos con sus escoltas de bugas y motarras habían partido de Samanthia 6 lunas atrás para realizar el circuito “Transparameño”, la caravana comercial que dos veces al año recorría los asentamientos más importantes del Páramo para realizar negocios y transacciones de todo tipo. Ésta vez pusieron al mando de la expedición al gran Smaug, el tipo había demostrado en los últimos tiempos que era el más avispado negociador y un tipo único en eso de generar riqueza de la nada…, con lo que no contaba la Baronesa, era con la proverbial mala suerte del pobre Smaug. Joder, ¿cuándo fue la última vez que cayó una lluvia torrencial en el Páramo en plena estación seca…?, que coño…, ¿cuándo fue la última vez que diluvió en el Páramo como lo hizo durante la última semana pasada noche y día durante cinco largos días?
Así que cuando tras casi siete meses de travesía por el Páramo, la caravana comercial “Transparameña” estaba a punto de hacer su entrada triunfal por las puertas de Puentechatarra, cargados los vehículos hasta los topes con todo tipo de exóticos productos y extraños cachivaches, se desató el enorme diluvio. Cuando paró el mar de agua que caía del cielo y un par de días después llegó un camionaco con un par de coches de escolta a las puertas de Puentechatarra, nadie se podía imaginar que era todo lo que quedaba de la expedición de la Baronesa .Las noticias comenzaron a correr de boca en boca y todas ellas hablaban de camionacos que caían por terraplenes empinados convertidos en ríos de lodo, enormes vehículos de 20 ejes atascados en lodazales hasta que las ruedas quedaban enterradas, escoltas arrastrados por riadas… . Pero lo más importante, no se dejaba de hablar de las maravillas y la fortuna que habían quedado desparramadas en las cercanías del Páramo.

Clint “el Guapo” se frotó las manos cuando escuchó por primera vez las noticias sobre tan calamitosa expedición. En primer lugar porque se la tenía jurada aquel chatarrero y a su gente, desde la vez que trataron de timarle con una balas pochas, que por poco no le cuestan un disgusto a él y sus chicos cuando tuvieron que vérselas con unos Sangre Negra que pululaban por el Páramo, pero también porque le acababan de brindar una oportunidad estupenda de salir a bregar a su gente nueva y de paso sacar una buena tajada de todo aquello.

Repasó mentalmente la peña con la que contaba con aquel trabajo, Betty “la Fea”, la chica se había ganado a pulso esa oportunidad y por eso cuando Sander le dijo que como “Director de operaciones de KFC” le tocaba abrir y consolidar el nuevo restaurante, que ya hacía el 5 que iban a abrir en el asentamiento que se estaba instalando en los alrededores de las murallas de Puentechatarra, decidió que se la llevaría como su segunda. Era una zona peligrosa, ya que no contabas con la protección de unas sólidas murallas que te defendiesen por la noche de los asaltos nocturnos de cualquiera tan desesperado como para intentar saquear en las mismas narices del Consejo de Puentechatarra, y las narices que la chica echó durante la larga marcha por el Baldío, le habían templado los nervios. Era una decisión arriesgada, pero lucrativa, ya que nadie más se había atrevido aún a montar un negocio fuera de las murallas y muchos de los kíes que vivían fuera, tenían que entrar dentro de Puentechatarra si querían papear algo.
De la vieja gente de su peña, no pudo traerse a ninguno, Sanders promocionó a Danny y Alabama como encargadas de otros de sus locales y el resto de la gente se quedaría currando en el último que el abrió tan exitosamente.
Los otros kíes con los que contaba eran gente nueva para él, Sander los había sacado de los otros 3 KFC que tenía abiertos, sin contar aquel del que Clint venía. Robin era su nueva arquera, una kíe nerviosa que no paraba quieta ni un minuto, hermana de Danny y sinceramente esperaba Clint, que fuese tan buena como su hermana. Completaban su grupo dos hermanas gemelas, Victoria y Viktoria, calladas, silenciosas y letales contra cualquier cabrón que tratase de hacerle daño a cualquiera de las dos.
No sabía que podía esperar de su grupo, pero ese día lo iban a averiguar, Clint se echaba de nuevo al Páramo, con un arco y un carcaj lleno de flechas, sus kíes y la determinación de no defraudar a su jefa”   



Iniciaba mi segunda campaña jugando el escenario de “Muerde la bala” contra un oponente que iba a jugar con V Reich. Se trata de una banda con minis con muy buen perfil, con buena actuación tanto en combate como en disparo y un coste en punto elevado, en ese sentido, se parecen mucho a los pandilleros. Por todo ello era consciente de que me iba a enfrentar a pocas minis y ganaría el que lograse abatir más minis. Ni una banda ni otra nos podemos permitir en estos compases iniciales de campaña perder muchas miniaturas, ya que si no luego nos costaría mucho remontar esas perdidas iniciales.
El escenario se juega colocando cuatro objetivos en el centro de la mesa, que otorgan un número indeterminado de balas, desde ninguna, a dos como máximo e incluso cabe la posibilidad de activar una trampa y que explote el recipiente que se está manipulando. Pero lo que realmente te otorga los puntos de victoria es abatir más puntos de miniaturas rivales, por lo que desde el inicio de la partida tenía claro que no iba a salir a disputar los objetivos con bala, si no a tratar de aprovechar que mi rival los iba a disputar para conseguir balas para sus muchachos, para abatirle a cuanta más gente mejor.
Como en mi banda tenía dos arcos y tres mazas, mi intención era clara, permanecer atrás con los arcos, bloqueando en la medida de lo posible a parte de las minis rivales mientras con mi grupo de mazas trataría de atacar allí donde tuviera superioridad numérica.

“Cuando salieron de Puentechatarra lo hicieron ligeros de equipo, le hubiese gustado poder hacerse con algún arma de fuego, pero lo cierto es que los otros garitos que regentaba su franquicia no iban muy sobrados de armas, así que cuando se pasó por las armerías a rapiñar lo que pudo, apenas pudo obtener un par de arcos y unos cuantos bates para sus chicos.
-   Entiéndelo “Guapo” – le dijo Sander – No puedo darle a unos novatos lo mejor de mi arsenal, si alguien quiere tosernos, tendremos que estar preparados para responder y darles duro.
-   Dame lo que tengas, jefa -, Clint se encogió de hombros, él era un profesional y se las apañaría con lo que tuviera.
Optaron por seguir la dirección de la pista de tierra y lodo por la que había llegado Smaug y a partir de ahí avanzarían paralelos a ésta, pero acercándose sólo de tanto en tanto para ver si encontraban rastro de algunos restos de la caravana. Avanzar por la propia pista era naipe fijo para encontrarse con otra banda emboscada y que te diesen matarile.
Por eso, cuando apenas llevaban día y medio avanzando por las pequeñas colinas que rodeaban Puentechatarra, no les sorprendió ver un grupo de kíes rebuscando entre unos cajetones abandonados y llenos de lodo que aparecieron en el margen de la gran pista. Era un grupo pequeño, no muy numeroso y todos vestidos de forma parecida con mucha ropa de camuflaje, esa peña era del V Reich, debía de ser un jefecillo de esa gente entrenando un grupo de novatos, ya que ninguno de ellos parecía llevar armas de fuego. Estaban tan enfrascados en lo suyo, que no se dieron cuenta que los estaban observando, si Clint hubiese tenido un buen rifle, hubiese acabado desde allí mismo con todos ellos.

-   Las colinas tienen ojos, mamomes-, murmuró con malevolencia Clint para sí mismo. – ¡A ganarse el jornal peña!, gritó a su gente mientras se lanzaba hacia aquellos que querían hacerse con su botín”.


Turno 1:

“-Avanzad, avanzad…-, gritaba Clint a sus chicos mientras el trepaba ágilmente a una posición elevada para cubrir a sus kíes. Robin por su parte siguió el ejemplo de su jefe y buscó otra posición elevada desde la que ver al enemigo y poder coserles a flechazos en cuanto los tuviera a tiro”.

A la hora de desplegar, ya que me lo permitía mi zona de despliegue, coloqué a mis dos arqueros en posiciones elevadas escorados en el lado izquierdo de mi mesa, que les permitía dominar prácticamente toda la zona central y de paso bloquear el paso por mi lado izquierdo a los tres rivales que aparecieron frente a mis arqueros, (entre ellos el Mariscal), si no querían exponerse a sufrir varios flechazos antes de llegar al combate contra ellos. Mientras que a las tres chicas con maza las coloqué en el centro de la mesa un poco escoradas a la derecha, con la intención de atacar a las tres minis que mi rival desplegó frente a ellas.


“Clint vio como el mariscal avanzaba directo hacia unas cajas tiradas, cubriéndose como buenamente podía con todos los obstáculos que le salían al paso mientras alentaba a un par de sus muchachos a que lo siguieran, mientras mandaba a otros tres rodeando un destartalado edificio abandonado para explorar la otra zona. Sin pensárselo mucho, tensó su arco cogiendo como objetivo a uno de aquellos fulanos que iba de cobertura en cobertura y disparó una flecha contra él…”



Cuando comenzó el turno y dado que todas las minis tenían el mismo turno de agilidad, realizamos una tirada para ver quien comenzaba y al ganar la tirada, dejé que fuese mi rival quien moviera primero. Rápidamente lanzó a sus minis por mi lado izquierdo a tratar de rapiñar las balas que había en los objetivos de esa zona. Por mi parte disparé con Clint contra una de las minis rivales que quedaron en campo abierto, logré acertar el disparo pero a la hora de determinar el daño, mi rival me superó en la tirada de fuerza contra dureza y su mini no logró ser abatida.

“La flecha lanzada por Clint impactó en el rival, pero debió de rebotar en una de las hebillas que tenía la mochila que llevaba a la espalda, ya que vio como la flecha salía despedida después de acertar en aquel fulano. Maldita fuera su suerte…, tenía que haber topado con algo en un ángulo raro, nadie iba a malgastar una buena chapa en blindar a un mierdecilla como aquél…
-   Antes de que acabe el día, serás mío…-, refunfuñó Clint mientras echaba mano de nuevo a la aljaba de flechas”


Por otro lado Robin, también trató de abatir a la misma miniatura rival aprovechando el momento de desconcierto que ésta había tenido al ser alcanzada por la flecha enemiga y librarse de chiripa de no sufrir ni un solo rasguño, pero por desgracia el disparo salió desviado y ni si quiera logró acertarle.


“Las Vickys y su compañera Betty avanzaron con mucha cautela hacia las cajas que se veían tiradas una decena de metros más allá, no se lanzaron a la carrera para ver que podían contener, porque vieron como de pronto aparecieron delante suya un grupo de chacales sedientos de gloria y botín
-   Sacad los bates guapas – dijo Betty volviéndose hacia las dos hermanas. – Dadles duro, son niñatos del V Reich, se creen algo por llevar todos esos ridículos uniformes que les dan, vamos a enseñarles quien manda aquí.”





El resto de mis chicas se limitó a avanzar hacia delante y quedarse a distancia de una pequeña carrera para tratar de coger objetivos en el siguiente turno. Lo mismo que hicieron sus rivales.

Turno 2:

“El ansioso Mariscal y sus hombres se lanzaron a abrir una de las cajas…, - Ni una bala jefe, algún pendejo ha saqueado esto ya-. –Por aquí también está pelado esto herr mariscal-, gritaban a voz en cuello los dos reclutas.







-   Serán mamones -, pensó para sí el pobre Mariscal, hasta los huevos estaba de que le diesen mierdecilla de segunda para sus patrullas. Es que esos mamones querían gritar a los cuatro vientos que no tenían ni una puta bala con la que defenderse…, de nada le valía aquella pistola que llevaba en la mano bien visable, con la única esperanza de aquellos tipos que acababan de llegar la viesen, se acojonasen y salieran por patas…
Pero Clint no había nacido ayer, vio la frustración y el miedo en la cara del fulano aquel…, ya le ponía cara pertenecía a los “Strafbataillon”, aunque la peña los conocían como “Los Castigados”, y se rió para sus adentros, el fulano iba de farol y de los malos, se veía a la legua que no tenía ni una puta bala. Encordó una nueva flecha y la lanzó contra aquellos cagarros”



El turno se inició con mis rivales del lado izquierdo abriendo las dos cajas de munición que encontraron, por desgracia esas dos cajas debían de haberlas encontrado algunos saqueadores antes, pues ambas estaban vacías. Así que mi rival se quedó con un palmo de narices. Mis dos arqueros dispararon sus arcos mientras los rivales rebuscaban en las cajas de munición, pero lo hicieron con tal premura que fallaron ambos disparos.

En el otro lado de la mesa nuestros chicos se miraron respectivamente un poco indecisos, el primero que perdiese los nervios sería quien lanzaría el primer golpe y si se quedaba corto o fallaba, quedaría a merced de sus rivales… .


“La tensión se mascaba entre las kies de mi banda, quitando a Betty, las dos hermanas jamás habían entrado en combate hasta ese momento y verse de pronto contra otro grupo de fulanos enfrente, dispuestos a todo, no ayudaba a tranquilizarlas.
-   Están cagados los muy julandras, nos tienen más miedo a nosotras, del que nosotras le podamos tener a ellos -, dijo Betty. – Fijaos como manosean los palos que llevan, son novatos que han sacado a foguearse al Páramo y están muy verdes. Vamos a cargarles y veréis como se mean encima.
Las hermanas se miraron entre sí tratando de infundirse ánimos la una a la otra con la mirada, pero antes de que Betty lanzase su grito de guerra, los muchachos del V Reich se pusieron en marcha…”



Básicamente los dos retrasamos acciones a turno posterior y como ambos teníamos el mismo turno de agilidad nos lo jugamos a tirada de dados. La suerte me sonrió y gané yo la tirada, obligando a mi rival a que jugase primero. Él avanzó con una mini rival lo justo para quedarse fuera del alcance de una carga mía y colocó a la mini en fuego de supresión con sus cuchillos arrojadizos. Yo por mi parte recoloqué a Victoria para que apoyase a su hermana frente a una eventual carga contra otro rival. Mi rival decidió mover a otro de sus chicos, ésta vez colocándolo cerca de su compañero en fuego de cobertura, para ver si me decidía a atacar o retirarme. En ese momento, no me quedaba más que tratar de ser el primero en golpear y esperar para que al final de la melé que se iba a organizar, fuese una de mis minis la que quedase en pie.


“Betty sabía que sus compañeras estaban nerviosas y le tocaría a ella infundirles ánimos, así que decidió que tendría que darlo todo para tratar de tumbar a uno de aquellos tipos y demostrarle a las hermanas que no eran invencibles. Con un ronquido grito de guerra se lanzó directo contra el más adelantado de los jóvenes reclutas, a mitad de camino vio como uno de ellos se detenía a media carrera y desenvainaba un par de cuchillos arrojadizos para lanzárselos. Betty sonrió para ella, dudaba que el tipo fuese un experto en lanzarlos, así que realizó un par de fintas y cuando le lanzó los cuchillos, pasaron bastante alejados de su trayectoria.
La cara del joven recluta hacia el que se lanzó, cambió de color cuando se dio cuenta de que había sido elegido como el objetivo de ese ataque tan decidido…, no supo por qué, pero se le vino a la cabeza las historias que le contaba su instructor sobre las gachís guerreras que vienen a reclamar el alma de los guerreros que caen en combate… . Se enfrentaba a una maldita Valkiria.”





Lancé a Betty contra el soldado del V Reich rival, su rápida carrera y su golpe demoledor no fueron rival para la floja defensa de su presa, que cayó abatido al momento. Tanto mi rival como yo, movimos la mini que nos quedaba hacia el combate iniciado, pero sin llegar a entablar combate.

“El combate fue breve y sin mucha oposición por parte del inexperto soldat, el pobre tipejo aún no tenía ni pelusilla encima del labio y poco pudo hacer contra una pandillera que se había curtido en la gran marcha a través del Baldío.”

Turno 3:

Toda la carne de Galligarto se había puesto en el lado derecho de la mesa y fue por ahí por donde comenzamos a resolver el turno.



Mi rival gano la tirada de iniciativa y como es lógico decidió comenzar el atacando a una de mis chicas.

“El lanzador de cuchillos después de fallar su lanzamiento, recogió su palo del suelo dispuesto a aprovecharse de que su rival estaba trabada en combate con su compañero dispuesto a inclinar la balanza a su favor. Joder, es verdad que la tipa daba escalofríos por lo segura y decidida que se la veía, no podía tener más años que ellos, pero sin embargo despedía una seguridad y confianza que ellos sólo habían visto en los veteranos del V Reich que habían conocido…

-Clack, Clonck-

La tipa acababa de tumbar a Dustin, y se volvió con la mirada fija en él… . Ya no podía detener la carrera, decidió que lo mejor era tratar de aprovechar el impulso de su asalto y tratar de arrollarla con su físico, así que lanzó un batazo con todas sus fuerzas esperando poder tumbarla a la primera, pero éste dio en el vacío, no sabía que había pasado, pero la tipa no estaba donde hasta hacía un instante se había encontrado… .Ese fue su último pensamiento cuando sintió en su estómago vaciándole el aire de sus pulmones que le hizo caer al suelo doblado de rodillas, Betty no perdió ni un momento y trazó con su bate un bestial arco de abajo hacia arriba que lanzó de espaldas totalmente inconsciente a su víctima.”




Ritter, el soldado del V Reich se lanzó contra Betty dispuesto a vengar a su compañero caído.... Cuando el joven recluta se desplomó de rodillas en el suelo, no se pudo explicar que había ocurrido, nada de lo que le enseñaron sus instructores le había preparado para ese tipo de lucha.

Tras ese golpe de suerte al sobrevivir a la carga de mi rival, no me lo pensé dos veces y deje que Viktoria cargase contra el Soldat que quedaba. Este acobardado por el destino de sus compañeros pudo ofrecer poca resistencia y cayó abatido en el primer embate. El lado derecho de la mesa quedo para mí solo

“Viktoria, envalentonada por el ataque de su compañera y viendo como ella sola había logrado acabar con dos de aquellos fulanos, decidió que también ella iba a tratar de ganarse un nombre ese día. Así que silbó a su hermana y las dos se lanzaron al combate contra el desmoralizado superviviente de la patrulla. El pobre tipo, viéndose rodeado por tres enemigos, se quedó clavado en el suelo sin saber muy bien que hacer y apenas pudo amagar un par de bloqueos, antes de que algo golpease el lateral de su cabeza, desenfocándole la mirada y haciéndole perder el sentido. Viktoria se agachó para registrar al fulano y ver si merecía la pena saquearle, pero el tipo no llevaba más que el palo que portaba en la mano. Decidida a quedarse con un trofeo de su primera víctima en combate, arrancó de su cuello la chapa que colgaba de un cordón de cuero y leyó su nombre, Walter. Bueno Walter, le dijo al inconsciente muchacho, al menos te dejaré un buen recuerdo de nuestro encuentro y sujetándole la cabeza con las manos, le calzó un beso en medio de la frente que quedó marcado en un verde pálido cuando los retiró”.

Viendo cómo se desarrollaba el encontronazo, el Mariscal ordenó a gritos a los hombres que le quedaban que se retirasen. Sin tiempo para ver si sus hombres seguían sus instrucciones, él decidió poner pies en polvorosa y buscar cobertura de los poco afortunados disparos de los arqueros que tenía enfrente.

Uno de los disciplinados Soldat se retiraba poco a poco sin perder la cara al enemigo, cubriendo la retirada de su líder.

“Blaz, comenzó a retirarse sin dejar de mirar hacia los lejanos arqueros, recordaba muy bien lo que le había enseñado su instructor, nunca perder la cara al enemigo para saber en todo momento lo que iba a hacer, no precipitarse, ni dejar que el miedo lo invadiera. Si te enfrentas a un tirador, moverse rápidamente, en zigzag buscando las posibles coberturas, nunca quedarse quieto… .

-   Coño…, espera un momento, moverse rapi…, ¡Aggghhhhh!



La flecha penetró en la clavícula del soldat lanzándole contra el reseco suelo”.


El flechazo certero de Clint le tumbó en el suelo atravesándole con su saeta

El turno finalizó cuando el ultimo recluta del V Reich se ocultó de las líneas de tiro de mis arqueros para no seguir la suerte de su compañero caido

A raíz de ese ultimo lance en el turno cuarto Alejandro y yo decidimos que el resto de la partida la íbamos a dejar sin disputar. Yo no iba a arriesgarme a perder a alguno de mis chicos por tratar de derribar a alguna mini rival más. Me limité a abrir las dos cajas de municion que estaban si abrir, con tal mala suerte que una de ellas exploto provocando que Victoria cayese aturdida por la explosión

“Clint pudo observar con satisfacción como los “Strafbataillon”, se retiraban abandonando el campo de batalla, de hecho había hecho honor a su nombre y habían recibido un buen castigo antes de retirarse. Estaba razonablemente satisfecho con como le había ido las cosas ese día, su gente aún estaba un poco verde, coño, para qué mentirse, ni si quiera él había tenido su día con el arco, es verdad que a él nunca se le dio bien aquel chisme…, en días como ese, echaba de menos a Danny con su proverbial puntería, pero uno no podía lamentarse por lo que no tenía. Esperaba que Robin que se demostrase tan buena arquera como su hermana aseguraba que era, al menos, la muchacha mantuvo a raya a aquellos bastardos que trataron de colarse por la zona que ellos defendían.
Las dos hermanas se habían portado razonablemente bien, mantuvieron la calma y aguantaron a los reclutas del V Reich sin perderles la cara. Pero desde luego la que había estado soberbia fue Betty, la chica había madurado mucho después del viaje a través del Baldío y había demostrado que se podía confiar plenamente en ella, tendría que estar muy pendiente de ella, si seguía así, pronto se ganaría un nombre y a él no le vendría mal tener alguien con agallas que le guardara las espaldas.

Mientras bajaba de la estructura a la que se había encaramado para dominar el campo de batalla, ordenó a sus kies que registraran las cajas que quedaban por allí tiradas, a ver si lograban rascar algo… .No había acabado de llegar al suelo, cuando una pequeña explosión se escuchó en por allí cerca. Rápidamente encordó una flecha en el arco y buscó un posible enemigo por las cercanías, tal vez fuese el chatarrero ese pirómano que recorría el Páramo, o uno de aquellos Hijos de la Sangre que había esperado a que terminase el combate para lanzarse sobre una presa desprevenida… .
Entonces vio a Victoria tirada en el suelo cerca de los restos de una caja recién destripada…

-              Hijos de puta…-, murmuró Clint, o los Chatarreros de Smaug o aquellos cabrones del V Reich habían puesto una trampa bomba para cazar a algún incauto
                     
Por suerte Victoria se levantó del suelo ayudada por su hermana y Betty. Clint respiró tranquila, hubiese sido un mazazo para su gente perder a alguien de esa manera y más después de que sobrevivieran a su primer combate real en el Páramo.

El Mariscal se retiró con sus hombres, el tipo iba mascullando para sus adentros. A ver cómo coño explicaba que había salido en una pequeña patrulla de reconocimiento, para endurecer un puñado de novatos y volvía con un recluta menos y buena parte de sus otros hombre apaleados…, él estaba convencido de que por fin le permitirían dejar de entrenar a esos novatos y volver con los verdaderos luchadores antimutos, pero después de lo sucedido sabía con plena seguridad que iba a estar comiendo mierda una buena temporada. Se volvió a mirar a sus hombres con mal disimulada rabia…, y encima aquel gilipollas de Walter con aquel beso estampado en medio de la frente con esa cara de pastor de galligartos empanado que gastaba…, se iba a cargar ese zurullo…

-              ¡Walter!, - bramó el mariscal -, y el pobre desdichado se sobresalto, no sabía por qué, pero estaba seguro que le había elegido para pagar su frustración con él. Sus compañeros imperceptiblemente se separaron un poco de él, esperando que toda la mierda cayera allí y no les salpicara a ellos…
-              ¡Walter!, - volvió a gritar el Mariscal a menos de un palmo de su cara y llenándolo de salibazos. – Tú eres de Pradera Larga, ¿no? -, sin dejar que el fulano respondiera , continuó gritándole. ¡Allí solo hay galligartos y bujarrones!, y tú no tienes escamas, así que dime entonces que eres…

Aquel camino de vuelta se le iba a hacer muy largo a Walter, en que puto momento se le ocurriría alistarse en el V Reich”


En las tiradas posteriores lo más reseñable fue que Dustin, uno de los Soldat de Alejandro resultó muerto en las tiradas de heridas. Por mi parte decidí no saquear las minis derribadas de mi rival, la verdad es que había sufrido mucho y se lo que cuesta en bandas con minis en un valor de puntos tan alto rehacerse si las cosas se te tuercen en las tiradas de heridos, (como luego resultó el caso), sinceramente mi rival llevaba sus minis con mazas ligeras y como eran las mismas armas que yo tenía, me pareció demasiado cebarme rapiñando miseria..., otro gallo hubiese cantado si hubiese llevado un buen arma de fuego o un filo medio, ja, ja, ja.

madrid *
 
     
     

Re:Punkapocaliptyc: Clint "el Guapo", nuevas aventuras en el Páramo Desconectado Abrasapuentes
Cabo (456 mensajes) #1. 13 Oct 2017, 16:47

Bueno, pues con esta partida se inicia el regreso de Clint "el Guapo" al Páramo en esta segunda campaña que vamos a jugar en Madrid.

La verdad es que este año va a ser todo un desafío, somos 20 jugadores inscritos y jugaremos un total de 16 partidas previamente establecidas, de forma que vamos a tener la posibilidad de evolucionar bastante las bandas, generar construcciones, etc... .

El inicio de la campaña ha sido muy prometedor y ya estoy esperando a mi próximo rival, que también coincide que será contra "V Reich", quien sabe, ¿expedición de castigo contra aquellos que han atacado su columna de reclutas?, a ver que se me ocurre para seguir hilando la historia.

Espero que continuéis disfrutando con las aventuras de Clint y su peña, tanto como yo escribiendo estos relatos

madrid *
 
     
     

Re:Punkapocaliptyc: Clint "el Guapo", nuevas aventuras en el Páramo Desconectado Abrasapuentes
Cabo (456 mensajes) #2. 22 Oct 2017, 14:12

"Antes de comenzar a recorrer el campo de batalla que acababan de despejar de enemigos, Clint ordenó a Robin que se encaramase a los riscos desde los que ellos habían bajado instantes antes para echar a aquellos chicos del V Reich. Si de algo se preciaba Clint era de ser un tío precavido, no le gustaba nada dejar las cosas a la voluble fortuna, algunas veces te podía sonreir, pero lo más normal es que la muy perra te acabase metiendo un buen palmo de acero en la tripa. Por eso le pidió a la ágil arquera que siguiera de cerca la retirada de aquellos fulanos, no fuese que tratarn de emboscarles o volver con refuerzos.

No habían acabado de explorar y saquear toda la zona porque la trampa bomba que casi le arranca los dedos de una mano a una de sus kíes, les había puesto un poco nerviosos y prefirieron hacer las cosas con calma, más valía no jugársela con los inventos raros y trampas chungas de esos viciosos de los cacharros raros. Ya se las había visto más de una vez con esa gente y sabía que esas mentes retorcidas eran capaces de sacrificar su amado equipo y hacerlo volar por los aires antes que dejar que otro lo tuviera en su poder.

 - ¡Fiuuuuuuuuuuuuuuu...!

Un poderoso silbido atrajo la atención del grupo completo, dejaron aquello que estuvieran rebuscando y todos encararon la mirada hacia el lugar del que procedía el sonido. En lo alto del risco vieron a Robin alzando su arco en una extreña sucesión de movimientos repetitivos.

- Puta vista..., ya no veo un pijo a esa distancia -, murmuró Clint, - ¿alguien puede decirme que está diciendo? -
- Objetivos..., dos, a media hora de pata..., hay unas ruinas por allí..., ¡cooooooño!, son bugas jefe, ¡dos jodidos bugas...!. Robin hace el símbolo de los Chatarras jefe. Espere jefe..., dice que ve está con alguien...-
- ¿Amigo o enemigo?-, preguntó con voz endurecida Clint.
- Hostia jefe, es el "Palido", ¿pero ese no estaba donde la Danny?

Clint permitió que asomara su sonrisa lobuna, buena chica esa Danny, le prometió que en cuanto pudiera le echaría una mano con el nuevo negocio y la chavala estaba cumpliendo mandándole más peña.
Volvió a pensar en aquellos bugas, fijo que aquellos cacharros tenía que ser alguno de los escoltas que llevaba la caravana. Joder, si tenía suerte y nadie los había tocado, podrían estar a tope de gasofa y tal vez algo de munición o carga.

- Dejad todo ésto, aquí no vamos a encontrar mucho más, que sean otros mierdecillas los que se la jueguen con las cajas trampas de los aprietatuercas, vamos a ver esos coches. Pillad algo para guardar gasofa por si encontramos-. Al final esa pequeña excursión al Páramo iba a ser más productiva de lo esperado".

"Cuando la Mariscal se encontró a la otra patrulla de novatos, no pudo más que sentir un enorme desprecio por ellos, ¿cómo podían haberse dejado sobar los morros de esa manera por una puta banda de aficionados?. Ellos eran los elegidos, lo mejor de lo mejor, no podía permitir que nadie les dejase en ridículo y fuese pavoneándose por ahí, cómo les iban a tomar en serio si no...". Por eso, cuando la patrulla que se retiraba le indicó la dirección en la que había tenido el encontronazo y le aseguró que en su huída se habían topado con unos bugas abandonados por los chatarras que no habían podido saquear porque les estaba siguiendo al menos una de las kíes de Clint, no se lo pensó dos veces. Iría a ver aquellos bugas, los saquearía si había algo que mereciese la pena y si aquellos desgraciados se cruzaban en su camino, los destrozaría.
 Se permitió un breve momento de ensoñación, si todo salía bien, seguro que le recompensaban con un par de ubersoldat, armas de fuego y un buen puñado de balas..."


Segunda partida de la Campaña, tocaba jugar el escenario "La rebelión de las máquinas" y nuevamente me tocaba jugar contra V Reich. Como en la partida anterior sabía que me iba a enfrentar a una banda con muy pocos miembros, pero que al igual que los pandilleros, tendrían unas estadísticas muy buenas y serían duros de tumbar. Cada mini iba a contar mucho.
Jugaríamos con dos coches como objetivos a saquear, así que dividiría a mis chicos en dos grupos, cada uno compuesto por un pandillero con bidón y otro pandillero para escoltarle, dejando a Clint y Robin con sus arcos para tratar de tumbar desde lejos a los rivales, o dirigirse allí donde el combate fuese más desequilibrante y pudiera volverse en contra de mis chicos.

Mi banda se componía de:

- Clint "el Guapo", armado con arco.
- Robin, con arco.
- Betty "la Fea", con pistola y filo medio.
- Viktoria, con maza ligera y portando uno de los bidones.
- Victoria, con maza ligera y llevando el segundo bidón.
- Jinete Pálido, armado con maza ligera.

"Cuando Clint llegó con su peña donde estaban Robin y "Pálido" le dió una palmadita en la espalda a la chavala y asintió con gesto serio. Puede que no fuese una arquera tan letal como su hermana, pero la tipa sabía explorar bien y estar atenta a todo lo que se moviera en el Páramo. Luego le dió un apretón de manos a "Pálido", el tipo aún estaba verde, eso se notaba a la legua, pero sabía por comentarios que le había hecho Danny, que el fulano sabía manejar bien la cachiporra para echar a los camorristas que iba a dar por culo al local que regentaba la arquera.

- Bienvenido "Pálido", espero que estés fresco, , tengo un trabajito para tí

Éste asintió mientras sonreía. - Joder señor, claro que sí, una pena que me haga separado de los otros chicos que mandó Danny a buscarle, nos pareció lo mejor para tratar de encontrarles, quedamos en juntarnos de aquí a tres días donde los pozos de Chorrochico...-
¿Danny había mandado más peña?, la cosa se iba poniendo cada vez mejor.

- Al tajo pués-, sentenció Clint.- Robin y yo os cubriremos con los arcos, Pálido y Victoria a por uno de los bugas, Viktoria y Betty a por el otro. En parejas, sin separarse y con los ojos bien abiertos-"


Turno 1:

"Cuando ya tenían los bugas al alcance de las manos, pudieron ver que estaban demasiado bien cuidados como para ser despojos ya saqueados. Buena señal, de allí podrían sacar una buena tajada si...

- Iaaaaahhhhu, iaaaaahhhhu...-, sono como un lamento de galligarto. Clint hizo que Robin se parara y los dos sacaron flechas de su aljaba para encordarlas en el arco. Esa señal era inequívoca, no sabía quien de sus otros kíes la había lanzado, pero para ellos sólo podía significar una cosa: enemigos".


El primer turno no tuvo mucho misterio, había dividido a mis chicos en tres grupos de dos minis cada uno, Victoria con Pálido, Viktoria con Betty, cada uno de estos dos grupos con un bidón vacío y orillados hacia unos de los laterales de las mesa y encarados con los coches que había que saquear. En el centro de la mesa Clint y Robin con sus arcos, en función de hacia donde tratase mi enemigo de obtener superioridad numérica, allí orientaría a aquella fuerza de choque.

"En cuanto Betty vió aquellos bastardos uniformados, lo primero que pensó es que los mamones de antes no habían tenido suficiente y habían decidido volver a por más. Pero rápidamente se dio cuenta de que esos fulanos que veía avanzar rápidamente hacia ellos no se parecían a los que habían apalizados. Joder..., como hubiesen vuelto con refuerzos, lo iban a pasar realmente mal. Se llevó las manos a la boca y emitió un por de largos lamentos de galligarto, tenía que alertar al resto de kíes"

Mi rival se presentó con su Mariscal, dos Soldat, que serían los que portaban los bidones y dos subhumanos. Desplegó la mayoría de sus minis hacia mi lado derecho de la mesa, dejando sólo un subhumano para entorpecer a Victoria y Pálido en su intento de sacar gasolina de uno de los coches.



Segundo Turno:

"Clint mantuvo la calma cuando vió a más peña del V Reich avanzando hacia ellos, e un prfimer lugar pensó que podían ser una expedición de castigo que les estaba buscando para hacerles pagar la escabechina que no hacía mucho ellos le habían causado a otros de sus chicos.

Por suerte para ellos, Clint se dio cuenta que era un grupo no muy numeroso, poco armado y que no contaba con el refuerzo de la patrulla contra la que habían chocado ese mismo día. Eso le tranquilizó, estando en igualdad de fuerzas, sabía que podría imponerse a cualquiera con el que se enfrentase. Ese día el V Reich iba a llenar aún más sus enfermerías"


Estaba claro que todo el pescado se iba a decidir en el lado derecho de la mesa, por eso, después de hacer la tirada de agilidad para determinar que bando empezaba a mover primero al tener los dos la misma iniciativa, decidí mover primero a Pálido y Victoria, que eran los que podía avanzar sin casi oposición y que fuese mi rival el que se viese obligado a mover en primer lugar en la zona derecha y yo reaccionar a sus movimientos. Victoria había tenido suerte superando las tiradas de agilidad y pudo avanzar sin problemas su movimiento normal en el turno anterior, por lo que al inicio del segundo, le costó poco llegar a contactar con el coche y en su segunda acción obtuvo su primera carga de combustible.



"Victoria acarreando el vacio bidón para transportar gasolina llegó hasta el abandonado buga, le dio unos golpes al lgar en el que estaba el depósito y escuchó un reconfortable sonido de líquido en él... . Bien, lo iba a dejar bien seco.

- Pálido, tú cúbreme bien, que yo me encargo de no dejar ni una gota en este coche-

El joven novato asintió y fijó su mirada en el despojo subhumano que avanzaba hacia ellos, no permitiría que aquella mierda pusiera una sola zarpa encima de Victoria".

Mi rival comenzó a hacer avanzar a uno de sus soldat hacia el segundo coche y un subhumano tratando de flanquear a mis kies para pillarles por la espalda llegados el caso de que se enzarzasen en combate.
Yo por mi parte decicí hacer avanzar a Viktoria con el segundo bidón de gasolina hasta contactar con el segundo coche. Ésta vez no había sido tan afortunado con las tiradas de agilidad y por eso gasté las dos acciones en llegar hasta el objetivo. La parte buena es que al estar en contacto con el coche, mi rival no podría sacar gasofa del coche en ese turno por estar el objetivo disputado.



Mi rival lo vio claro, así que reaccionó haciendo avanzar su segundo soldat con su primera acción y con la segunda, disparó con la pistola que llevaba en la mano libre... El tipo era una mamón con suerte, sin apuntar ni esquivar cobertura, logró abatir a Viktoria de un certero disparo en la pierna.

"Viktoria avanzó a la carrera zigzageando hasta que llegó a prácticamente a un par de metros del coche que iba a tratar de saquear. Al ver como se acercaban un par de fulanos con bidones apretó el paso y esprintó con todas sus fuerzas para ser la primera en llegar, confiando que sus compañeros la cubriesen si alguno de esos mamones trataban de atacarla en combate cuerpo a cuerpo, pero...

- ¡Jooooder!, aquel cabrón había detenido su carrera y levantó la mano libre en la que no llevaba el bidón para apuntarle con una pipa y soltarle un balazo que le dió en la cadera. Hostia puta, que cerca había estado, en el último momento pudo frenar su carrera, si no el balazo le podía haber llevado de cabeza a Campoflorido... . Gruñendo, se arrastró hasta una de las ruedas del buga, donde se parapetó y comenzó a tratar de cortar la hemorragia del balazo que se acababa de llevar".




La primera sangre había sido favorable a mi rival y había igualado el número de combatientes. Decidí tomármelo con calma y avanzar a Clint y Robin hacia el combate, para tratar de apoyar a Betty en el siguiente turno de cara a la carga que ésta tendría que realizar para evitar que mi rival se hiciera fuerte en torno al segundo coche y me fuese tumbando las minis una a una a base de superioridad numérica.
Mi rival avanzó a su Mariscal para tratar de acercarlo de cara al que sería tercer y definitivo turno de juego.

Y en ese momento, cuando a él no le quedaban más minis por jugar, es cuando lancé a Betty a la carga contra el primer de los soldat con bidón, me hubiese gustado cargar primero contra el Mariscal, que era el más peligroso, pero estaba fuera de mi alcance de carga porque tenía ese soldat delante que me impedía llegar hasta él.



"Betty se sintió responsable por el balazo que su compañera acaba de encajar, se suponía que ella tenía que ser la encargada de cuidar de que nada le pasara mientras trataba de saquear el buga... La rabia y el peligro que acosaba a su compañera si ella no hacía nada, hizo que se decidiese a cargar contra aquellos cabrones, esperando que no les diera tiempo a soltarle un balazo a ella también a tan corta distancia.

Su rápida carrera con el filo en la mano tenía como objetivo a aquella fulana que tenía pinta de dirigir a esa gentuza, pero había un mamón justo delante al que tendría que abatir primero..., bueno, ese era el desgraciado que había tumbado a Victoria, que tratarse de detenaerla a ella.

El soldat al ver cómo se le echaba encima una pandillera rival alzando un filo que iba a descargar contra él, trató de amartillar de nuevo su pipa y tumbarla de un balazo, pero la tipa era muy rápida y cuando ya tenía la pistola amartillada no tuvo el tiempo necesario para apretar el gatillo, antes de que el arco descendente de la espada le tajase el torso y le hiciese caer presa de un dolor insoportable".



Aunque tuvo que pegarse una buena carrera, Betty logró llegar al combate contra aquel soldat que acarreaba un bidón y acababa de disparar a su compañera, logrando tumbarle al no darle tiempo a reaccionar.

Y de esta manera finalizaba el segundo turno, con una mini abatida en cada bando. Lo único que me consolaba en esos momentos de la partida, es que a mi rival sólo le quedaban dos minis capaces de acarrear los bidones y obtener puntos en el escenario, mientras que a mí me quedaban otras 5 minis capaces de hacerlo. La parte que más me preocupaba es que me la había jugado a cara o cruz con Betty, la acababa de dejar allí rodeada por dos rivales y dependiendo de la tirada de agilidad para ver quien empezaba el tercer turno, sería ella la que atacase o la atacada.

Tercer turno:

Comenzamos con tensión ese turno, una tirada de agilidad definiría quien llevaría la iniciativa ese turno y quien iría a remolque y posiblemente acumulando bajas.

Se produjo la tirada y..., ¡bingo!, me fue favorable. Así que sin pensármelo mucho, decidí que sería Betty la que empezase atacando, ella es la que tenía filo medio y por tanto más probabilidades de tumbar al Mariscal... .



"Sin frenar su veloz carrera para terminar de rematar a la piltrafa del V Reich derrotada, convirtió el letal movimiento descendente de su espada en otro arco ascendente con el que iba a tratar de destripar a aquella perra que tenía enfrente. Pero la Mariscal rival no era una novata y previendo sus intenciones, interpuso su maza y paró el letal golpe, para a continuación tratar de golpear a Betty, por suerte ésta pudo esquivar el mazazo.

Retrocedió un par de pasos para mantener las distancias, manteniendo su filo en alto, empuñado con las dos manos a la altura de su peccho. Sabía que a su espalda quedaba otro rival vivo y no podía perder más el tiempo, así que clavó ligeramente la puntera de su pié en el suelo y en un rápido movimiento levantó una pequeña nube de arena contro los ojos de su rival, lo justo para distraerla la facción de segundo que ella necesitó para fintar y lanzarle un tajo que cruzó la cara y el brazo con el que empuñaba su rival la maza y que dejó caer al suelo".


Por desgracia fallé la tirada para impactar y me ganó de calle mi rival..., joder como se me empezaban a complicar las cosas, con lo bien que parecía que iba a empezar el turno. Por suerte la fortuna me sonrió a la hora de que mi rival realizase su tirada para impactar y me salvé. Así que en mi segunda acción volví a insistir en mi combate y esta vez si que sí, logré tumbar a la Mariscal rival.



Lo siguiente que hizo mi rival con el soldat que le quedaba es tratar de hacer un 2x1 en bajas, gastó su primera acción es disparar su única bala contra Clint, que lo tenía prácticamente encima, para luego en su segunda acción tratar de acabar con Betty... .

"El pobre bastardo vió como en cuestión de segundos, dos de sus compañeros acaban de caer derribados por aquella tipa. Soltó el bidón vació que llevaba y apuntó la pistola contra el arquero que tenía enfrente, odiaba los arcos, odiaba los putos arcos, los había visto en acción en el Páramo y sabía que eran letales. Decidió que le metería un plomazo a aquel cabrón, trataría de zafarse de aquella tipa sanguinaria y saldría por patas de allí.

Pero era tal el temblor de sus manos, que el disparo salió desviado si acercarse a su rival. Presa del pánico se volvió a la espadachina que se había vuelto a mirarle con el filo apuntando hacia el suelo a apenas tres metros de distancia, con la cabeza ligeramente inclinada para que el flequillo que llevaba no le tapara la visión y con una sonrisa evaluadora en la mirada... . El tipo notó como la tripa se le hacía agua y sin saber que hacía, le lanzó lo primero que tenía a mano: su pipa...

- Seré gilipollas...-. Poco más pudo pensar antes de que Betty le golpease en la cara con la empuñadora de su espada y le dejase sin sentido tirado en la arena. Betty no conocía el significado de la palabra honor, no le importaba hacer lo que tuviera que hacer para ganar un combate, pero sí sabía que aquel chaval no merecía morir".



Hay que reconocer que el soldat le echó narices a la cosa, por desgracía el pobre novato en su precipitación falló el disparo contra Clint y cuando cargó contra Betty, no tuvo que hacer nada contra esa luchadora veterana, por lo que acabó derribado en el suelo de un amplio tajo de su filo medio que dejó una fea cicatriz en la cara del novato recluta.



A esas alturas de la partida con las tres minis con posibilidad de puntuar de mi rival derribadas y solo dos subhumanos a distancia de cargar de mis minis o de disparos de mis arcos, mi rival me comentó si había posibilidad de retirarse de la partida.
Sinceramente, cuando una partida es tan emocionante como lo fueron el segundo y tercer turno de juego y se disfruta tanto jugando y tienes un rival delante con el que da gusto jugar, como fue mi caso, (un lujazo jugar contigo Luis, y no lo digo por el resultado, si no por la partida y tu forma de jugar, valiente y jugándotela en todo momento, disfruté un montón jugándola), pues no tiene sentido ir a hacer daño.
Le dije claramente que si él retiraba a los subhumanos, no los perseguiría, no tenía sentido tratar de tumbarle las minis que le quedaban para que tuviera que hacer tiradas en la tabla de heridas... . Aunque Isaías, que asistió a la partida y era el futuro rival de Luís, me animó en todo momento a no dejar títere con cabeza..., de forma totalmente desinteresada, por supuesto, ja, ja, ja.

"Los dos submanos, que desde su fallido experimento no habían brillado por tener una inteligencia aguda, tampoco es que hubiesen quedado reducidos a un estado mental comparable a un matojo de hierbajos. Así que cuando vieron como se estaba dando la cosa, decidieron darse la media vuelta y volver a su campamento..., aprovecharían que la jefa no podría decirles nada, para comerse todo lo que pillasen. Vive y vete a comer, eso es lo que pensaron mientras se alejaban comunicándose entre gruñidos"

Turnos cuarto, quinto y sexto:

Hice avanzar a Clint que cogió uno de los bidones abandonados por los soldat caídos y se acercó al coche que controlaba sin ninguna oposición.



Se dedicó los siguientes turnos a vaciar el depósito del coche hasta el inicio del turno cinco, que agotó el coche y entonces junto a Robin y Betty, registraron a la Mariscal rival y a los dos soldat caídos, logrando rapiñar una pistola y una bala.



Victoria y Pálido, sin oposición alguna continuaron sacando gasolina del coche que lograron que controlar hasta el turno cinco, que también agotaron el depósito del coche.



El resultado final de la partida fue de 9 - 0, (se cargas obtenidas por Victoria y tres por Clint), una pipa y una bala rapiñada. Así que la partida no pudo acabar mejor para Clint y sus chicos.

"Los soldat y la mariscal tirados en el suelo y rodeados por sus enemigos se dejaron registrar y saquear sin oponer mucha oposición. Soportaron como pudieron las chanzas de los rivales y ver como con recochineo les daban las gracias por la pipa y la bala que les acaban de rapiñar.
La mariscal sólo podía pensar en una cosa..., al menos no iba a ser la única a la que Clint y sus kíes le acababan de sobar los morros ese día e igual mandaban a más chicos a ajustarle las cuentas a aquel cabrón. Si eso pasaba, ella se ofrecería voluntaria la primera para borrarle aquella puta sonrisa de autosuficiencia de la cara..."

madrid *
 
     
     

Re:Punkapocaliptyc: Clint "el Guapo", nuevas aventuras en el Páramo Desconectado Abrasapuentes
Cabo (456 mensajes) #3. 22 Oct 2017, 17:06

"Tras dos encontronazos seguidos con peña del V Reich, Clint decidió que había llegado la hora de cambiar de aires, aquellos tipejos estaban muy activos en esa zona y no estaba dispuesto a esperar a que mandasen una gran expedición de castigo contra ellos. No quería arriesgarse a que el jefe de la zona de esos tarados mandase un grupo de veteranos armados hasta los dientes con todo tipo de fuscos y bien provistos de balas, aún no estaba preparado para hacer frente a una amenaza como esa.

Hay que ser realista y cuando se puede atacar o presionar, no hay motivo para dejar escapar un enemigo, pero cuando éste es muy superior a tí, lo más inteligente es esquivar el combate.

Por eso decidió que lo mejor que podía hacer era enterrar la enorme cantidad de gasolina que había logrado rapiñar de los coches de escolta abandonados de la gran caravana comercial chatarrera malograga. No convenía pasearse por el Páramo con tal jugoso botín, en primer lugar eso les entorpecería mucho y en segundo lugar, les haría una presa demasiado apetecible para todo fulano con el que se cruzasen. Hasta ese momento la jugada de esconder los botines que había ido consiguiendo en aventuras anteriores para recuperarlos cuando les viniese bien, siempre les había funcionado bien. Se llevaron un par de litros de gasofa para negociar..., Clint tenía claro que se iba a pasar por el puesto comercial de "Cutre McRoña", el viejo comerciante del Páramo para adquirir un par de juguetes con los que adquirir un poco más de ventaja contra posibles enemigos.

Su lugar de destino estaba claro: Chorrochico, si como Pálido les había asegurado, Danny había mandado más peña y no habían tenido ningún contratiempo en el camino, allí se reunirían. Desde luego, aumentar sus filas con más peña, no les vendría nada mal. Por eso se encaminarían hacia allí..."


Mi banda se componía de:

- Clint "el Guapo", armado con escopeta y filo medio.
- Robin, con arco.
- Betty "la Fea", con pistola y filo medio.
- Victoria, con arco.
- Viktoria, con maza ligera.
- Jinete Pálido, armado con pistola y maza ligera.

Mi rival aunque tenía 10 minis en su banda, decidió que 5 de ellas se iban a quedar tratando de conseguir chapas extras, ya que no quería arriesgar todas las minis en la partida.

Tercera partida de la campaña, jugábamos el escenario "1, 2, 3 Splash", me tocaba jugar contra una banda de Chatarreros, por lo que en un principio, mi rival contaba con una pequeña ventaja. En este escenario se puntúa 1 punto si al final de la partida controlas el objetivo sin activarlo, 0 puntos si tratas de activarlo y fallas la tirada de técnica y 3 puntos si logras superar una tirada de técnica. Los chatarreros tienen una técnica que les permite superar mucho más fácilmente esas tiradas que el resto de bandas.
Por lo que tenía claro que si quería ganar ese escenario, sólo tenía una vía para hacerlo, poner en fuga a mis rivales e impedir que controlasen muchos objetivos.

Turno 1:

"Clint obligó a sus kíes a levantarse ese día antes de que empezase a despuntar si quiera la primera luz de la mañana. Las zonas de agua era muy codiciadas tanto por todas las bandas de kíes, los desterrados, los mutardos solitarios o las bestias del Páramo..., todos necesitan beber en este puto lugar, por eso hasta el más pequeño charco cenagoso de agua está señalado en los mapas del Páramo y los que están acostumbrados a recorrerlos, se los conocen de memoria, como la palma de su mano.

Él tenía claro que por esos mismos motivos, la mejor forma de sorprender a alguien era precisamente a esa hora del día, cuando la peña estaba demasiado adormilada como para reaccionar con la suficiente rapidez. Si no había nadie tratando de defender los pozos para tratar de sacar unas cuantas chapas o balas por un poco de agua, no tendrían que esforzarse demasiado, pero si lo había y los números no estaban en contra..., merecería la pena intentar hacerse con el pozo, pillar cuanto más agua pudieran pillar mejor y esperar a que llegasen el resto de kíes que le había mandado Danny. Los planes sencillos son los mejores, los muy elaborados sólo creaban confusión tratando de contemplar todas las eventualidades que se podían presentar.

Cuando el primer rayo de sol asomaba por el horizonte, Clint ya estaba en posición con sus muchachos observando Chorrochico y sus alrededores... : uno, dos, tres, cuatro y cinco..., cinco chatarreros contó Clint. Cinco contra seis, ellos estaban preparados, motivados y mejor equipados, al menos mejor equipados desde que cambiaron la poca gasofa que habían cargado por una escopeta, un filo medio y un par de justillos de cuero..., los Chatarreros no regatean demasiado cuando se trata de gasofa que puedan hacer funcionar sus queridas máquinas.
No sabía si aquellos kíes estaban por allí tratando de seguir las órdenes de la Baronesa de recuperar todo lo que pudieran de su malograda caravana o bien estaban tratando de hacer negocio con los pozos. Poco le importaba a Clint, se haría con los pozos, rellenaría sus cada vez más menguadas cantimploras y esperaría a ver si se presentaba alguno más de sus kíes"

Ese era su secreto, planes sencillos y plomo en el cuerpo para los cabrones que quiseran jodérselos".


Mi rival comenzó avanzando sus minis para controlar el objetivo central y el de la derecha, dejando el de la izquierda que había metido en una charca tóxica sin cubrir, pero avanzando con un engranaje que trataría de flanquear por mi flanco izquierdo.

Por mi parte, decidí avanzar buscando el combate, en mi primer turno hice avanzar a Pálido, Viktoria y Robin para que llegasen hasta las tres fuentes más cercanas a mi zona de despliegue.







Con mis otras tres acciones avancé tratando de cubrir el avance de sus otros tres compañeros, Clint, Betty y Victoria serían mi punta de lanza contra aquellos chatarreros.

Segundo turno:

"Robin escuchó ruidos quedos de pasos por su izquierda, una gran roca tapaba su línea de visión, así que guardó la flecha que tenía encordada en su arco, lo sujetó con ambas manos como si se tratase de una maza y se lanzó corriendo la fuente del sonido. En cuanto dobló el afloramiento rocoso vió a un viejo engranaje que quedó sorprendido por su rápida aparición y sin darle tiempo a reaccionar, trazó un poderoso golpe que tumbó a su rival sin darle oportunidad a reaccionar.

Robin se quedó un momento parada tratando de recuperar el aliento después de su veloz carrera y decidiendo cual sería su siguiente paso..., volver a la seguridad de la fuente que controlaba, o tratar de flanquear a sus enemigos para acosarles con su arco".




Cuando cargué al combate cuerpo a cuerpo contra el engranaje "Zafiro", mi rival y yo empatamos la tirada para impactar, por lo que ahora nos la jugaríamos para ver quien derribaría a quien. Por fortuna, yo logré derribar a Zafiro, mientras que él no logró tumbarme.

Clint por su parte, avanzó en su primera acción y utilizó su segunda acción para disparar contra el dinamo "Ágata", pero éste se lanzo de bruces al suelo logrando esquivar la salva de postas por poco.



Betty por su parte se encaramó a un afloramiento rocoso tratando se sorprender a sus rivales que se encontraban al otro lado, prácticamente al mismo tiempo otro dinamo, "Granito" se encarama al otro lado del afloramiento para tratar de plantarle cara..., las espadas quedan en alto de cara al siguiente turno

Y el resto de mis kíes avanzan buscando el combate.



Tercer turno:

"Cuando Granito aún estaba tratando de alzarse palmo a palmo a fuerza de pura voluntad. Cuando se estaba tratando de afianzarse en precario equilibrio, Betty ya se le había echado encima y con dos poderosos golpes de su filo lo derribó. Mientras caía hacia atrás sólo pudo lamentarse..., de haber dispuesto de apenas un par de segundos más, aquella pequeñaja no habría tenido nada que hacer contra sus poderosos músculos, pero ya era demasiado tarde".



Betty perdió el primer combate contra Granito, pero logró sobrevivr al golpe que éste le lanzó y en su segunda acción logré tumbarlo.

Mi rival reaccionó disparándome con el engranaje Amatista, que me dispara con su trabuco, por suerte, la pólvora que debió de usar para cargarlo no debía de estar en muy buen estado, porque sólo logró emitir una densa nube de humo cuando accionó el gatillo de su arma.

"Clint por su parte aprovechando que el dinamo Ágata aún  estaba tirado en el suelo para avanzar en una rápida serie de largas zancadas y golpearle con la culata de su escopeta en la cabeza para hacerle perder el sentido".



"Dióxido, se despegó de la pared en la que estaba oculta y accionó el complicado funcionamiento de su extralo aparato..., "vaporeta" le llamaban los chatarreros, casi sin tiempo para reaccionar Betty trató de lanzarse al suelo cuando su rival accionó el cañón de su arma... Betty ya se veía perdida, cuando la máquina emitió un extraño y chirriante quejido un instante antes de comenzar a soltar una densa nube de vapor alrededor de su portador..."



Mi rival se desesperó al ver como su vaporeta fallaba su tirada y acababa envuelta en una nube de abrasador vapor y cayó desplomada retorciéndose de dolor.

En ese momento, con mi rival sin minis que poder mover y yo aún pudiendo atacar con otras cuatro le dije a mi rival que si él se retiraba con Amatista, no haría nada por tratar de perseguirla y derribarla. Ya le había causado demasiado daño esa partida y preferí dejarle la opción de retirar aquella mini intacta.

Turnos cuatro, cinco y seis:

Reposicioné a mis kíes para que cada una de ellas controlase cada uno de los seis objetivos que había en mesa.

"Clint registró a los chatarreros y decidió que con los único que merecía la pena quedarse era con un pequeño filo que tenía uno de aquellos fulanos, las armas raras de los chatarreros no las quería para nada, había visto como fallaban dos de ellas, prefería las viejas y fiables armas de toda la vida.

Ahora ordenaría a sus chicos que asegurasen la zona, rellenaran sus cantimploras y se preparasen para defender el pozo al menos durante un par de días, por si alguno de sus chicos se acercaba hasta allí como Pálido le aseguró que pasaría. Y si de paso lograban sacar algunas chapas extras con alguien que tratase de rellenar sus reservas de agua en aquel pozo, eso que se llevarían".

madrid *
 
     
     

Re:Punkapocaliptyc: Clint "el Guapo", nuevas aventuras en el Páramo Desconectado Abrasapuentes
Cabo (456 mensajes) #4. 16 Nov 2017, 16:40

Cuarta partida Liga: Escenario Al Ataque

“Para muchos, la noche en medio del Páramo es un infierno: una duermevela inquieta y nerviosa plagada de ruidos extraños, susurros, retazos de movimiento apenas entrevistos al límite del campo de visión. Una tensión que te corroe y desgasta minándote las fuerzas poco a poco, haciendo que la imaginación de lo que puede estar acechándote ahí fuera, sea peor que la propia realidad. Puedes ver a los tíos más duros perder los nervios y vaciar hasta su última bala disparando contra nada.

Pero si eres el cazador en vez de la presa, la noche no sólo no es tu enemiga, si no que es tu más fiel aliada, favoreciéndote y cubriéndote de dones que si sabes aprovechar correctamente harán que seas letales y que tus enemigos no sepan quien les ha destrozado hasta que ya sea demasiado tarde. Clint siempre supo sacarle partido a la noche, su momento preferido para atacar siempre fue antes de que despuntasen los primeros rayos de sol de la mañana, cuando tus presas están exhaustas de vigilar para evitar ataques y tú estás fresco y lleno de determinación.
Por todo eso, el tiempo que pasaron manteniendo las fuentes de agua en su poder, Clint ordenaba a sus chicos al caer la noche que encendiesen hogueras alrededor de los mismos, como si se dispusieran a controlar la zona, pero en realidad, en cuanto la noche era cerrada, se retirasen de lo mismos a descansar a una zona segura, en un afloramiento pedregoso fácilmente defendible por un único centinela mientras el resto de sus kíes descansaban y estaban frescos para lo que el nuevo día pudiese deparar.

-              Jefe, jefe…-, entre quedos susurros y suaves zarandeos, Robin despertó a Clint. – Tenemos compañía -.

Aún amodorrado y algo desorientado Clint se incorporó, permitiéndose el tiempo necesario para ubicarse y no lanzarse a lo loco hacia la oscuridad. Sabía que sus kíes no eran novatos, conocía el Páramo y la noche lo suficiente como para no dejarse asustar por un ruidito de nada o confundir un arbusto mecido por el viento con un enemigo y no dudaba de que eran capaces de detectar a cualquiera que se acercase a su campamento con tiempo suficiente como para prepararles una cálida bienvenida.

-              Tú dirás… -, dijo con voz tranquila.

-              Están como a un par de kilómetros, al otro lado del campamento, se están moviendo por el cauce seco de aquel riachuelo… -, Clint rió para sus adentros, joder, la peña era de lo más predecible, déjale un camino abierto y ellos solos se meterán en la trampa - …, serán unos seis o siete fulanos, no he podido distinguir a quien pertenecen, si deja que me acerque podría… - Clint levantó una mano para cortar a sus subordinada

-              Bien hecho Robin, pero vamos a dejarlo estar así, que sean ellos los que se desgasten ahí fuera. Despierta a Betty y que te releve lo que queda de noche, no hagáis nada, vigilad y marcad las posiciones donde se esconden esas ratas, mañana les recordaremos quien manda aquí -.

Cuando despertaron a Betty de madrugada paso en un instante a activar todos sus sentidos y a echar mano rápidamente de su pipa que siempre tenía al alcance de su mano. Rápidamente se ubicó y reconoció a su compañera. Más valía madrugar a que te madrugasen. Robin informó entre susurros a Betty de la situación, señaló los lugares en los que había visto tomar posiciones a aquellos fulanos y tras informarle de que el jefe sólo quería que los tuviera controlados se fue a tratar de descansar un rato, tampoco es que tuviera mucho tiempo para hacerlo, en apenas un par de horas, Clint había dado orden de despertar a los kíes para que tomasen algo y no fuesen con el estómago a por el enemigo. No hay nada más jodido que combatir con frío, hambre y sed para que uno no de el 100% en un combate y en un combate esa es la diferencia entre vivir para luchar otro día, o que te manden a Campoflorido.
La orden era clara, estar todos en pie, pertrechados y listos para comenzar a avanzar con las primeras luces del día, cuando Clint estaba convencido que sus rivales comenzarían a avanzar para tomar las fuentes.

Los kies masticaban en silencio los trozos calientes de salchichas de martinejo y saboreaban el negro café que preparaba el jefe, dejando que el calor que desprendía penetrase en su cuerpo. Había que reconocer que aquel cabrón de Clint se había ganado su reputación a base de bien, era un curtido que conocía mil y un trucos que les hacía a todos la vida más fácil. Hacía tiempo les había enseñado un truco para comer bien caliente después de una fría noche sin necesidad de encender un fuego que delatase a posibles enemigos su presencia, durante el día mantenías una hoguera encendida, echabas unas cuantas piedras en el fuego y cuando de éste sólo quedaban brasas, cogías las piedras y las envolvías en paños, después excavabas un agujero en el suelo, metías las piedras en él  y ponías la comida encima, a la mañana siguiente tenías tu comida calentita y joder era una maravilla poder comer caliente sabiendo que los mamones que tenías enfrente estaban muertos de frío y si tenía suerte dándoles un par de bocados a cualquier mierda helada que pudieran echarse a la boca. Así daba gusto ir a partirse la cara.

-              Se mueven -, susurró Pálido desde el lugar en el que se había apostado después de engullir rápidamente un par de salchichas y llevarse una caliente taza de latón llena hasta arriba de café para relevar a Betty para que ésta pudiera comer algo.

Clint se acercó hasta la altura de Pálido, acuclillado, para no destacar contra el cielo y que pudieran detectarlo, - …cuatro, cinco, seis y siete…, yo cuento siete, ¿alguien ha contado alguno más?-, los tres vigías que habían controlado a los rivales negaron con la cabeza. Apenas un minuto le sirvió a Clint para ver la disposición del enemigo y elaborar un rápido plan de actuación. Betty y él avanzarían por el límite izquierdo de las fuentes para flanquear y rodear a sus enemigos y tratar de golpearles por la retaguardia, otros tres de sus chicos aguantarían el centro y por último un par tratarían de flanquear por la derecha y golpear por la espalda.

-              En marcha…, antes de que les de tiempo a pensarse donde se han metido -, dijo Clint con su sonrisa lobuna.”



Bueno, la cuarta partida estaba en marcha, me tocaba jugar el escenario “Al ataque”, en el que se disputarían 6 objetivos, cada uno de los dos jugadores tendríamos que colocar 3 objetivos, uno en nuestra zona de despliegue, otro en la zona central del tablero y el último en la zona de despliegue del rival. Los 2 objetivos situados en nuestra zona de despliegue no proporcionan puntos de victoria, los 2 objetivos situados en la zona central proporcionan un punto de victoria  si se controlan al final de cada turno, y por último los 2 objetivos situados en la zona de despliegue rival proporcionan tres puntos de victoria  si se controlan al final de cada turno.

Partiendo con esas condiciones, mi plan para esa partida iba a ser muy sencillo, hacerme con uno de los objetivos centrales en el primer turno para retenerlo hasta el final de la partida, para ello colocaría un núcleo duro de tres a cuatro miniaturas que anclasen mi centro, retuvieran mi centro y según se fuese desarrollando la partida, trataría de forzar el centro rival o reforzar mis flancos según le fuese a las minis que colocase por allí. En mi lateral izquierdo de la mesa colocaría a Clint junto con Betty, que harían las veces de tropas de choque y con las que trataría de forzar el flanco rival para amenazarlo y obligar a mi rival a reforzarlo dejando otras zonas de la mesa más libres para que el resto de mi banda explotase los espacios dejados en superioridad. El flanco derecho lo aseguraría con un arquero y en función de cómo actuase mi rival, tomaría un papel más agresivo o más defensivo. La idea era crear una brecha en el rival por el que poder meter a mis chicos para que llegasen a hacerse con al menos uno de los objetivos en la zona de despliegue rival, al tiempo que impedía que se hicieran con alguno de los objetivos situados en mi zona de despliegue.

Enfrente iba a tener la banda de pandilleros de Fernando, comenzamos viendo las diferencias de valoración de las bandas en prestigio y al ser ésta a mi favor, Fernando recopiló un buen puñado de balas, unos cuantos puntos de experiencia a repartir entre sus muchachos y 3 posibilidades de repetición de tiradas a lo largo de la partida. Iba a ser un partida a cara de perro, ya que por propia experiencia se que los pandilleros son gente dura, muy versátiles tácticamente hablando y muy bien pertrechados en cuanto armamento, así que tendría que tener mucho cuidado con mis movimientos y no descuidarme para que la partida se me escapase por una mala decisión.

“Betty sonreía mientras veía acercarse a los pandilleros rivales a los bultos tapados con raídas mantas que había en torno al par de hogueras prácticamente apagadas en medio de la zona repleta de las bombas que permitían obtener agua del subsuelo. Los muy pendejos se acercaban nerviosamente, con rápidas y cortas carreras de cobertura en cobertura, emocionadísimos pensando que iban a sorprender a un grupo de capullos dormidos… . Joder, ¿pero de verdad creían que nadie iba a ser tan gilipollas de no dejar ni un maldito centinela por ahí?.
Por la derecha pudo ver como uno de aquellos fulanos se lanzaba corriendo hacia uno de los bultos tirados en el suelo y le lanzaba una feroz patada…, que hizo que el pobre desgraciado cayera trastabillando y gritando después de golpear el montón de piedras que había debajo de las mantas. Le estaba bien empleado por pendejo a aquel fulano…

-              Joder, joder, joder…-, las cosas no estaban saliendo bien…, llevaban media noche acechando a aquel asentamiento, esperando sorprender a aquellos bultos que había en el suelo y hacerse con el control de las fuentes del agua. Habían esperado hasta las primeras luces para evitar pisar trampas ocultas o ver si localizaban a guardias apostados en lugares ocultos. Casi no podían creerse la suerte que habían tenido al encontrarse la zona tan desprotegida, debía de tratarse de un grupo de novatos que iba a despertar con una desagradable sorpresa…, hasta que el infierno se desató… . Cuando destaparon las mantas y sólo vieron piedras y chismes amontonados debajo de ellas, un pensamiento afloró en sus cabezas
-              ¡Es una jodida trampa!. ¡Cubríos, joder, cubríos antes de que…! -, el gritó murió a mitad. - ¡Por allí, joder, los tenemos encima! –

Perfecto, pensó Betty, Clint y ella estaban esperando a que los mamones aquellos viesen al resto de los chicos y centrasen su atención en ellos, antes de lanzarse a flanquearlos y caerles desde atrás para destrozarlos. Amartilló su pipa, comprobó que su filo salía suavemente de su vaina con un simple tirón y a un gesto de Clint, se lanzó hacia delante dispuesta a la refriega.”



Clint el Guapo: Con escopeta y filo medio.
Betty la “Fea”: Pistola y filo medio.
Victoria: Rifle
Viktoria: Pistola y maza
Robin: Arco
Jinete Pálido: Pistola y maza
Harry “el Sucio” Callahan: Arco


Turno 1:

Tras realizar las tiradas de agilidad oportunas para ver quien comenzaba desplegando por agilidad, (teníamos varias minis con agilidades igualadas), Fernando ganó la tirada y comenzamos el despliegue de nuestras bandas. Desplegué mis minis en tres grandes bloques, uno escorado a la izquierda de la mesa, formado por Clint y Betty, que tratarían de entorpecer y amenazar uno de los flancos de mi rival, obligándoles a retirar recursos del resto de la mesa, esas dos minis mías, tendrían un trabajo peligroso por delante, pero era necesario arriesgarlas para que el resto de la banda pudiera explotar los puntos más débiles que dejase mi rival al descubierto. En el centro desplegué cuatro minis, Victoria, Viktoria, Pálido y Robin, con una mezcla de armas de largo alcance y de cuerpo a cuerpo, que serían los que apuntalasen la zona central del tablero, reteniendo los objetivos que allí lograse obtener y que tendrían que despejar el terreno de enemigos para que tratase de hacerme con los objetivos que había en la zona de despliegue rival. Por último, en el lado derecho de mi mesa, coloqué a Callahan armado con un arco, su misión sería obligar a mi rival a estirar sus filas para que no me fuese tan fácil flanquarle.







Cuando los dados comenzaron a rodar, lo primero que hice fue avanzar con Viktoria para que controlase el primer objetivo de la partida de la zona central, mi rival hizo lo propio con otra de sus pandilleras y el resto de nuestras minis comenzaron a avanzar. Según se desarrollaba el primer turno, tuve que rehacer un poco mi estrategia para la partida, mi rival partía con 7 pandilleros en sus filas, (dos arco, una ballesta, un par de pistolas y una combinación de armas de combate), comenzó a mover sus minis escorándolas hacia el lateral derecho según mi posición de juego, allí donde yo tenía desplegado a Betty y Clint. A lo largo del primer turno llegó a desplazar hasta 5 miniaturas a una superficie de unos 20 – 25 cm cuadrados, eso me obligó a actuar de forma más cautelosa con Clint y Betty, que avanzaron buscando cobertura por la derecha de la mesa



Al tiempo que me decidió a dejar sólo un par de minis en la zona central del juego para aguantar el mayor tiempo posible el objetivo central obtenido y desplazar minis hacia la derecha, para flanquear a mi rival y ganar un solitario objetivo situado a la derecha de su zona de despliegue.

Victoria que se había desplegado en el tejado de un viejo chamizo abandonado, dejó de su posición porque no parecía que desde ella pudiese tener mucho impacto en la escaramuza que estaba por comenzar y avanzó con la intención de buscar una mejor posición de tiro que le permitiera controlar la zona central del agrupamiento de pozos de agua. Por su parte Pálido y Robin avanzaron buscando cobertura con la intención de penetrar por el desprotegido lado derecho, donde iba a tratar de imponerme por superioridad numérica.



Ese turno no hubo disparos de ninguna clase y sí mucho movimiento que marcaría a la larga el desarrollo del resto de la partida

El turno finalizó 1 PV – 1 PV para cada una de las bandas

Turno 2:

Harry Callahan continuó corriendo ese turno por el lado derecho de la mesa buscando flanquear a sus enemigos, ni tan siquiera se preocupó por encordar una flecha en su arco, el camino estaba libre y prefirió exprimir sus energías corriendo evitando estorbos que le hiciesen disminuir la carrera.
Por su parte Pálido y Robin volvieron a correr de nuevo buscando la protección que les ofrecía el terreno para evitar los disparos de uno de los arqueros rivales que guardaba ese lado de la mesa. Iba a ser un enfrentamiento 3 para 2, el primero en golpear, seguramente se alzaría con el control de la zona.



Una vez que hice los movimientos en ese lado de la mesa, recoloqué a Victoria en su nueva posición de disparo. Logró encontrar un buen nido de francotirador, posición que no abandonaría el resto de la partida, ya que me permitía cubrir muy bien las líneas de tiro y los pasillos de corredor que tendría que atravesar mi rival si quería llevar refuerzos al lado derecho.



Betty avanzó tomando posiciones de cara a tratar de avanzar por el extremo izquierdo, buscando amenazar el lado izquierdo de la mesa, lo que provocó que mi rival decidiera enrocarse aún más en el pequeño reducto que se había hecho fuerte tratando de defender el objetivo que había tomado.

Clint que había retrasado su acción al final del turno de agilidad 1 y se colocó a distancia de carga para el siguiente turno del pandillero que cerraba el camino hacia la zona de despliegue rival. Esa mini estaba colocada con un marcador de disparo tratando de evitar que realizase esa acción so pena de arriesgarme a recibir un disparo de su desenfundada pistola…, sopesé las probabilidades y mi rival para impactarme sólo podía sacar un 1, así que decidí arriesgarme y ver que pasaba. Clint aguantó bien el envite, ya que mi rival retiró el marcador anunciando que no tenía balas en la pistola y que el farol no le había salido bien.



El turno finalizó 2 PV – 2 PV para cada una de las bandas

Turno 3:

Comenzó el tercer turno con Clint cargando contra el farolero del turno anterior.

“Clint permitió que su sonrisa lobuna asomara a su cara cuando comenzó a acelerar su veloz carrera hacia aquel fulano solitario que se interponía entre él y la posibilidad de atacar por la espalda a sus enemigos abriendo un nuevo frente contra éstos, que quedarían totalmente rodeados por los chicos de Clint, podría haber tratado de descerrajarle un tiro a aquel fulano con su escopeta, pero ¿por qué malgastar un buen cartucho en aquel cagarro de tipo cuando llevaba desenvainado su fiable filo medio?. El tipo que había estado haciendo ostentación de la pipa que llevaba encima al ver que Clint se le venía encima amartilló la pistola y pareció que se tomaba un largo momento para apuntar contra él…, pero el disparo no llegaba y él cada vez estaba más cerca… . Joder, tenía huevos el notas, parecía que estaba esperando hasta el último momento para descerrajarle un disparo a bocajarro, Clint comenzó a tensar todo su cuerpo esperando que el tipo fallase el disparo y le permitiera llegar al combate…, pero el disparo seguía sin llegar, hasta que calló en la cuenta de lo que estaba pasando: el muy cabrón no tenía ni una puta bala en la pipa.
Clint rió de puro deleite cuando redobló el sprint para hacerle pagar el momento de pánico vivido. Fue tal la rabia y el frenesí de venganza que le envolvió que no midió bien las distancias y no le dio tiempo a frenar la carrera y termino impactando contra aquel tipejo si poder lanzar su tajo de espada, logrando que tan sólo retrocediera un par de pasos, pero sin si quiera derrumbarle. Al final la treta de aquel desgraciado había funcionado y ahora Clint se veía enzarzado en un combate cerrado y con un numeroso grupo de enemigos a sus espaldas… Ésta vez, estás bien jodido, se dijo para sí, al tiempo que trataba de rehacerse y afinazar bien los pies para la que se le venía encima…”




El combate lo gané ampliamente por los bonificadores acumulados, por desgracia en la tirada para herir el resultado fue nefasto y mi rival encajó el golpe recibido sin tan si quiera acusarlo. He de reconocer que en ese momento de la partida sentí una momentánea sensación de vértigo…, Clint había perdido una oportunidad de oro para decantar claramente la partida a su favor y ahora en cambio se jugaba la posibilidad de ser derribado y saqueado por el rival, incluso de verse rodeado por un montón de enemigos que le acosaran hasta tumbarlo si Betty no lograba impedirlo de alguna manera.

“Betty no lo dudó ni por un momento, avanzó a la carrera hacia la posición de Clint, si su jefe no salía con bien del combate, allí estaría ella en cuanto acabase aquella carrera que les separaba para evitar que se cebasen con su jefe caído o le rapiñasen sus cosas… . Corría todo lo que podía sin perderle la cara a los enemigos rivales que se habían agazapado a su derecha, aquellos tipos no llevaban rifles, pero creía haber entrevisto que uno de ellos llevaba…, joooooder, parapetada detrás de una esquina una pava sacó una ballesta con la que disparó contra ella.
Betty logró frenar su carrera en seco y hacer un quiebro para evitar el virote de la ballesta, que pasó tan cerca suya que le tironeó de la cincha de cuero que llevaba cruzada a la espalda y con la que sujetaba la vaina de su filo medio… Mientras veía como aquella mala pécora recargaba la ballesta entre maldiciones, le señaló con la punta de su filo…

-   Ya te pillaré desgraciada…-, se juró Betty”.




Mi rival prefirió dejar de momento la situación como estaba y recolocar a una de sus minis con arco de cara a tratar de impedirme avanzar más con Clint si al final no lograba pararle en combate cuerpo a cuerpo.
Por mi parte, yo hice avanzar a Robin con su arco, acercándose lo más posible a la única pandillera rival que defendía el lado derecha de la mesa. Mi rival, que en el turno anterior había recolocado a su otro arquero, apuntó y disparó para Robin, fallando su disparo. Momento que aproveché para correr con Pálido y colocarlo por delante de Robin, lo acerqué todo lo que pude y quedó a distancia de carga de la pandillera rival, que sin pensárselo dos veces, prefirió intentar un asalto aprovechándose del impulso que le daba ser ella la que asaltara en combate. Por suerte para mí, las tiradas de combate de mi rival fueron nefastas y la mini fue abatida en combate cuerpo a cuerpo por Pálido. Por un momento la partida estuvo aquí, ya que ni mi rival ni yo recordamos en ese momento que por diferencia de prestigio entre bandas había obtenido 3 repeticiones de tiradas de dados y se olvidó usarlas en ese momento, que podía haber vuelto a intentar derribarme a Robin de un flechazo y repetir el combate contra Pálido. En cambio, se encontraba en una situación difícil, ya que le había metido tres miniaturas en el lado derecho y me había hecho con esa zona del tablero de juego, ahora si quería desalojarme de allí, tendría que ser a través de fuerza bruta.





En la última acción del tercer turno, mi rival trató de continuar el combate contra Clint, ésta vez si se acordó que podía repetir las tiradas de dados y llegó a usar dos tiradas de dado para repetir primero una tirada de combate cuerpo a cuerpo que repitió mi rival y que no logró superar la mía, en la posterior tirada para herir, saqué un penoso 1 y mi rival volvió a encajar un segundo golpe sin mostrar acuse de recibo. El combate estaba siendo encarnizado, y la segunda acción se gastó en continuar con el combate, mi rival volvió a lanzar dados y nuevamente logré imponerme en el combate cuerpo a cuerpo, ésta vez mi rival no me obligó a repetir tirada, lancé dados para ver si lograba herir y ¡bingo…!, ésta vez si que le tumbaba…, pero ahí mi rival me quitó la miel de los labios y usó su segunda opción de repetición de tirada para hacerme tirar de nuevo para ver si hería…, los dados rodaron y…, un glorioso 10 puso fin a tan extenuante combate.



“Después de chocar contra su rival, Clint tuvo que renunciar a su filo medio, estaban tan juntos que sería imposible manejarlo, causándole más estorbo que ayuda, ese combate se resolvería por la fuerza de los puños. El tipo cuadró los hombros, levantó los puños para cubrirse la cabeza y lanzó un gancho que Clint bloqueó con uno de sus antebrazos y lanzó un derechazo contra el mentón de su rival…, el golpe fue demoledor, pero el tipo pareció encajarlo como si nada, tan sólo le hizo tambalearse un par de pasos, sacudió la cabeza y volvió a cerrar su guardia, para nuevamente acercarse un paso y lanzar otro golpe contra la cabeza de Clint. El viejo luchador del Páramo, fintó hacia un lado y lanzó una sucesión de golpes contra el costado de su rival y cuando vió un hueco en su guardia, volvió a lanzar otro poderoso golpe a su mandíbula…, otro brutal golpe que lograba colocar… . Aquel bastardo se tambaleó…, pareció rehacerse y colocarse de nuevo en guardia…, Clint no se lo podía creer, aquel tío era realmente duro…, pero no logró mantenerse mucho más erguido, comenzó a desenfocar la mirada e instantes después estaba en el suelo inconsciente… .

Clint escupió para quitarse la sensación de sequedad de la boca, recogió del suelo su filo medio y echó un rápido vistazo en derredor para ver que habían hecho sus rivales mientras duró su combate. Miró a su rival caído y decidió que no le iba a limpiar…, el fulano había luchado bien y no merecía que le desplumasen”.



El turno finalizó 3 PV – 3 PV para cada una de las bandas

Turno 4:

Inicié mi turno recolocando a Clint de forma que saliese de la línea de tiro de la arquera que había recolocado mi rival en el turno anterior, dejando a mi líder fuera de un posible disparo y a distancia suficiente para evitar una posible carga de sus rivales.

Mi rival respondió a ese movimiento, apuntando y disparando con su otro arquero contra Victoria, por suerte falló el disparo…, pero recordó que le quedaba una última posibilidad de repetición de tirada y la usó en repetir el disparo…

“Victoria, desde su posición de tiradora trataba de fijar el blanco del arquero que tenía enfrente y que momentos antes había disparado contra Robin cuando cruzaba a la carrera una zona desprotegida para tratar de llegar a darle apoyo a sus compañeros…

-   Venga mamón…, entra en tiro…-

De pronto, un fugaz borrón llenó el campo de visión del rabillo de su ojo, el tirador había cambiado de posición y un flechazo salió disparado hacia su posición, ella se encogió por instinto y la flecha pasó por encima del lugar en el que instantes antes estaba su cabeza, cuando recuperó la verticalidad de nuevo y encaró el cañón de su rifle, aquel fulano tenía una nueva flecha encordada en el arco…, el cabrón era rápido, pero no siempre la rapidez era lo mejor para la puntería. La flecha salió disparada del arco al tiempo que Robin disparaba contra el veloz arquero antes de que volviese a ponerse a cubierto

-   Blam… -



La flecha pasó bastante desviada perdiéndose a sus espaldas, mientras veía con satisfacción como su enemigo salía catapultado hacia atrás después de recibir un balazo. Ahora sí que sus compañeros tenían el camino libre para hacerse con el control completo de más aquella mitad del asentamiento”.


El resto del turno no tuvo mucho misterio, Harry Callahan llegó a pillar el objetivo que estaba en la zona de despliegue rival, lo que suponía que durante tres turnos sumaría 3 PV adicionales mientras siguiera controlándolo. Mi rival tendría que tratar de desalojarme de ese objetivo o tratar de controlar uno de los que se encontraban en mi zona de despliegue para tratar de empatar o ganar la partida. Para evitar que intentase revertir esa situación, avancé con Pálido y Robin para que cubriesen a Callahan, si querían desalojarle de allí, tendrían que vérselas con el rifle de Victoria que les cubría, el arco de Robin y el aplomo de Pálido.



Traté de avanzar con Clint y Betty para pillar otro de los objetivos desplegados en la zona de mi rival, pero recolocó a su arquero y a su jefa pandillera armada con ballesta y decidí que no merecía la pena jugársela por pillar algún PV extra cuando la partida ya la tenía asegurada. Mi rival no estaba dispuesto a lanzarse a lo loco a por la partida y tener más bajas, en ese momento ya le había tumbado 3 de sus pandilleros y no quería pagar una cuenta del carnicero más elevada.

Así que por mi parte lo dejé estar y preferí recolocar mejor al resto de mis chicos


El turno finalizó 7 PV – 4 PV a mi favor

Turno 5:

El quinto turno no tuvo mucho misterio, ante la imposibilidad de llegar a controlar otro objetivo y por no poner en riesgo ninguno de mis chicos, decidí retroceder con Betty y Clint alejándome del reducto en el que se había atrincherado mi rival. Con el resto de minis me recoloqué un poco mejor y dejé a Viktoria y Callahan acumulando PV.






El turno finalizó 11 PV – 5 PV a mi favor

Turno 6:

El sexto turno transcurrió como el anterior, contemporizando con lo que hacía mi rival. Si bien es cierto que retrasé a Clint hasta el turno de agilidad 1 y si bien es cierto que podría haber hecho un último movimiento para tratar de disparar impunemente contra la líder de mi rival o alguno de sus otros chicos, preferí no hacerlo. Ya le había tumbado tres minis, la partida era mía y ninguno de mis chicos había sido herido, así que no había motivo para enseñarse con la otra banda.


El turno finalizó 15 PV – 6 PV a mi favor

La partida se me puso de cara a partir del turno 2 y el tercero fue definitivo, cuando abatí a las miniaturas de mi rival que defendían más de media mesa. Una vez que logré crear ese agujero en sus defensas, la partida se decantó a mi favor. Me quedaban tres turnos por delante para haber actuado de forma más agresiva y obtener más PV, realmente lo hubiese hecho si en vez de una partida de Liga se tratase de una partida normal, pero en esas circunstancias no me merecía la pena jugármela para acabar con minis heridas que se pudieran perder la siguiente partida. Así que en ese sentido preferí ser conservador y guardar balas y fuerzas para futuras partidas.
Es cierto que como reconoció Fernando entre risas, había confundido los dados a la hora de realizar las tiradas..., le salían muy altas cuando de disparar se trataba y muy bajas cuando tenía que tratar de herir, ja, ja, ja

Aun así he de reconocer que aquellos primeros tres turnos fueron a cara de perro, (en lo que a partida se refiere, porque Fernando y yo somos viejos conocidos, hemos coincidido varias veces y el buen rollo imperó durante toda la partida). Eso sí, como le reconocí después, por fin he podido quitarme la espinita de mi primera derrota en Punka en las Freaks de hace del año pasado… .Por aquel entonces fui a recoger parte de las minis que había pillado en la campaña de La sangre Negra y la gente de Bad Roll me organizó una partida de demostración, mi rival fue Fernando, él jugó con los pandilleros que tenían los chicos de Bad Roll y yo lo hice con los Mutardos…, por decirlo suavemente, en aquella primera partida, Fernando me barrió de la mesa… . Por fin pude acudir a mi libro de agravios particular y tachar tan ignomiosa derrota, ja, ja, ja.


“Clint retrocedió dejando una clara línea de retirada para la banda rival…, cuando éstos empezaron a ver que sus rivales les tenían rodeados por tres lados pero no presionaban para atacarles a fondo, poco a poco comenzaron a entender que se les estaba ofreciendo una posibilidad de retirada. En el Páramo las balas no crecen en los árboles y hay que cuidarlas bien, no puedes desperdiciarlas como si hubiese un montón de cabrones dispuestos a quitarte la vida si no eras capaz de defenderla.

Vieron como recogían a sus heridos y comenzaban a retirarse sin perderles la cara, entre breves y rápidas carreras, buscando todas las cobertura posibles, como si no acabasen de creerse que en vez de acabar con ellos, les permitieran irse sin más.

Clint se perdió en sus pensamientos y se dio la vuelta y comenzó a andar de nuevo al campamento nocturno que habían montado durante la noche en el afloramiento rocoso sin volverse a mirar como huían los rivales a lamerse las heridas. Un par de días antes se les había añadido Callahan al grupo, ya llevaban demasiado tiempo fuera de Puentechatarra y alrededores, ya iba siendo hora de recoger las ganancias de aquella correría y volver a vigilar el negocio, a aquellas alturas ya habían rapiñado todo lo que pudieron encontrar del desastre de la Caravana comercial…, ahora les tocaba emprender el largo camino a casa…, descansarían durante el día, llenarían sus cantimploras de agua y aquella misma noche se pondrían en camino. Quizá tendrían que hacerse también con algo de carne para el camino…”

madrid *
 
     
     

Re:Punkapocaliptyc: Clint "el Guapo", nuevas aventuras en el Páramo Desconectado Abrasapuentes
Cabo (456 mensajes) #5. 03 Mar 2018, 15:26




Sexta Partida: La Tormenta Perfecta

“Aún estaban comenzando a prepararse para iniciar el largo camino de vuelta a casa desde que Clint dio la orden de levantar el improvisado campamento. Victoria le había hecho ver la necesidad de hacerse con algo de carne para no pasar apuros, allí la caza era abundante, si podían hacerse con unas cuantas piezas y salarlas, luego no tendrían que parar para tener que llevarse algo al estómago.

A pesar de todo, Clint no permitió que sus chicos se relajasen, la zona en la que estaban era conocida, ellos llevaban ya un tiempo por allí y la voz seguro que ya se estaría corriendo por los alrededores. Tenían enemigos de sobra y gente que se la tenía jurada, así que él no les facilitaría las cosas para que pudiesen cobrar venganza. Ordenó que su gente saliera al menos en patrullas de de dos, nadie podía salir solo. Redobló las guardias y mantuvo a toda su gente en guardia.

-   Ya hemos salado una docena de Martinejos y un puñado de galligartos jefe, con esto y lo que ya tenemos, tendremos comida para una semana sin tener que racionar la comida
-   ¿Incluso aunque dejemos que Callahan coma sin cortarse?-, preguntó Clint con sorna. Victoria echó una gran carcajada.
-   Mañana si le parece bien jefe, salimos a primera hora.
-   No se Vic…, esas nubes de polvo de allí no me gustan nada, dile a los kíes que se preparen por si la maldita tormenta de polvo se nos echa encima. En cuanto nos la quitemos de encima, nos movemos.
Vic iba a asentir, pero un grito procedente del campamento cortó la conversación a medias. El ruido de la gente moviéndose un poco más abajo les hizo acelerar el paso. Cuando llegaron allí, encontraron a su gente armándose y Betty, que era la encargada de la guardia en ese momento, señalando hacia algún punto indeterminado un poco más adelante.
-   ¡…otros fulanos del V Reich!. Bastardos, vienen a por nosotros. Armaos y avisad al jefe…
-   ¡Calmaos! -, bramó Clint. – Pillad sólo las armas y la munición, que le den a lo demás, nos encargaremos de estos mierdas y luego nos ocupamos de los chismes.
-   ¡Jefé…!-, gritó Robin señalando a su espalda.
Mierda, la tormenta de arena casi la tenían encima. – Pillad gafas para protegeos los ojos y tapaos con pañuelos. ¡A por ellos, sin cuartel, no dejéis que se nos echen encima!.-
Se caló las gafas de tormenta, se envolvió la cabeza con el pañuelo que llevaba al cuello y salió corriendo hacia el enemigo mientras introducía un cartucho en su escopeta.”


Sexta partida jugando el escenario “La Tormenta Perfecta”, jugaba con Selva y sus chicos del V Reich. Selva y yo somos viejos amigos y aún teníamos cuentas pendientes desde la Liga del año pasado, cuando me apalizó con sus mutantes en la segunda partida, así que tenía muchas ganas de volver a vernos las caras en una mesa de juego.

En lo que iba de Liga, ya me las había visto con otras bandas del V Reich, pero había sido al comienzo de la Liga, cuando mis rivales prácticamente no disponían de armas de fuego. A estas alturas y con un rival como Selva, tenía un duro hueso que roer.

Mi estrategia iba a ser sencilla, tratar de golpear el primero y todo lo fuerte que pudiera para que Selva no tuviera ganas de disputarme los objetivos en juego.
Hicimos los cálculos pertinentes por diferencia de prestigio entre bandas y como viene siendo habitual con los rivales a los que me enfrento, le di un buen puñado de chapas y puntos de experiencia simplemente por jugar contra mí, además de conseguir una serie de repeticiones de tiradas que me podían complicar la partida.

Desplegué a mis muchachos muy centrados en la mesa, aunque divididos en tres grupos, uno central con dos de mis chicos más duros, Clint y Jinete, que serían los que harían valer su fuerza en el lado derecho de la mesa, en el lado derecho dejé a Callahan con su lanzaarpones y otra de mis pandilleras armada con arco, para que ayudasen a mantener ese flanco seguro a base de disparos. Mi lado izquierdo capitaneado por Betty incluía al resto de mis chicos.







Turno 1:

“Clint estaba seguro que aquellos mierdas del V Reich venían a por ellos. – Joder, joder, joder.., la culpa era suya, sabía que tenía que haberse movido antes, que no debería haberse quedado tanto allí -, ya había demasiado kíes que sabían que estaban por la zona y sabía que existía el riesgo de que viejos enemigos quisieran aprovechar la situación y sorprenderles con la guardia baja.
Ahora tocaba solventar el error y golpear a aquellos fulanos, hacerles retroceder dándole lo suficientemente duro antes de que la tormenta se les echase encima “


Aproveché mi primer turno para hacer que mis chicos avanzaran dispuestos a hacerse con los objetivos en disputa, mi intención era avanzar todo lo posible sin arriesgarme a dejar expuesto a alguno de mis pandilleros.







En uno de los movimientos de mi rival, se presentó una oportunidad que no pude dejar escapar, Dr. Dree, uno de los muchachos del V Reich se colocó en plena línea de tiro de Callahan…, el pobre bastardo creía que un barril iba a ser cobertura suficiente contra su lanzaarpones…

“Callahan parapetado tras su cobertura se limitaba a observar los movimientos de los rivales que tenía enfrente, vio como éstos corrían de cobertura en cobertura, pensando que éstas les protegerían de cualquier flecha que les lanzasen sus rivales. Con lo que no contaban era con que el bueno de Callahan había logrado hacerse con lanzaarpones que pensaba estrenar ese día. Con un pequeño esfuerzo, tensó los músculos de sus brazos alineó el cañón del arma con el bidón tras el que se ocultaba su rival y apretó el disparador del arma

-   ¡Fuasssshhhhh…, crackkkk!, el arpón atravesó el bidón y empotró a Dr Dree lanzándolo varios metros más allá totalmente inconsciente.”




Aunque mi rival me hizo repetir la tirada para impactar, no pudo evitar caer ante el demoledor golpe del lanzaarpones. Con esa baja se cerró el primer turno.
 
Turno 2:

El turno se inició con la tirada de rigor para ver que ocurría en él, nos salió nube de polvo, por lo que la visibilidad se reducía hasta los 60 cm.

En la tirada enfrentada que tuvimos que realizar para ver quien comenzaba a actuar en este turno por tener ambos las mismas agilidades, yo gané la tirada enfrentada.
Aproveché esa pequeña ventaja para lanzar a Clint al combate cuerpo a cuerpo, que cargó directo contra Tupacc

“Con la tormenta ya encima de ellos, Clint decidió no contemporizar y se lanzó en una rápida carrera contra el rival más cercano aprovechando la cobertura que la tormenta les ofrecía
- Tupacc… -, trató de llamar su atención uno de sus compañeros al ver que éste no se daba cuenta de quien se le venía encima.
El aviso, en vez de ayudarle, sirvió para que se distrajese con la llamada y cuando se quiso dar cuenta, Clint se le había echado encima y de un demoledor mandoble le derribó."




Betty aprovechó su turno para cargar contra otro de sus rivales, Big Pum y le derribó en combate cuerpo a cuerpo. No contenta con la baja lograda, volvió a cargar con su última acción contra otro nuevo rival, Easy E, al que también derrotó en combate, no por nada es la mejor luchadora cuerpo a cuerpo de mi banda.





“Betty después de tumbar a sus dos rivales en una encarnizada lucha cuerpo a cuerpo, echó una mirada a su alrededor para ver si había algún peligro cercano. Cuando descubrió que no lo había, limpió la sangre de su espada en la ropa de Easy E, se agazapó y esperó a que otro rival se cruzase en su letal camino. “
El turno lo cerró Selva haciendo avanzar a 50c por el flanco izquierdo de la mesa y jugándosela disparó contra Bronco Billy al que tumbó de un disparo".





Turno 3:

La tirada para ver que ocurría con la tormenta de polvo redujo la visibilidad a 30 cm, lo que obligaba a tener que combatir de cerca

En esta ocasión el turno lo comienza Selva y dispara contra Betty, a la que no logra abatir. Jinete Pálido ve como por el centro se acercan dos de esas aberraciones experimentales del V Reich, así que sin pensárselo dos veces se lanza al combate convencido de que logrará tumbar a aquella bestia…

“Jinete Pálido utilizó el impulso de su carga y descargó su maza contra el deplorable ser que se acercaba renqueando a él. Golpeó una, dos, tres veces…, estaba convencido de que ya estaba hecho…, pero ese engendro parecía no acusar los golpes y comenzó a devolver los golpes. Todos los que Jinete colocaba en su rival parecía que no les afectaran, mientras que tan sólo con que su rival le alcanzara a él una vez…”

En fin, que esta vez mi rival me hizo repetir tiradas y tuve la mala suerte de que ganó él, los dados no me acompañaron a la hora de herir y Jinete cayó ante los golpes del Subhumano.

Betty lanzando un aullido de rabia se lanzó contra el subhumano más cercano que tenía, ensartándolo de lado a lado…, pero el engendro se limitó a volverse con una mirada vacía y lanzó sus garras contra ella, le agarró por el cuello y comenzó a apretar y apretar hasta que le hizo perder la conciencia. Con Betty tuve unas tiradas nefastas y por tres veces el subhumano se zafó de mis ataques y en el último, saqué una tirada horrible que me hizo perder el combate y que mi rival tumbase a Betty.

Maldita sea, con la buena pinta que tenía la partida la final del segundo turno, en el tercero, con todo a mi favor, las minis rivales que creía más débiles y que menos lata me iban a dar, era precisamente las que me estaban complicando la partida.

En ese momento controlaba 3 objetivos y estaba disputando otros 2, tenía que acabar con aquel destrozo del centro del tablero en el siguiente turno.


Turno cuatro:

Volvimos a hacer tirada por escenario y el terreno pasó de normal a chungo.

Inicié el turno dispuesto a corregir el rumbo del anterior, así que lancé a mi peso pesado al combate cuerpo a cuerpo. Sin pensárselo dos veces, Clint cargó contra el subhumano que tumbó a Betty y ésta vez ya puesto sobreaviso de lo duros que eran esos engendros, desató una tormenta de tajos contra el subhumano hasta que logró doblegarlo.



Victoria por su parte disparó con su rifle, al límite de la visión que permitía la tormenta de polvo y de un certero disparo le tumbó



El turno y la partida volvían a decantarse a mi favor, así que dispuesto a acabar con los últimos enemigos del centro de la mesa, hice que Jinete Pálido cargarse contra el subhumano que quedaba en pie. Por desgracia, nuevamente los Subhumanos demostraron que los experimentos del V Reich no salieron tan mal, al menos con aquellos dos engendros. Y es que aunque parezca increíble, el subhumano ganó el combate cuerpo a cuerpo y tumbaron a su tercera víctima siendo ellos los cargados… . Desde luego fueron las estrellas de esta partida.

Por suerte, Robín decidió vengar a su compañero caído y en una corta carrera, se lanzó contra el desprevenido engendro  y tras descargarle una lluvia de golpes, logra que hinque la rodilla en el suelo y desde aquella posición de ventaja, descargó su mejor golpe contra la cabeza de la bestia, haciendo que saliera disparado hacia un lado totalmente sin sentido.

En ese momento, Selva con tan sólo un par de sus chicos en pie, decide retirarlos hacia su zona de despliegue, donde conservaba un objetivo. Yo por  mi parte y en vista de que mi rival me dejaba el resto del terreno para mí, decidí no presionarle, había tenido 4 bajas esa partida y no quería arriesgar más de mis chicos por lograr tumbar otro de mis rivales.
Hicimos las tiradas para ver cuántos puntos nos daban los objetivos controlados y quedamos 13 – 2

“Buffffffffffff…, Clint exhaló y se doblo sobre sí mismo tratando de recuperar el aliento después del reñido combate y la asfixiante nube de polvo que les rodeaba.
Había estado demasiado justa la cosa y el único culpable de haberse visto pillado en toda aquella mierda era él. Sabía que tenía que hacer caso a su instinto y no volvería a permitir que eso volviera a ocurrir y le pillaran con la guardia baja.
Cuando la tormenta de polvo pasó y su gente estuvo lista fue capaz de caminar, a pesar de los aparatosos vendajes que algunos de ellos lucían, decidió que era hora de moverse. No le volverían a buscar las cosquillas más bastardos del V Reich, esos fulanos parecía que se la tenían jurada a él y sus chicos. Por el de acuerdo, si querían guerra, guerra es lo que iban a tener.”











madrid *
 
     
     

Re:Punkapocaliptyc: Clint "el Guapo", nuevas aventuras en el Páramo Desconectado Abrasapuentes
Cabo (456 mensajes) #6. 03 Mar 2018, 15:28

Séptima partida Liga: Agente Tóxico

“Clint y sus chicos continuaban su largo camino de vuelta al nuevo KFC que habían abierto en torno a las murallas de Puentechatarra. Consideraba que su banda ya estaba lo suficientemente bregada como para enfrentarse a lo que quiera que pudieran ponerle por delante, desde luego esa había sido su intención cuando se echó al Páramo con sus nuevos kíes. Había salido de Puentechatarra con un puñado de novatos incapaces de valerse por sí solos en la baldías tierras del Páramo y ahora volverían convertidos en auténticos kíes curtidos.

En vista de lo bien que estaban saliendo las cosas y el botín que habían logrado reunir a base de rapiñar a la peña que se cruzó con ellos, más todo lo que pudieron recuperar de la fracasada caravana comercial de Baronesa, el taimado Clint decidió que no se la iba a jugar, durante el día acamparían a resguardo de las miradas indiscretas y por la noche se dedicarían a desandar el camino hasta casa, seguramente así tardarían más tiempo, pero las posibilidades de encontrarse con enemigos serían menores. A la peña la noche no le suele parecer un buen momento para andar deambulando por el Páramo…, bastante jodido resulta durante el día, como para andar por ahí de noche sin ver que cojones se te acerca en la oscuridad deseando clavarte sus garras, colmillos o peor aún…, robarte lo justamente saqueado en el Páramo.

Las dos primeras jornadas de camino de retorno transcurrieron sin muchos sobresaltos, durante el día, mientras los kíes descansaban a resguardo en unos salientes rocosos y en el lecho seco del cauce de un río, los centinelas que puso, no informaron de nada preocupante. Tan sólo señalaron que les parecía haber escuchado a cierta distancia lo que parecía ser un motor.

En un principio Clint no le dio más importancia al asunto, le dijo a sus chicos que estuvieran más atentos, no creía que estuvieran haciendo una batida tratando de localizarles, más bien sería un explorador solitario de alguna banda tratando de encontrar alguno de los restos de la cagada comercial de la Baronesa. Si aquel fulano que estaba por allí fuera se cruzaba con ellos, no le dejaría escapar de rositas, no sea que les fuera con el cuento a sus colegas. Si podía evitar un enfrentamiento que no le reportase ningún beneficio, lo haría, ya que no tenía sentido malgastar un buen puñado de balas ahuyentando a cualquier mierdecilla en busca de un poco de gloria.

Tras la tercera noche de travesía desde que decidieron regresar a casa, cuando el sol comenzaba a despuntar en el horizonte, Victoria, la kíe que había demostrado que era la mejor exploradora de su grupo, volvió a la carrera de la avanzadilla que siempre mantenía por delante del grupo, vigilando que por delante no tenían ninguna emboscada esperándoles.

-   Jefe…, tiene…, pinta…, de…,- trataba de hablar al tiempo que se doblaba sobre sí misma mientras recuperaba el aliento-

-   Clint levantó su mano en alto pidiendo a su gente silencio -. Abríos y poneos en guardia -.Mientras sus kíes amontonaban los bultos que cargaban a los pies de la roca en que se había parado el grupo, antes de comenzar a desplegarse aprovechando el terreno para cubrirse, Clint espero a que Victoria recuperase el aliento…

No tuvo que esperar a que le dijera nada…, ahora el ruido de una moto se escuchaba cada vez más claramente. Un vistazo a Victoria y un asentimiento de ésta fue todo lo que hizo falta para confirmar sus sospechas

Clint hizo visera con su mano, en lo alto de una pequeña loma, a distancia de una péquela carrera, vio detenerse a la destartalada máquina. El piloto sin bajarse de su cacharro sacó un pequeño telescopio que llevaba metido en la caña de su bota y enfocó directamente hacia su grupo…

-   Ocultaos lo mejor que podáis gruño Clint -, el mal ya estaba hecho, les habían localizado, ahora tocaba no ponerles las cosas fáciles a cualquiera que fuese el que tuvieran enfrente, que no supieran sus números, algo que jugaría a su favor. Tal vez si les viesen como una presa fácil, atacarían de forma confiada y eso supondría su perdición.

El motorista después de un breve momento observándoles sacó una pistola lanzabengalas  y disparó una roja al aire. Instantes después, al otro lado de la pequeña loma se alzó otra bengala roja.

-   Sangre negra jefe – dijo Victoria con el resuello ya recuperado – Al otro lado de la loma hay una hondonada tomada por un puñado de esos tarados. Está llena de charcas tóxicas y en medio de ellas hay un montón de cajas con la marca de la Baronesa…, esos bastardos han localizado parte de su cargamento
Clint permitió que su sonrisa lobuna asomase a su cara. – Poneos las máscaras de protección contra la contaminación, hay trabajo que hacer…”


En esta partida las cosas se me iban a poner serias, tenía por delante unos Hijos de la Sangre Negra bien preparados, contaban con un lanzallamas y una moto que me podía dificultar mucho conseguir puntos en este escenario. Jugando el escenario “Agente Tóxico”, en el que hay 9 objetivos a controlar, mi intención era controlar los dos de mi zona de despliegue que me aportan 1 punto por turno cada uno de ellos y tratar de controlar los cinco centrales, cuatro de ellos que proporcionan 2 puntos al final de cada turno si los controlas y el central que puntúa 3.

Ya estábamos en la séptima partida de la liga y por los buenos resultados de las anteriores, me estoy jugando la cabeza de la liga regular junto a un par de participantes. Así que si no quiero despegarme de la lucha por los primeros puestos, tenía que sacar un buen puñado de puntos de objetivos, eso iba a implicar echarme hacia delante y arriesgar minis frente a una moto que aporta mucha movilidad a mi adversario y puede dedicarse a cazar a mis chicos que se queden aislados del resto de la banda, al tiempo que me toca estar atento a no apelotonar mucho a mi gente para que no me fría a varios de mis chicos con su lanzallamas.

Así que de inicio, mi idea para jugar la partida es lanzarme a por los objetivos centrales, mantener los 2 de mi zona de despliegue y aprovechar mi superioridad a distancia para tratar de evitar que el lanzallamas y la moto se acercasen mucho a mi gente, que trataría de separarla lo suficiente para no ponérselo fácil al lanzallamas al tiempo que estuviesen lo suficientemente cerca para poder apoyarse de cara a una carga de la moto.

A la hora de hacer las tiradas para ver quien se quedaban con qué lado del tablero, ganó la tirada mi rival y el decidió el lado de la mesa en el que prefería desplegar. Mi rival desplegó con gran parte de sus minis escorados en el derecho de la mesa según mi puesto de vista, dejando en el extremo izquierdo uno de sus chicos controlando uno de los objetivos de su zona de despliegue, apoyado por la moto que podría hacer rápidas incursiones por ese lado de la mesa.



Despliegue de mi rival con sus chicos a cubierto detrás del camión

Por mi parte traté de contrarrestar su despliegue con un nutrido despliegue de mis chicos en el centro, que se lanzarían a conseguir objetivos, mientras mis tres mejores tiradores les protegían desde las alturas: Victoria, Bronco Billy y Robin. Al tiempo que colocaba a mis dos novatos, Kowalski y Higwway a controlar los objetivos de mi zona de despliegue.



Mis chicos desplegados en el centro de mi zona de despliegue, ellos lucharían por hacerse con el control de la mesa y darme la partida



Robin subido al cartel publicitario, él tendría que disuadir al motorista rival de campar libremente en ese flanco



Bronco y Victoria dispuestos a cubrir a sus compañeros

Decir que por cómo estamos jugando nosotros la campaña, miramos la diferencia de prestigio entre bandas y mi rival además de sacarse un buen puñado de chapas extras y puntos de experiencia para sus chicos, obtuvo una serie de repeticiones de tiradas que podía obligarme a hacer.

Turno 1:

-   Brummmmmm, Brummmmm…-, se escuchaba el rugir del motor del cacharro que llamaban moto aquellos mierdecillas. Aquel mamón no dejaba de darle caña a la moto acelerando continuamente para tratar de meterles el miedo en el cuerpo. Clint se levantó la máscara de protección contra la contaminación y escupió al suelo.

-   Dos balas extras al que tumbe al mierda de la moto…, me revientan los chulomierdas esos que no paran de meterle puño a sus motos
De pronto un par de cortas ráfagas de fuego se alzaron en el aire detrás de la oxidada caja de un camión abandonado. – Fshhhhhhhhhhhhhh, Fshhhhhhhhhhhhhhh…  - La hostia…, susurró Clint-. Otras dos balas al que tumbe al zumbado del lanzallamas…, y tres al que me traiga ese cacharro.

De pronto Clint vio como la peña de la Sangre Negra se ponía en marcha delante suya

-   Atentos y a por ellos-, gritó antes de calarse la aparatosa máscara anticontaminación que le dificultaba tanto la visión y casi le impedía comunicarse con  sus kíes si no era a gritos y sólo con aquellos más cercanos a el. Le hizo un gesto a sus tiradores y éstos les respondieron alzando sus armas por encima de sus cabezas. Más valía que aquellos cabrones no le defraudasen y mantuviesen alejados la moto y el lanzallamas de él y el resto de sus compañeros o las iba a pasar jodidas.”


Le cedí la iniciativa a mi rival, que comenzó moviendo a todos los chicos que tenía en el lado derecho de la mesa, que saltaron unos pequeños obstáculos que había en su camino y trataron de usar sus dos turnos para colocarse lo más a cubierto posible, detrás de unas precarias chabolas de los disparos de mis chicos. Dejó tan sólo atrás sólo a uno de sus chicos puntuando el objetivo que tenía en aquella zona. En el otro extremo de la mesa, avanzó un poco a su moto y dejó a otro de sus kíes controlando el segundo objetivo de su zona de despliegue. La moto optó por una táctica conservadora esperando a ver cómo evolucionaba la partida para atacar cuando le fuese más favorable.



Cuando mi rival finalizó, me tocaba a mí el turno de actuar. Lo primero que hice fue correr con Clint, Callahan, Betty, Viktoria y Jinete Pálido para tratar de controlar los cinco objetivos centrales. Debido a que se trataba de una zona chunga, tuve que realizar las tiradas oportunas para ver si lograba que mis muchachos realizasen sus movimientos normales y podían llegar a controlar los cinco objetivos. No todas las tiradas me fueron favorables y sólo logré controlar 4 de aquellos objetivos.
Llegaba la hora de tratar de hacer algo con mis tiradores, así que miré quien tenía línea de visión y tan sólo Victoria podía hacer algo.

“Victoria no se puso aquella jodido máscara contra la contaminación, era enorme, incómoda y no le dejaba ver bien . Lo tenía claro, ella se iba a encaramar a lo alto de aquel viejo depósito y desde allí tumbaría a cualquier mierda que se pusiera a tiro. Se llevó con ella Bronco y señaló a Robin una vieja valla publicitaria para que se encaramase a ella y disuadiera al motorista de avanzar libremente por ese flanco.
Apenas llegó a su posición cuando Clint les gritó para indicarles que todo estaba a punto de comenzar. Ella levantó su rifle por encima de la cabeza en señal de asentimiento.

Fijándose donde se suponía que estaban sus rivales y vio como un puñado de ellos salían detrás de la protección de los restos de un viejo camión oxidado. Realmente se trataba de un disparo muy largo, así que preparó su rifle, se llevó la culata al hombro y comenzó a seguirlos con el cañón de su rifle…, eligió como blanco de su disparo al Guardián de la Llama de aquellos kíes. Sabía que era el que dirigía a aquel grupo de fanáticos y si lograba tumbarlo, el resto se vendrían abajo enseguida…
Cuando los primeros de aquellos fulanos lograron ponerse a cubierto entre aquellas cuatro maderas mal puestas que alguno llamaría “chabolo”, disparó tratando de cazar a su presa antes de ponerse a cubierto…


-   Joder… -, Victoria no se tomaba muy a bien fallar un disparo, aunque fuese porque uno de aquellos tronados se hubiese interpuesto en medio del disparo para proteger a su líder.”




Primera víctima de la partida

El disparo de Victoria parecía que iba a lograr impactar a su objetivo, pero un Quemado se interpuso en la trayectoria de la bala, sacrificándose para que su líder pudiera seguir su carrera sin percances. Mi rival me hizo repetir la tirada para impactar y para herir, pero las volví a superar de nuevo.  Bueno, al menos había conseguido la primera baja de la partida.
Al final del primer turno, el tanteo se inclinaba claramente a mi favor, 11 puntos de victoria frente a 2 de mi rival, (tenía controlado los dos de mi zona de despliegue, tres centrales de 2 puntos y el central de 3 puntos), mientras que mi rival sólo controlaba los dos de su zona de despliegue.

Segundo Turno:
“Clint echó la vista hacia atrás y vio que sus chicos habían logrado controlar la mayoría de los objetivos centrales de la mesa…, bien, tenían que hacerse con aquellas cajas para ver que contenían, pero eso sólo podrían hacerlo después de deshacerse de aquellos fulanos. Con un gesto de la mano indicó a sus enmascarados compañeros que se encargasen de aquellos Sangre Negra que se acercaban con la intención de arrebatarles lo que consideraba en justicia que les pertenecía a ellos.

Cállahan no se hizo de rogar, afianzó los pies y apretó el disparador del pesado lanzaarpones, tomando nuevamente como objetivo al Guardián de la Llama. El pesado arpón salió disparado con un ruido endiablado, directo contra aquel tronado con la llama en la punta de aquel palo, pudo ver cómo se le empalidecía la cara al notar que aquella enorme vara iba dirigida contra él y le traspasaría de lado a lado…, pero el otro de los Quemados de la banda que seguía en pie se puso en la trayectoria del arpón. Éste impactó en el pobre desgraciado que salió disparado hacia atrás dando tumbos. Bueno…, no era a quién él había disparado, pero no dejaba de ser otro fulano que caía ante aquella arma a la que tanto gusto le estaba pillando desde que se la arrebató a aquel cahatarrero.”
Aunque me rival me hizo repetir la tirada para impactar, no pudo impedir que su segundo Quemado fuese retirado como víctima.




Callahan saca partido al arpón rapiñado...

Después de aquel inicio tan prometedor de turno, opté por ir sobre seguro y eliminar a cuantos más Sangre Negra pudiera con mis mejores tiradores, para luego en función de los que quedasen, ver lo que hacía, (principalmente quería tumbar un par de tipos antes de disparar al lanzallamas con el resto de mis kíes sin nadie que le pudiera cubrir). Así que Victoria eligió como objetivo al fulano que llevaba aquel bidón explosivo entre las manos…
“Victoria vio como otro tipo se interponía en el disparo que realizó Callahan contra el líder de aquella tropa. Así que decidió que cambiaría de estrategia… De pronto se fijó en uno de aquellos fulanos que estaba preparando un cóctel molotov para lanzárselo a sus compañeros, sin pensárselo dos veces, apuntó y disparó... Y…, LA MADRE QUE LO PARIOOOOOÓ…
El disparo impactó en el cóctel molotov que el tipo tenía ya preparado, con el trapo encendido y todo…, de pronto aquello explotó generando una enorme llamarada que le devoró a él y a los compañeros que tenía a su alrededor…
Cuando la llamarada desapareció vieron una enorme mancha quemada en la que había 4 Sangre Negra tirados en el suelo totalmente fuera de juego: el propietario del cóctel molotov, uno fulano armado con maza, otro con pistola…, y el tipo del lanzallamas
Los gritos de júbilo de sus compañeros se alzaron por todo el campo de batalla, de un solo disparo había tumbado cuatro rivales”




Un disparo que dará mucho que hablar en el Páramo...

Y básicamente con aquel afortunado disparo, a pesar de las tiradas de repetición que me obligó a realizar mi rival, finalizó la partida, acababa de comenzar el segundo turno y había perdido a 6 de sus chicos, mientras que a mí me quedaba la banda intacta, con casi todos mis chicos aún por actuar y bien posicionados para controlar los objetivos.
Le propuse a mi rival terminar en ese momento la partida para evitarle males mayores a su banda de cara a la continuación de la Liga. Él aceptó retirar a sus chicos y yo me limité a sumar los puntos de objetivo sin tratar de hacer nada más. Por desgracia como el lanzallamas se había visto envuelto en la deflagración, no podía rapiñarlo por considerar que estaba afectado aún por el fuego.
La partida por tanto finalizó con un tanteo de 76 – 12 a mi favor, lo que me permite obtener un buen colchón de puntos de victoria de cara a la Liga.


“Cuando vieron como aquellos fanáticos se retiraban llenos de llagas y horribles quemaduras por todo el cuerpo, Clint y sus chicos sacaron a rastra las cajas con la marca de la Baronesa…, tocaba ver cual iba a ser su justo premio por aquella magnífica escaramuza.

Clint levantó una mano. –Antes de abrir las cajas…, Victoria, elegirá la primera lo que más le guste…, te lo has ganado chica. Se hablará de ese disparo durante mucho tiempo en Puentechatarra.

Los gritos de vítores de sus compañeros hicieron sonrojar a la tiradora.”

madrid *
 
     
     

Re:Punkapocaliptyc: Clint "el Guapo", nuevas aventuras en el Páramo Desconectado Abrasapuentes
Cabo (456 mensajes) #7. 03 Mar 2018, 23:34

Bueno, tras una temporada sin subir nuevas partidas, acabo de actualizar el hilo con la 6 y 7 partida de la liga. En realidad jugué la sexta justo antes de Navidades y la séptima en enero, pero por diversos contratiempos y un poco de pereza, lo he ido dejando, lo he ido dejando y no me había puesto a redactar los informes de batalla.

Con 3 nuevas partidas a la vista, en breve jugaré las jornadas octaba a décima contra un mismo rival, que por diversas bajas de gente que estaba en la Liga de Punkapocaliptic, lleva ahora mismo tres bandas en Liga, así que no podía dejarlo correr más. Espero que disfrutéis de los informes y me  comprometo que no pasará tanto tiempo antes de que volváis a tener noticias de Clint y sus chicos

madrid *
 
     
     

Re:Punkapocaliptyc: Clint "el Guapo", nuevas aventuras en el Páramo Desconectado Gonfrask
Almirante (8675 mensajes) #8. 04 Mar 2018, 14:31

Vaya currazo de informes...muy entretenidos de leer

madrid * Sí Sí Sí Sí Sí
 
     
     

Re:Punkapocaliptyc: Clint "el Guapo", nuevas aventuras en el Páramo Desconectado Abrasapuentes
Cabo (456 mensajes) #9. 05 Mar 2018, 13:51

Muchas gracias, la verdad es que esta vez me ha podido bastante la pereza, porque la primera partida la jugué justo antes de Navidades y la segunda a finales de enero, pero entre el tiempo que le he dedicado este comienzo de año a la pintura y que realmente se me estaba haciendo muy cuesta arriba ponerme delante del ordenador un par de horas por cada informe, lo he ido dejando, lo he ido dejando…, y al final los he redactado por insistencia de la gente con la que juego y porque si jugaba las tres nuevas partidas y no hubiese colgado estos dos, estoy seguro de que no los hubiese recuperado por pura vagancia, ja, ja, ja.

Voy a terminar los de esta Liga y de cara a después de verano me replantearé si seguir haciendo informes de Punka, o probar a hacer de otros juegos. La idea cuando empecé era poner informes de partidas para que la gente que quisiera acercarse al juego pudiera ver cómo se desarrollaban las partidas. Cuando acabe esta Liga, habrá casi treinta partidas de Punkapocaliptic colgadas entre las de este año y el que viene. Así que seguramente pasaré a redactar otras cosas porque me sigue divirtiendo hacer informes de partidas. Tal vez Necromunda o si me animo con el Mechanicus, alguna partida de 40.000

madrid *
 
     
     

Re:Punkapocaliptyc: Clint "el Guapo", nuevas aventuras en el Páramo Desconectado Abrasapuentes
Cabo (456 mensajes) #10. 12 Jun 2018, 16:30

Jornada 8 de Liga:

"Los chicos de Clint tenían las puertas de Puentechatarra frente a ellos, tras el largo periplo por el Páramo por fin había vuelto a casa con sus chicos, salió con un puñado de pandilleros novatos y volvía con unos parameños duros y bregados..., sólo había una cosa que se interponía en su camino ahora mismo..., esos mierdas del V Reich.
Su odisea por el Páramo se había visto salpicada de numerosos encuentros contra peña del V Reich, Clint no creía en las coincidencias y desde luego habérselas tenido que ver con todas aquellas patrullas del V Reich que se lanzaban fanáticamente contra ellos no era una jodida coincidencia. Antes de entrar en Puentechatarra Clint quería saber de qué iba toda aquella mierda, por eso no entró directamente en el asentamiento y mandó a Victoria por delante…, una caminante solitaria que entrase en Puentechatarra a primera hora, se escurriese dentro y recabase un poco de información
A última hora del día, cuando el sol ya estaba bajo, una caminante solitaria se acercó al improvisado campamento de Clint y sus chicos. Lo hacía lentamente, con la cabeza envuelta en su turbante y el rifle colgado del hombro de forma despreocupada, con las manos bien alejadas de cualquier arma para evitar que los centinelas que rodeaban el campamento se pusieran nerviosos. Clint se permitió esbozar una media sonrisa cuando la solitaria caminante entró por fin en el campamento.

-   Me alegro de verte jefa…-, dijo Clint sin levantarse del suelo, levantando su taza de café mientras saludaba a la Coronel Sander.
-   Joder Clint…, se suponía que sólo ibas a pegarte un paseo de un par de semanas por el Páramo para foguear a los muchachos y trincar algo de lo que perdió la Baronesa…

Clint levantó la mirada de su taza de café y esbozó una sonrisa lobuna… . –Se me fue de las manos jefa -, y soltó una sonora carcajada coreada por Sander.
-   Ésta vez te has superado, la Baronesa va a soltar una buena cantidad de chapas por recuperar todo lo que habéis recuperado.
El sabueso asintió complacido antes de hacer la pregunta que le llevaba rondando desde hacía días. - ¿Te ha contado Victoria lo de nuestro pequeño problemilla…?
-   Esos mamones del V Reich…-, Sander escupió después de pronunciar aquel nombre -. Fue cosa del mierda aquel que dirigía a los AlvaReich, el zumbao ese Jonathan Adolf Meese, puso precio a tu cabeza
-   No me jodas…, ¿ese puto tronado es el que puso precio a mi cabeza…?. Cago en su puta calavera, cuando le pille le voy a reventar a hostias, todo por aquella partida de cartas.
-   ¿Por qué…?, - Sander enarcó una ceja mirándole con estupefacción.
-   Todo por aquella partida de mierda…-, Clint se encogió de hombros y palmeó su escopeta. – El capullo aquel no tenia ni puta idea de jugar al julepe y le desplumé, le saqué hasta las botas y esta escopeta, ja, ja, ja. Hablaré con él y zanjaré el asunto… -
-   Está muerto, zanjó Sander, ahora la banda la dirige su segundo, Otto Nagel –
-   Joder…, el pobre gilipollas consiguió lo que tanto tiempo llevaba pidiendo a gritos-.
-   Lo entierran mañana a primera hora en Campoflorido –
Clint sonrió, esta vez sin rastro de alegría en sus ojos.
-   Perfecto, zanjaré el asunto con el nuevo jefe y negociaré con él para que retiren el precio por mi cabeza.
Sander negó con la cabeza…,. - Joder Clint, mira que te gusta complicar las cosas –
-   Es cuestión de respeto jefa –
A la mañana siguiente, después de dejar el abundante botín reunido, Clint armó hasta los dientes a sus chicos y se encaminó hacia Campofrío, tocaba presentar sus respetos al difunto".


Tocaba jugar escenario “El mundo Perdido”, contra la banda del V Reich de Caronte, tendríamos que quedarnos cerca de las zonas de plantas para tratar de sacar puntos cada uno de los turnos, evitando de paso ser pasto de las balas del rival o de las hambrientas plantas.
Mi plan de batalla era claro, sabía que me tenía que enfrentar contra una banda que tenía unos perfiles muy similares a los míos, así que tendría que golpear fuerte y rápido para imponerme a mi rival.

Turno 1:

“Polvo al polvo, gloria para el guerrero de la luz que consagró su vida para dejar un mundo mejor, un mundo libre de esos asquerosos, sucios, repugnantes e infames mutardos de mierdas…”. Otto, el nuevo mariscal del AlvaReich, estaba poniendo en juego toda su elocuencia para ganarse a su banda como nuevo jefe.
Allí estaban enterrando a su anterior Mariscal en aquella mierda de zona de Campofrío..., joder si estaban al lado de la zona donde enterraban a aquellos mutos asquerosos. Mierda, mierda, mierda..., si el Mariscal levantara la cabeza, se volvería loco, aunque lo cierto es que gran parte de la culpa de que estuvieran así era de ese loco fanático. El mamón se volvió loco con aquella partida de cartas..., joder apostó un montón de balas que no eran suyas, pertenecían al Reich, palmó un par de armas e incluso sus botas... Me cago en la puta, ¿cómo se le pudo haber ido así la pelota...?.
Mierda, cuando se presentó el Fieldmarical para inspeccionar a su gente tuvieron que meterle una bola para que no les pegaran un tiro allí mismo. Jonathan Adolf les vendió la moto de Clint y sus chicos habían asaltado la armería de su campamento y les había desvalijado.
Cago en su vida, rezaba porque alguna de las bandas del V Reich se cruzasen con aquel cabrón y le dejaran seco... Los rumores corrían como la pólvora por el Páramo, habían escuchado que Clint se había cruzado con tres o cuatro grupos del V Reich y los había destrozado.

El muy desgraciado se dejó matar y ahora cargaba él con aquel marrón. Le tocaba enterrar al muy bastardo, pero no tenían más que un puñado de chapas, habían caído en desgracia después de aquella mierda. De las armerías de Fuerte Germania no les llegaban ni balas, ni máscaras, ni equipo de ninguna clase. No permitieron que enterrasen a al Mariscal en la zona que tenía el Reich reservada en Campofrío. Tuvieron que juntar las chapas que pudieron entre los de la banda y sólo pudieron pagar aquella mierda de agujero, cerca de la zona pantanosa del cementerio donde enterraban a los mutos.

Coño..., si hasta las putas plantas se agitaban como con vida y cada cierto tiempo había que achicharrar la zona con lanzallamas para que no lo cubriesen todo.

Su enfervorecido discurso murió de golpe en sus labios, su mirada que estaba paseando entre sus hombres allí reunidos, se fijó de golpe en un grupo de pandilleros que se dirigían hacia ellos… . – Joooooooooooder…, Clint  y sus chicos- , musitó interrumpiendo su discursos. Sus muchachos se volvieron siguiendo la mirada de su jefe. Una brillante idea se comenzó a filtrar en su cabeza, si lograba tumbar a aquel bastardo de Clint, se ganaría el respeto de sus chicos y de sus jefes, podría darle la vuelta a todo y desde luego el cabrón no podría contradecir la versión de Jonathan Adolf..., aquella era su oportunidad...

-   ¡Por Jonathan Adolf Meese, honrad la memoria de nuestro Marical y matad a ese cabrón!”






                                           "Despliegue de los muchachos de Clint"

Dispuesto a comenzar fuerte, lancé lo mejor que tenía contra mi rival, sabía que por las normas de nuestra campaña, mi rival por la diferencia de prestigio iba a contar con 10 repeticiones de tiradas por la regla “David contra Goliath” que estamos aplicando. Mi objetivo era obligar a mi rival a gastar cuanto antes esas tiradas de repetición y si era posible llevarme por delante a cuantos más bastardos del V Reich pudiera, para que no pudiera devolver los golpes.

“En cuanto Viktoria vio como la gente de Otto se desplegaba de la sepultura que estaban rodeando, se acuclilló detrás de una lápida, y disparó su rifle contra uno de aquellos fulanos que se desplegaban en todas direcciones, tomó como objetivo a Dieter Volen, pero su disparo se estrelló contra una de las lápidas que se interponían en su camino.
Victoria al ver que su hermana se escoraba a la izquierda, se escoró a la derecha eligiendo otro blanco. Siguió con la mirada a uno de aquellos fulanos, posando rodilla en tierra y apoyando el cañón de su rifle en una lápida disparó instintivamente contra una figura que pasaba corriendo frente a ella. Martin Lawrence no logró llegar a la cobertura antes de que la bala encontrase su objetivo y le tumbase
.



                                   "Martin Lawrence cae abatido por un certero disparo de Victoria"

La primera sangre era para los chicos de Clint.

"Harry Callahan, no se molestó en ver si aquellos tronados del V Reich corrían a buscar coberturas, aquello no le importaba nada a él y a su pequeño “Abrelatas”. Disparó su lanzaarpones que atravesó varias lápidas destrozándolas a su paso, hasta que finalmente alcanzó al bastardo al que estaba disparando…, “El viejo” salió volando, lanzado dando tumbos totalmente inconsciente por la fuerza del impacto.”



                                    "Harry Callahan y su fiable lanzaarpones imponen su ley"

El resto de mis chicos continuaron avanzando buscando pillar objetivos desde los que puntuar y presionar a la banda rival para abrir hueco en sus filas y lograr llegar hasta su zona de despliegue.
Los chicos del AlvaReich tratan de desplegarse buscando posiciones ventajosas desde las que contraatacar . El doctor Freidich, trató de parchear a Lawrence y volver a ponerlo en pie, pero tan sólo logró taponarle la herida para que no acabase desangrado, pero desde luego, aquella escaramuza había terminado para él



"Bronco Billy controla una zona infectada por plantas mientras Betty y Clint continúan su avance"

Turno 2:

“Pálido se dedicó a avanzar buscando el combate cerrado, sabía que sus chicos se encargarían de despejarle el camino a distancia. Ellos eran el yunque contra el que se estrellaban sus enemigos, mientras que Betty, Clint y él, eran el martillo que machacaban toda oposición.

Él era un profesional de lo suyo, sabía economizar sus movimientos al máximo, sus carreras eran cortas y medidas, buscando cada cabertura, acercándose implacablemente a sus enemigos. Cuando localizó a uno lo suficientemente cerca para lanzarse a por él, no lo dudó. Se lanzó a por dos soldados del V Reich que se mantenían cerca apoyándose el uno al otro.
De un mandoble tumbó a Lars, y se lanzó a por su otro compañero, Albert Durero, antes de que le diese tiempo a rehacerse y buscar venganza por su compañero caído, pero no fue lo suficientemente rápido como evitar caer abatido también ante Pálido



Clint se lanzó por su parte a un encarnizado combate en el centro del cementerio, se trabó en combate con dos enemigos, derrumbánolos uno detrás de otro.



                                                                   "Clint impone su ley"

Enrich trató de frenar a Clint y vengar a sus compañeros, así que se lanzó a por él sin pensar en las consecuencias. Un luchador experimentado seguramente hubiese logrado aprovechar la situación de haber pillado por sorpresa a su rival, pero Enrich no estaba lo suficientemente bregado, y Clint logró sobrevivir a dos turnos de asalto. Para finalmente en el siguiente turno abatirlo cuando la veteranía se impuso a la fuerza arrolladora de la juventud
Callahan por su parte, después de recargar su lanzaarpones, disparó sin apuntar a otro de los muchachos de Otto, un fulano llamado Max, al que tumbó sin preocuparse por los sitios en los que trataba de ocultarse para evitar que lo tumbasen. Tal vez su escondrijo le hubiese salvado de una bala, pero no de un lanzaarpones".


Betty logra llegar al combate cuerpo a cuerpo y tumba a otro enemigo, un pobre novato llamado Dieter, que no tiene nada que hacer frente a una bregada rival como Betty.



                                        "Betty se dedica a cubrir las espaldas de Clint"

Jinete Pálido cumple también con su parte del plan y se lanza al combate cuerpo a cuerpo contra otro de sus rivales. -"¡Cuidado Emil...!- , gritaron para avisar al fulano de la que se le venía encima, pero nada le había preparado para la que se le venía encima y Jinete Pálido logró tumbar al pobre desgraciado.

Turno 3:

Clint decidido a terminar rápido con aquella escaramuza, hizo valer su superior preparación y experiencia para imponerse al rival con el que continuaba trabado, Enrich no pudo hacer nada para evitar acabar derribado.
Jinete Pálido por su parte trató de disparar contra el nuevo Mariscal tratando de zanjar el asunto por la vía rápida, muerto el perromorfo, se acabó la rabia. Pero el bastardo evitó el balazo y respondió contraatacando, se enzarzaron en un combate a cara de perro, destrozándose el uno al otro a golpes, hasta que ambos caen noqueados...



"Pálido cae vencido por las heridas, tras lograr tumbar al Mariscal rival"

Betty tumbar a otro rival, un tal Barthel que trata de huir de él, pero no se zafa lo suficientemente rápido como para evitar acabar hecha papilla.



El resto de la partida se limitó a mi rival tratando de parchear a alguno de sus caídos con su médico sin mucho éxito, mientras yo me dedicaba a controlar a distancia a sus pocos supervivientes, evitando que se acercasen a los objetivos que yo estaba controlando.

"Clint se acercó hasta el lugar en el que estaba tirado Otto, lo hizo con total tranquilidad, con su escopeta amartillada. Se acuclilló con toda la calma del mundo hasta ponerse a la altura de sus ojos, le colocó el cañón justo en el centro de su frente y se quitó la máscara con la que se cubría la cara cada vez que entraba en combate.

- ¿Sabes quien soy?-

Otto asintió con la cabeza

- ¿Sabes por qué estoy aquí...?-, un nuevo asentimiento de cabeza. Esas eran las conversaciones que le gustaban a Clint, directas y al grano. - Me gustaría que me contases por qué tú y yo necesitamos mantener esta charla...

Otto negó con la cabeza, Clint se limitó a apretar el gatillo de su escopeta, -¡click!-, sonó el arma descargada. Con toda la tranquilidad del mundo introdujo una mano en el bolsillo de su guardapolvos, extrajo un cartucho para su escopeta y con toda la lentitud que pudo, lo introdujo en ella y accionó la corredera del arma. - La siguiente respuesta errónea acabara contigo compartiendo agujero con tu viejo Mariscal, ¿entendido?-.

Tras diez minutos y dejar un pequeño charco de meado creciente extendiéndose debajo de Otto, todo quedaba aclarado. Era una puta locura de historia..., aquel maldito loco le había metido en un buen marrón. Tendría que hablar con Sander para que solucionase toda aquella mierda si no quería que una turba de locos fanáticos le cosiesen a balazos el día menos pensado

Y todo por una mierda de partida de cartas..., tenía cojones la cosa..."


La partida finalizó con 26 - 8 a favor de Clint y sus chicos.

madrid *
 
     
     

Re:Punkapocaliptyc: Clint "el Guapo", nuevas aventuras en el Páramo Desconectado Abrasapuentes
Cabo (456 mensajes) #11. 12 Jun 2018, 16:41

Jornada 9 de Liga: Escenario "Cementerio de mascotas:

"Clint se estaba sacudiendo la tierra de su guardapolvos después del enfrentamiento que acababa de tener contra los muchachos del AlvaReich. Esperaba que esos tarados hubiesen recibido alto y claro el mensaje: "No nos toques las narices y no acabarás con una bala en las rodillas". Mientras sacaba de uno de los bolsillos de su guardapolvos un par de cartuchos para recargar su escopeta, seguía con la vista como los muchachos del V Reich se retiraban del lugar de enterramiento de su anterior Mariscal, dejando el responso del pobre bastardo a medias. Por Clint así estaba bien, que se pudriera en aquel agujero.

Su gente comenzó a reagruparse en torno a él. Tenía narices la cosa, ¿cómo demonios se le habías ocurrido a esos mamones enterrar a su Mariscal cerca de aquellas plantas de mierda...?. En fin, daba igual, aquello ya estaba solucionado, ahora tocaba volver a casa...

- Bruuuuuuuuu...-, coooooooño..., pero ¿qué cojones...?-. Un nuevo y aterrador bramido se resonó por todo el cementerio. - No me jodas...

Una enorme mole avanzaba renqueante hacia las muros del cementerio, lanzando desgarradores bramidos, se aproximó al muro y lo traspasó como si fuera papel, lanzando una lluvia de cascotes a su paso. La enorme bestia avanzaba directa hacia las plantas que rodeaban la tumba del mariscal en la que ellos se habían estado partiendo la cara hacía tan solo unos instantes.

- Jefe..., ¿eso no son...?
- Me cago en la leche...-, murmuró Pálido, - son olivantes...-, tenía los ojos desorbitados, no se podía creer que aquella bestia hubieran irrumpido de golpe allí.

- Bruuuuuuuuuuuu, bruuuuuuuuuuu...-, un nuevo bramido se unión al primero y pronto se les unió un tercero a aquel coro estremecedor y desgarrador.

Clint no sabía que demonios estaba ocurriendo allí, sólo sabía una cosa, aquellas bestias moribundas parecía que de alguna manera se sentían atraídas por aquellas malditas plantas. Las perlas de esas malditas bestias valían una fortuna

- ¡Doble paga a aquel que me traiga una perla!-, gritó Clint. - No dejéis que nadie más se acerque a esas bestias, todo el premio será para nosotros-."


Buenos, esta vez tocaba jugar el escenario "Cementerio de mascotas", 4 mojones de olivante que podían contener perlas, si sacabas 1-4 en un dado de 10, si sacabas 5 o más, se agotaban los mojones. También habría 3 olivantes en el centro de la mesa, una vez por acción podías poner a alguien a rebuscar en las monstruosas bestias, si sacabas 1 a 6 conseguías una nueva perla, de 7 a 9 se agotaba y con un 10 caías inconsciente debido al hedor que desprenden las bestias.

El plan para este enfrentamiento estaba claro, dejar a mis dos pandilleros más débiles recogiendo las perlas de los montones más cercanos a mi zona de despliegue, mientras que con mi gente más dura trataba de hacerme con el centro de la mesa para saquear a placer los olivantes, al tiempo que mis tiradores se encargarían de cubrir a aquellos que se atrevieran a acercarse a mis chicos mientras saqueaban a placer. Me tocaba enfrentarme contra los Chatarreros de Caronte, "La Franquicia Todo a una bala". Así que mi plan tendría que tener en cuenta un nuevo factor, evitar acercarme buscando el combate cuerpo a cuerpo con los trajes voltaicos y vaporetas, al tiempo que trataba de neutralizar los lanzaarpones de mi rival, que por experiencia propia sabía que son demoledores si son capaces de impactar.
Tendría que tener cuidado con las tiradas de repetición que tendría mi rival, así que más me valía hacer que comenzase a gastarlos rápidamente antes de que se acercasen a mis chicos y los destrozasen a base de chasqueadores y el lanzallamas que los muchachos de Todo a 1 bala había robado



"Los kíes dispuestos a ir a por todas, esas perlas no se les pueden escapar"

"- Jefe, jefe..., Robin señaló a un grupo de gente que se acercaba atraíada por bramidos de los olivantes-

Clint asintió para sí, ya le extrañaba que todo fuese a resultar así de sencillo.

- Maldita avaricia que ciega a los necios -, sentenció Clint. - Peor para aquel que se acerque a lo que es nuestro, sin piedad gente, llenad de cadáveres este sitio si es necesario, así no tendrán que cargar con ellos para enterrarlos. Pero que todos sepan que esas perlas son nuestras-.

- ¡Por Sander!-, bramó Clint y se lanzó hacía las cada vez más cercanas figuras que se acercaban a por las moribundas bestias que se habían recostado en las extrañas plantas que antes les habían atacado

- ¡Por Clint y por Sander!, gritó Betty y el resto de la banda coreó el grito mientras se lanzaban a la refriega"



Turno 1:

"Los muchachos de Todo a 1 bala, estaban despidiendo a sus compañeros Aflojabisagras Jack Humminbird que habían caído luchado contra la peña del Orfanato. El responso por aquellos compañeros caídos fue interrumpido de pronto por una balacera. Los muchachos de Todo a 1 bala, se tuvieron que parapetar tras unas lápidas esperando que toda aquella mierda pasase.

- Esos cabrones no tienen respeto por lo muertos jefe, están jodiendo el funeral de nuestros chicos-, murmuró Nautilus
- Vamos a por ellos, joder-, rechinó los dientes John Disimuler.

Los chicos comenzaron a prepararse, se trataba de una cuestión de orgullo y respeto. Así que cuando vieron salir a un montón de fulanos se pusieron en pie dispuestos a cobrar venganza, comenzaron a avanzar cubriéndose entre las lápidas, cuando de golpe..., un bramido aterrador lo paralizó todo"


"Victoria notó por el rabillo del ojo cómo unas figuras se acercaban arrastrándose amparándose en la osuridad creciente hacia los cuerpos de las abatidas bestias. Con un ligero silbido avisó a su hermana y señaló la dirección en la que se acercaba el enemigo.



"Las Vickis dominan la zona cubriendo a sus camaradas con sus certeros disparos"

Viktoria apuntó su rifle forzando la vista hasta que localizó una sombra que se movía quedamente, expulsó el aire poco a poco y disparó...
Nemó con su enorme lanzaarpones se movía con el máximo sigilo del que era capaz, cuando un silbido de bala pasó junto a su oído...

Mientras el resto de mis chicos avanzaban buscando acortar distancias y llegar al combate cuerpo a cuerpo y colocaba a mis tiradores en posiciones más ventajosas, los novatos de la banda, Mama Aiuto y Mononoke se dedicaron a rebuscar en las bostas de olivantes, logrando reunir 1 perla cada una de ellas antes de darse cuenta de que de allí no lograrían sacar nada más

- "Joder, ésto si que es estar con la mierda hasta los codos"-, mumuró Mononoke

Una segunda bala, disparada por Victoria corrigió el disparo fallido de su hermana

- ¡Nos han descubierto, todos a cubiertoaaaaaggghhhhh!"




"Nemo es el primer abatido, un lanzaarpones menos"

Turno 2:

Mi rival gastó un par de repiticiones haciéndome fallar tiradas de disparo, mis chicos estaban a distancia de carga y tocaba ablandar a la banda rival antes de poder lanzar a mis chicos con seguridad a un combate en el que ellos no estuvieran en inferioridad.

"Robin aún no manejaba con soltura el rifle que le habían dado, su confianza no era la misma que con el arco, pero sabía que era cuestión de soltarse un poco, disparar un puñado de balas y afinar su puntería. Una vez seleccionada su víctima dejó de pensar y actuó por instinto.

- Ziuuuummmm...-, la bala pasó zumbando alta, haciendo que Ron el Valirio se agazapase al escuchar zumbar la bala".


De poco le sirvió, Pálido apuntó cuidadosamente su pistola y le tumbó de un contundente disparo de su Magnum.

"- Uffffffff..., Viktoria se tomó esta vez un poco más de tiempo a la hora de fijar un nuevo blanco, acababa de desperdiciar una bala un momento antes, no podía permitirse fallar de nuevo. No con su gente allí delante, su hermana era única disparando. Cuando Victoria comentó que sólo conocía una tiradora tan buena como ella, Clint ni lo cuestionó, le dió directamente un rifle. No podía fallarles".


Y no lo hizo..., su nuevo disparo tumbó a Alberto Contador.



Robin y Victoria trataron de despejar aún más el centro del terreno con nuesvos disparoscontra un valirio y Gustavo Sápido, pero mi rival gastó un buen puñado de repeticiones para impedir que tumbara a esos dos chicos.

"Clint viendo que sus muchachos se encontraban atascados y sin atraverse a avanzar, decidió liderarlos con su ejemplo. Desenvainando su filo medio, le lanzó a la carga lanzando su grito de ataque. Se lanzó de cabeza a por uno de aquellos lanzaarpones que tanto daño podrían hacer entre su gente si no era neutralizado antes. El combate fue breve pero sangriento, nada pudo hacer el pobre chatarrero con aquel pesado equipo contra un luchador tan consumado y rápido con Clint".



"Clint acaba con otro de esos mortíferos lanzaarpones"

"Uno, dos, tres..., la bombeadora continuaba accionado la palanqueta de su arma, tratando de darle la máxima presión que fuera capaz de soportar el arma para tratar de abatir a aquel bastardo de Ron..., cuando consideró que la bombeadora estaba a tope, salió del escondrijo en el que se parapetaba y liberó la presión de su bombona..., el aire salió disparado del tanque rajando la manguera que la unía al arma..., joder, joder, joder..., volvió a esconderse en su agujero mientras se descolgaba el maldito trasto de la espalda y esperaba que no la hubiesen visto..., necesitaba unos minutos para cambiar la manguera del arma y volver a ponerla a punto"


"Clint aún estaba desclavando su filo medio, que se había quedado enganchado en los correajes del Capitán Pescainoda, cuando un alarido de guerra hizo que se volviera hacia su derecha, Nautilus, uno de los enormes chatarreros, un broncas profesional se lanzó a por él. Dejó su arma atorada, sin tiempo para descolgar su escopeta de la espalda y se colocó en posición de defensa y se preparó para recibir la lluvia de golpes que estaba a punto de desatarse. Soportó el primer embate buscando un hueco por el que poder romper la defensa de su rival, pero finalmente, tras un segundo asalto, un demoledor golpe de Nautilus superó el bloqueo de su defensa y Clint acabó inconsciente en el suelo".




"Clint agotado, cae abatido por un poderoso rival"

Un valirio avanzaba hacia mis filas, así que Kowalsky y Bronco apuntaron sus arcos hacia él y dispararon sus flechas para tratar de frenarle antes de que se acercara más y desatase el infierno sobre sus compañeros. Pero mi rival gastó nuevas tiradas de repetición logrando que mis disparos contra su chico quedaran en nada.

"Betty había estado a la espectativa, dejando que sus enemigos hicieran sus movimientos antes de descubrir sus cartas. Viendo como Clint había sido abatido y la posición tan expuesta en la que había quedado, aún inconsciente en el suelo y con tantos enemigos cerca, no se lo pensó ni un solo instante y se lanzó al combate. La gente normalmente creía que estaba loca, que era una bestia salvaje incapaz de pensar, que se lanzaba ciegamente al combate. Mientras se acercaba a Elena Chispitas con su chasqueador, se permitió esbozar una pequeña sonrisa... . Claro que le gustaba combatir por su gente, pero nunca dejaba que el combate la dominara. Cuando estaba a poco más de unos pasos de la sonriente chasqueadora, deslizó el arma que llevaba oculta a la espalda y le descerrajó dos tiros a quemarropa.



- Mejor tú que yo guapa...-"


Turno 3:

"Con el enemigo confundido y dividido Betty se hizo cargo de sus compañeros, cuando el Jefe faltaba, ella era la encargada de liderar la banda. Se trataba de algo natural, su veteranía y sangre fría le había ganado el respeto de su gente. Levantó en alto su filo medio y lanzó un desafiante alarido de guerra...

- ¡Hacedlos retroceder. Por Clint y por Sander. Por los KFC!-

Unos alaridos de conformidad se levantaron desde sus filas y sus chicos se lanzaron a darle la puntilla a aquellos chatarreros que se habían atrevido a hacerles frente"


"Jinete Pálido decidido a eliminar a un peligroso rival que acababa de derribar a Clint, se lanzó sin pensárselo a por él. El muy bastardo estaba tratando de hacerse con el filo medio de su jefe... .Si quería un filo, él le iba a dar uno...
Nautilus al escuchar un quedo ruido de pasos se incorporó dejando de lado el intento de destrabar aquel filo. Él pensaba que había reaccionado rápidamente, pero lo cierto es que no había sido lo suficientemente veloz y poco pudo hacer para frenar el demoledor barrido que le abrió un tajo en medio de su pecho, haciéndo que saliera trastabillando y alejándose del combate entre alaridos de pavor y dolor
.



"Pálido venga a su jefe abatiendo a su verdugo"

Victoria sabía que tenía que tratar de tumbar a aquel valirio al que ya había disparado, ese bastardo de John Disimuler, no podía permitirse que se acercase a una distancia capaz de lanzar su mortífera y demoledora carga. El pobre bastardo no era consciente de que su suerte se había agotado y seguía encabezonado en avanzar hasta el enemigo y hacerse un nombre en el Páramo...

Aquella bala de Victoria frenó su salto a la fama y dio con sus sueños y sus huesos en tierra"
.



"Mario Jackson, el menudo Sonda, esquivó un flechazo dirigido contra él. Mierda, las cosas empezaban a ponerse mal para los escurridizos como él, cuando los tíos grandes de la banda caían, la atención de los tíos con mala leche comenzaban a fijarse en los que quedaban y eso eran malas noticias para él y su salud... . Aquel flechazo era una señal de que había que empezar a plantearse salir de allí. Pero por donde escabullirse, lo mejor sería tomárselo con calma y elegir una ruta de escape segura..."

Desde luego, hay que tener la cabeza fría para escabullirse de un combate y no caer de cabeza en las fauces del enemigo. Pero tampoco conviene tomárselo con mucha calma y menos cuando Callahan está cerca con su lanzaarpones para desatascar cualquier punto muerto.

"Mario Jackson no supo que había ocurrido..., se despertó horas después de haber sentido un golpetazo, solo, a oscuras y a los pies de un reseco árbol retorcido. Aquellos mamones le habían debido dejar allí abandonado cuando las tornas cambiaron y salieron por patas... . Le iban a escuchar cuando les pusiera las manos encima"


"Betty decidió zanjar aquel combate y despejar la zona para que sus chicos recopilasen las perlas que pudieran de los olivantes caídos. El último tipo peligroso que rondaba cerca de ellos era aquel valirio, no se la iba a jugar, así que amartilló su pistola y tumbó a Gustavo Sápido"



"Betty termina contundentemente con cualquier intento de resistencia, una bala a tiempo es la clave"

A aquellas alturas de partida, mis chicos se habían hecho con el centro de la mesa y se habían quedado con los olivantes para ellos, mientras los pocos chatarreros rivales que quedaban en pie se dedicaban a recular y proteger las perlas que habían rapiñado de las boñigas de su zona.

La partida finalizó 9 a 3 a favor de Clint y sus chicos.

"- Bufffffffffffffff..., Clint aún estaba sentado con la cabeza entre las manos, aún no conseguía fijar la mirada después del rijostión que le había pegado aquella mala bestia. Mierda..., es estaba haciendo viejo para aquellas cosas. Aunque no quisiera reconocerlo, esa excursión por el Páramo, esa vigilia continua, ese estado de tensión constante, tantos combates seguidos, habían hecho mella en él y sus reflejos. Tal vez iba siendo hora de plantearse dejar esas cosas a los más jóvenes... .Sí, tal vez el momento de las correrías había pasado...

- Jefe...-, Betty interrumpió el hilo de sus pensamientos, levantó la visto hacia la joven y bregada pandillera, allí estaba su mano derecha, tendiendole su filo medio ofeciéndole la empuñadura. Miró los ojos de la pandillera y lo que vió en ellos le hizo temblar..., sólo había una devoción absoluta hacia él, le seguiría hasta el mismísimo infierno y lo haría no por ser su jefe si no porque...

- Viene más peña, Bettyyyyyyyy..., nos están rodeando-, gritaba a voz en cuellos Pálido

Clint se puso en pie a duras penas, se sacudió la cabeza y trató de despejar sus ideas, no podía distraerse ahora si no quería que su gente pagara las consecuencias.

- Estableced un perímetro, tiradores a posiciones elvadas, tumbad todo lo que se acerque. Los demás detrás de cualquier cobertura, no sabemos si traen armas de fuego, si se ponen a distancia de combate, rajadlos de arriba a abajo".


madrid *
 
     
     

Re:Punkapocaliptyc: Clint "el Guapo", nuevas aventuras en el Páramo Desconectado Abrasapuentes
Cabo (456 mensajes) #12. 12 Jun 2018, 16:43

Jornada 10 Liga: Escenario “Ataque”

“Últimamente los muchachos de Hello Wind estaban empezando a considerar Campofrío como su segundo hogar y es que la racha que llevaban de compañeros caídos no era muy halagüeña…, ésta vez estaban allí para despedir al pobre Edu, que había colgado la mochila definitivamente, - Joder que asco de vida -, pensaba para sí Babitas, no es que él fuese el tío más optimista del mundo, más bien al contrario, siempre tuvo fama de ser un cenizo y un aguafiestas, pero coño, para ser sinceros, esta vez tenía razón para estar tan pesimista, para ser un mutado, ya le podía haber tocado unas piernas que le permitieran brincar, o un par de brazos extras hiperdesarrollados con los que fostiar a los que se metieran con él, o unos poderes telepáticos…, pero no coño, le tenía que tocar un puto cuerpo de babosa. Y últimamente las cosas no le iban demasiado bien con la peña de su banda, en lo que llevaban de año ya habían enterrado a Bruno “el Babas”, y ahora al Edu.

No es que Babitas sintiera mucho la pérdida de aquellos muchachos, incluso entre los mutardos él no tenía mucho predicamento, se había unido a aquella banda porque desde bien nano, aprendió que la mejor manera de mantenerse de una pieza era moverse con otros mutardos, para que ningún iluminado se sintiera tentado de apalizarlo al verle solo. A él aquella vida no le gustaba ni mucho, ni poco, ni ná, si por él fuera, se hubiese dedicado a dibujar carteles para los negocios de Puentechatarra. Desde bien pequeño, su madre no le dejaba salir de la charca, por miedo a que los otros chavales se burlaran de él o le dieran de collejas, no si quiera le dejaba jugar con los otros mutardillos, así que Babitas comenzó a desarrollar una pasión sin límites por el dibujo y la pintura…, y para cualquier pintor de renombre, no hay mayor honor que ver sus obras colgadas como cartel de cualquier negocio de Puentechatarra, como Lionano Sivence, Topoya o Kandilki. Su gran oportunidad podría estar en el concurso de talentos que habían organizado los muchachos de los KFC, que querían renovar la imagen de sus garitos. Él había presentado una serie de bocetos y estaba deseando que terminara el plazo de presentación de obras. Había dado lo mejor de su obra, había volcado toda su pasión y talento en aquel trabajo, si lograba ganar el concurso, estaba convencido de que podrían caerles nuevos encargos y se permitiría el lujo de mandar a tomar por culo a los mamones que le pedían dibujar mutardas en bolas en sucias cuartillas de papel a cambio de un chuscho de pan o unos restos poco agusanados de carne.

Así que mientras que los colegas despedían a Edu, él en lo único que podía pensar era en mantenerse con vida un par de días más, lo justo para que la suerte le sonriera de una puta vez en su vida. De todas formas los muchachos estaban bastante mosqueados porque si ya era jodido tener que despedir a un colega, tener que soportar unas cuantas sepulturas más allá a los jueputas de los fascios del V Reich enterrando a un mamón de los suyos gritando sus animaladas, pues no era algo que le molase a nadie. Hostia, hasta a él le estaba tocando la moral lo de esos mamones.

De pronto, y sin aviso previo, se montó una balacera en torno al funeral del V Reich

-   Que les follen bien follados a esos mierdas –
-   Ya iba siendo hora de que alguien les abriese bien abierto el güjero del pozo que llaman culo –
-   ¿Y si vamos para rematar lo que quede…?

Comentarios de ese estilo es lo que se escuchaba entre la peña de los Hello Wind, mientras se parapetaban detrás de los árboles y piedras que cubrían la zona

-   Tos quieto, coño -, lanzó su onda mental el cabezón. – Sus vais a esperar a que termine to el escafuche y luego a rapiñar –
-   Pero…, ¿y no acabamos lo del Edu? -, pregunto uno de los muchachos.
-   Pos si está muertico ya, al Edu no le jodería que lo dejásemos estar por llevarnos algo caliente -, replicó el Cabezón con su poder psíquico. – El muerto al bujero y el muto al rapiñe.

Allí estuvieron un rato largo tirados bien a cubierto sin saber muy bien que coño estaba pasando, menuda puta locura se había desatado allí arriba, tiros, aullidos, las jodidas plantas agitándose como locas y pegando hostiones como panes con sus zarcillos, bramidos y más bramidos, otra lluvia de balas y jodidos olifantes corriendo por allá arriba… . Cagüenlavida, ¿sería acaso el “pocalisis” que había predicho Prometeo?

Poco a poco el jaleo de arriba se fue calmando y las onda tranquilizadoras que les había mandado el Cabezón para que no se jiñasen la pata abajo y saliera a escape, comenzaron a volverse más y más apremiantes. Era el momento de lanzarse a coger todo lo que pudieran y desaparecer antes de que más peña se acercase a ver que cojones había sido aquella locura. Quien sabe, con un poco de suerte podría rapiñar un par de balas que luego podría cambiar por unos pigmentos para reponer los que había gastado preparando aquellos bocetos para el concurso de los KFC…"


Bueno, pues aquí estaban mis chicos pendientes de enfrentarse a los mutardos de Caronte, precisamente la banda que más a tono tenía. Según él reconoció mientras comíamos, antes de jugar la partida, su intención era haber ablandado mi banda un poco con las dos anteriores y dar una buena sorpresa con ésta. Así que en esta partida tendría que andarme con mil ojos. Tanto él como yo, teníamos las edificaciones de defensas Nivel 1, lo que significaba que las vallas que íbamos a colocar condicionarían mucho la forma de jugar.

En esta partida, jugaríamos el escenario “Ataque”, en cada una de las zonas de despliegue, teníamos que colocar cada uno de nosotros 2 objetivos, 1 en la propia y otra en la del contrario, así como otro objetivo central cada uno de nosotros. Los objetivos de nuestra zona de despliegue puntuarían 0 puntos, los de las zonas central, 1 punto cada turno si lo controlamos con alguna miniatura al final de cada turno y los situados en las zonas de despliegue rival, 3 puntos al final de cada turno si obran en poder de alguna de nuestras minis.
Así que el plan era sencillo, lanzarme hacia el rival tratando de romper sus líneas forzando uno de sus flancos y tratar de hacerme con uno de los objetivos de su zona de despliegue, al tiempo que trataría de mantener los de mi zona de despliegue bajo mi control tratando de negar esos puntos vitales a mi rival. De paso trataría de controlar al menos 1 de los objetivos de la zona central, pero siempre con la idea en mente de que era preferible sacrificar los objetivos centrales a costa de ganar los de la zona de despliegue rival. Para esa labor, romper las líneas rivales, lanzaría a mis chicos más duros, Clint, Betty, Jinete Pálido, seguidos de un puñado de pandilleros que se colocaran en contacto con los objetivos para controlarlos y así poder dejar a mis mejores luchadores libres para continuar sembrando el caos entre las filas enemigas.

Turno 1:

“Cagüensusmuelas…, Pálido introdujo su última bala en el tambor de su Magnum y destrabó la presilla que sujetaba el filo a su vaina, probó a sacarlo y comprobó que éste salía con facilidad, aunque esbozó una mueca de desagrado al ver que el filo estaba un poco embotado.
Se suponía que habían venido a aclarar las cosas con la gente del Alva Reich, no contaban con que tendrían que vérselas con aquellos chatarreros y mucho menos contra una tercera banda. Si su estado de agotamiento era una muestra del tono de la banda, en esta partida iban a pintar bastos. Lo mejor que podría pasar, es que los otros se acojonaran lo suficiente como para que ellos pudieran recular y volver a su garito, a reponerse de la marcha por el Páramo y a celebrar lo conseguido.

-   Mataría por una buena birra ahora mismo -, murmuró Pálido
-   Uffffffff…, una Estrella Parameña bien fresquita -, Callahan estaba a su lado accionando los mecanismos de su lanzaarpones, dejándolo listo para encargarse del primer fulano que se pusiera a tiro.
-   El primero que tumbe uno, paga la primera ronda -, se carcajeó Pálido
-   ¡Hecho!-, dijo Callahan mientras se ponía en pie y se internaba en la oscuridad dispuesto a abatir a su presa antes de que Pálido tuviera tiempo de ganarle la partida por la mano.
-   Será malnacido… -, y mascullando se internó en la oscuridad Pálido acortando distancia con el enemigo.

Clint vio como sus muchacho comenzaban a desplegarse por la zona y comenzaban a lanzarse hacia el enemigo. Aún no tenía claro a qué demonios se enfrentaban, pero no iba a dejar que eligiesen por él cómo se iba a plantear la lucha. Mejor llevarles el combate hasta ellos y confiar en sus muchachos, gente dura y probada en el combate.



-   A por ellos, dadles duro y hacedles retroceder -, bramó Clint”


El turno lo inicié con una ronda de disparo por parte de mis dos mejores tiradoras, las hermanas Victoria. Lo cierto es que a aquellas alturas del día, me quedaban pocas balas que gastar. Todas las jornadas, desde la primera, tuve la precaución de comprar y guardarme al menos 1 bala en el almacén de la banda, sabía que en las tres jornadas consecutivas contra Caronte las iba a necesitar. Ya había adquirido las edificaciones que permitían recuperar balas, algo absolutamente necesario para bandas como pandilleros o V Reich, que gastan balas a manos llenas. Así que aunque me quedaban aún algunas balas, debía asegurarme que no las que me quedaban no las iba a malgastar tontamente.
Comentar que en la maratón de partidas de ese día, tenía que actualizar y gastar las chapas obtenidas después de cada partida disputada, por acelerar los tiempos y no introducir muchos tiempos muertos entre partida y partida, gasté todas las chapas obtenidas en las dos partidas anteriores en  adquirir edificaciones y alguna bala suelta. Algo que me permitiese calcular fácilmente el aumento de prestigio de mi banda. Dicho lo cual, señalar que nuevamente por la diferencia de prestigio, todos los muchachos de Caronte que jugaron la partida obtenía de forma automática 10 PX por mini, 85 créditos extra para la banda y 10 tiradas de repetición de dado, al superar tener más de 500 puntos de diferencia de prestigio entre mi banda y la de mi rival. Algo que venía siendo una tónica habitual desde hacía unas partidas y que lo sería hasta finalizar la campaña. Medida que me ha parecido acertada, ya que permite que mis rivales, tengan alicientes para jugar contra mí y de paso en vez de salir tocados por enfrentarse a una banda poderosa, salgan reforzados.
De hecho, la mayoría de mis rivales, después de jugar contra mí, han visto como sus prestigios pegaban un buen salto hacia delante debido a esos extras que obtenían y les permitían equiparse mejor de cara a enfrentamientos contra nuevas bandas.

"Victoria como siempre que podía, buscaba una posición elevada desde la que poder dominar el campo de batalla, es cierto que colocarse en una posición elevada también le ponía a ella en un grave riesgo al convertirla en un blanco claro para cualquier tirador rival, pero ella lo tenía claro, para que pudieran tumbarla, primero tendrían que sobrevivir a su lluvia de balas.

Sin pensárselo se encaramó al árbol más sólido que vio, comenzó a trepar por las resinosas ramas con el rifle cruzado a su espalda. Cuando encontró una rama en la que acomodarse y desde la que poder divisar el terreno frente a ella, se tomó un momento para recuperar el aliento y ver cual era la situación a su alrededor. Notó como alguien se estaba acomodando en unas ramas por debajo de ella, supuso que se trataba de su hermana y lanzó un pequeño silbido de reconocimiento que fue rápidamente contestado con un  chiflido familiar.
Era la hora del trabajo, se descolgó el rifle, comprobó que tenía una bala en la recámara y comenzó a forzar la vida, tratando de distinguir alguna figura que se estuviera acercando a su posición. Hacia la derecha notó como una forma se movía con cortas y rápidas carreras buscando siempre quedar a cubierto. Pepe Escombro siempre pensó que no había mutardo más ágil, rápido y escurridizo que él..., o al menos siempre fue así, hasta que en su camino se cruzó aquella certera bala de una invisible tiradora que lo abatió dejándole fuera de la partida"
.



"Viktoria escuchó un disparo un par de ramas más arriba, su hermana ya estaba despejando el camino para sus compañeros. Le tocaba a ella mover ficha..., pero no lograba distinguir nada..., un momento, ¿que puñetas era aquellos?, ¿aquél fulano realmente refulgía cuando la luz de la luna se reflejaba en su cuerpo...?.
Peligro, menudo cachondeito se traían los kíes con él, su verdadero nombre era John Smirnoff III, pero por la noche, cuando la luna incidía sobre su piel, él refulgía como una puta bombilla, por eso por la noche, el siempre iba tapado de la cabeza a los pies y sus colegas le llamaban Peligro, porque lucía como esos carteles de peligro que se iluminaban por la noche para señalar las salidas de emergencia. Aquella noche, mientras corría entre esquivando lápidas y ramas bajas de los árboles de la zona, el pañuelo con el que se tapaba la cara, se había quedado enredado en una rama, se detuvo de golpe, consciente de que acababa de delatar su posición a cualquiera que estuviera mirando en su dirección. Rápidamente desenredó el pañuelo de la rama y comenzó a enrollárselo alrededor de la cabeza. No había terminado de darle la primera vuelta al mismo cuando cayó fulminado por un preciso disparo"


Hice avanzar al resto de mis pandilleros, logrando que uno de ellos se hiciera con uno de los objetivos centrales y lograse el primer punto de la partida.

Turno 2:

Betty inició el turno lanzándose para tratar de neutralizar a lo que consideraba que era el principal peligro para mi banda, una mutante armada con un lanzallamas rapiñado que el primer turno había avanzado cuidándose muy mucho de no quedar a tiro de ninguna de mis precisas tiradoras.

"Eran mutardos, los que estaban atacándoles eran mutardos. Betty se quedó a cubierto en su escondrijo, dejando que fueran sus enemigos los que se descubrieran, tratando de descubrir una presa lo suficientemente suculenta como para abatirla.
Entre las sombras de un poco más adelante, vio brillar una pequeña llama a escasos metros de ella..., - joder, aquel bicho llevaba un maldito lanzallamas -, sin pensárselo dos veces y con todo el sigilo del que fue capaz, salió de su escondite lanzada en un sprint suicida para interceptar a la mutarda antes de reparase en ella y le rociara con su mortífera carga.

rimg]http://i67.tinypic.com/2coq88m.jpg[/img]

Estela se movía con mucha preocupación, procurando que las mangueras del lanzallamas no se le enganchasen en los arbustos de la zona, se movía alerta, pero con la tranquilidad de tener a Buenasnoches unos pasos por delante, el mutardo encargado de protegerla y evitar que nadie se le acercara. Un rayo de luna destelló sobre un veloz borrón brillante que se acercaba por su derecha y que acababa de superar el lugar que un instante antes ocupaba Buenasnoches. Estela encaró el lanzallamas en su dirección al tiempo que lanzaba un grito de alarma, pero no pudo apretar el gatillo y rociar toda la zona de fuego líquido o hubiese volatilizado a su compañero. Trató de retroceder, esperando que el ahora alertado Buenasnoches llegase a tiempo de abatir a su agresora..., pero la veloz muchacha que se lanzó contra ella, le clavó su filo en el hombro, aunque por suerte para ella, Betty no pudo terminar el trabajo, ya que Buenasnoches se le echó encima y tuvo que centrarse en salvar su propia vida".


Por suerte para Betty, Clint estaba cerca de allí y cuando vio como aquella gigantesca mole de músculos se lanzaba contra Betty, dejó que toda su furia se desatase y se lanzó directo a neutralizar a aquella mala bestia, que poco pudo hacer ante esa feroz arremetida.



"No había terminado de asestar el último golpe con su mandoble, cuando algo, un pequeño ruido, tal vez un sexto sentido, no sabría explicar muy bien el por qué, pero hizo que se girase y ver como otro de aquellos mutardos se lanzaba hacia él. Con un rápido giro de muñeca, apuntó la escopeta hacia el pobre desgraciado y le descerrajó un cartucho a bocajarro. El pobre Einstein se pasaría un par de semanas cagando perdigones"

En otra parte de Campoflorido, Robin y Kowalsky que se encargaban decubrir aquella zona, vieron como un veloz mutardo se les echaba encima. Por mucho que discutieron, no llegaron a ponerse de acuerdo sobre cual de las dos flechas que impactaron en el pobre Impulso, fue la que detuvo en seco su ataque.



"Callahan no paraba de buscar alguien a quien poder tumbar, maldita sea, si no se espabilaba, ese engreído de Pálido volvería a adelantársele y se tiraría una buena temporada pavoneándose de que era mucho más rápido y contundente que él.

- Fuuuiii, fuiiii...-, algo viscoso se acercaba hacia el lugar en el que estaba parapetado. El extraño mutardo, parecía no verse afectado por los obstáculos del terreno y se movía a la misma velocidad ya fuera atravesando terreno abierto o por encima de puntiagudas piedras.

Una lástima que el pobre Babitas se topara aquella noche con el contundente arpón disparado por Callahan"




"Pálido escuchó un victorioso grito de júbilo bien conocido por él..., maldita sea..., las cervezas de aquella noche correrían de su cuenta. Pero no era momento para lamentarse por las chapas que perdería aquella noche, total por mucho que trasegaran, aún le quedaría un buen puñado después de Clint repartiera el botín obtenido en sus correrías. Eso hizo que una sonrisa salvaje aflorase a su rostro y le recordase que iba siendo hora de ganarse el sueldo"

Pálido cargó contra un mutardo cercano y logró tumbarlo en un reñido combate cuerpo a cuerpo.



"Koduck sentía el dolor de sus camaradas caídos, uno a uno notaba como iban siendo abatidos, el dolor que le generaba cada herida recibida por ellos, le golpeaba a través de su conexión psináctica con ellos. ese dolor se fue transformando en una fría rabia, que lanzó contra aquellos malditos pandilleros que tenía más cercano.

Una poderosa onda psíquica golpeó a Betty y Clint, haciendo que los dos se desplomaran al suelo agarrándose la cabeza gritando de dolor. Betty no pudo soportar el asalto mental y totalmente desbordada, su consciencia se refugió en el rincón más apartado de su mente. Clint, con los oidos sangrando, logró soportar el choque mental y ante el perplejo asombre de Koduck se puso en pie con un grito de rabia. miró en su dirección y le señaló con su filo..., él sería el siguiente"


Al final de este turno, logré controlar los dos objetivos centrales y puntué dos nuevos puntos de victoria, frente a ninguno por parte de mi rival.


Turno 3:

Clint inició el turno cargando contra Koduck, antes de que pudiera lanzarle otro asalto psiquico, el pobre Cabezón poco tenía que hacer ante un luchador tan consumado como Clint. El otro cabezón de la banda, viendo la que se le venía encima, trató de recular en el final del anterior turno, pero no logró escapar de la fría ira del mortífero líder pandillero y tambien acabó abatido.



Jinete Pálido, dispuesto a hacer su destreza, tumbó en comabate cuerpo a cuerpo a Tarántula.

Con la banda rival desbandada y tan sólo un mutardo en pie, dediqué a mis muchachos a tomar los objetivos en la zona de despliegue rival y a reforzar los que tenía controlados en la zona central.

A mi rival sólo le quedaba un mutardo en pie, que avanzó para tomar uno de los objetivos de mi zona de despliegue. Evité tumbarle para poder seguir sumando puntos de cara a la Liga, aunque lo mantuve vigilado estrechamente por un par de arqueros que podrían intervenir si decidía atacar a alguno de mis pandilleros.



Finalmente la partida terminó con un tanteo de 32 - 9 a favor de Clint y sus chicos

"Cuando Clint comprobó que sus muchacho dominaba el campo de la refriega, comenzó a convocar a sus kíes, lo que se suponía que tenía que ser un pequeño apretón de clavijas a aquellos descerebrados del V reich, había terminado convertido en una refriega generalizada entre la peña que estaba despidiendose de sus kíes caídos. Desde luego, la irrupción de aquellos olifantes moribundos en Campofrío, desató la locura entre las diferentes bandas que se lanzaron como locos a rapiñar todas las perlas de aquellos bichos que pudieran

Era hora de retirarse y dar el merecido descanso a sus chicos que se habían ganado a pulso.Era hora de celebrar, ya se preocuparía mañana por el tema del la recompensa que ofrecían los del V Reich por su cabeza..., coño, que habían puesto 100 balas de recompensa con él. Hasta él estaría tentado de pegarse un  tiro para cobrar esa recompesa. ese comentario le hizo esbozar una sonrisa.

Qué demonios, esa noche era para celebrar, Sander le había prometido encargarse de ese asunto, así que cuando sus muchachos se reunieron a su alrededor, les comunicó que aquella noche nada de ir directo al KFC, se irían a Sobatetas a celebrarlo como ellos se merecían, todo a cargo de la casa.

La peña irrumpió en vítores y abandonaron el cementerio palmeándose los unos a los otros y fardando de todo lo que se iban a beber y lo mucho que iban a trajinar aquella noche. Todos parecían encantados con aquella noticia, menos Betty, que mantenía su cara imperturbable..., Clint suspiró y camino de la salida se echó la escopeta al hombro y con su otro brazo libre la rodeó por la cintura.

- Esta noche toca desmelenarse, hay que saber disfrutar de las cosas buenas que nos regala el Páramo-, y con su poderosa carcajada y su ruda camaradería la hizo sonreir.

- Sí, pensó Betty, ese era su momento -, le sonrió a Clint y asintió con la cabeza."


madrid *
 
     
     

Re:Punkapocaliptyc: Clint "el Guapo", nuevas aventuras en el Páramo Desconectado Abrasapuentes
Cabo (456 mensajes) #13. 12 Jun 2018, 16:58

Acabo de cortar las partidas 8, 9 y 10 de la Liga Campaña que estamos jugando la comunidad de juego de Madrid. La Liga la finalizamos en mayo al llegar a las 15 partidas previstas. Las otras 5 partidas que me faltan por poner, las estoy redactando en breve y espero poder dejarlas subida lo antes posible.

El caso es que este pasado fin de semana jugamos una mini campaña narrativa de 3 partidas para cerrarla y paso a dejar aquí mis impresiones de la misma. Según vaya poniendo las 5 partidas de Liga y las 3 de la mini campaña de cierre, iré "bajando este mensaje para que guarde coherencia con la marcha temporal de la misma.

 

Pues allá vamos, después de 8 meses por fin hemos terminado la Liga de “Galligartos a la carrera” y aunque por momentos parecía que no se veía el final de la campaña, llega un momento en que todo lo bueno llega a su fin.

Por mi parte analizaré por separado las sensaciones tanto de la campaña que hemos jugado, como del final de la misma que hicimos a través de un torneo independiente. A lo largo del hilo, hablaré indistintamente de Campaña o Liga para referirme a ésta por el formato tan particular que tenía la misma, 15 jornadas con rivales prefijados y un tiempo para jugar las partidas.

-   Impresiones de la campaña:

Respecto a la Liga, mi participación vino muy condicionada por el inicio tan bueno que tuve de la misma. Eyyyy…, empecé ganando al Powermonguer de Madrid, (hay que presumir de las cabezas que se han logrado cortar, ja, ja, ja).

La campaña la iniciábamos con 200 chapas, por lo que mi banda de inicio salió con 5 miniaturas, (150 puntos), 2 arcos, (tuve que pagar 20 puntos por cada arco, el doble de lo que valen habitualmente, al ser de nivel 2 y no tener aún la valoración necesaria para acceder a ellos sin pagar ese sobrecoste) y con los puntos restantes armé las minis que me quedaban con 3 mazas ligeras. Mi apuesta estaba clara, disponer de algo a larga distancia para ablandar rivales en las primeras partidas y armar con lo básico a los Minions de turno para que luchasen por rapiñar el mayor número de objetivos posibles. Me pareció acertado encarecer el acceso de los arcos de los pandilleros en esos inicios de la campaña, ya que en la anterior fueron excesivamente decisivos en los primeros compases de la misma.

Reconozco que debido a una cuestión de suerte, encarrilé una serie de rivales que resultaron muy favorables para mi banda. Contra quien sufren más los pandilleros en las primeras partidas de una liga es contra bandas que pueden sacar un gran número de miniaturas que harán que te veas desbordado por su número e incapaz de controlar toda la mesa de juego, (mutardos, chatarreros y sangre negra). Las primeras 2 – 3 partidas, son peleas poco más que con palos y piedras y el número de chicos en tus bandas, juega en tu contra.

Mi primera partida la jugué contra el V Reich de Alejandro, la segunda la volví a jugar contra otro V Reich de un recién iniciado en Punka, lo que me permitió imponerme con holgura y mi tercera partida fue contra una banda de Chatarreros mermada por las dos partidas anteriores, lo que me permitió luchar con el mismo número de miniaturas que mi rival y a igualdad de minis, unos pandilleros ya evolucionados y con un equipo algo mejorado, se impusieron a base de ejercer sus mejores perfiles.
Por tanto, en las tres primeras partidas, prácticamente me enfrenté en paridad de miniaturas con mis rivales, encadené tres victorias consecutivas, sin recibir bajas ni heridas serias para mis chicos y eso me permitió evolucionar muy favorablemente mi banda. De forma que para las siguientes partidas llevaba a mis muchachos mejor armados y ya con un sexto miembro en la banda.

La cuarta partida fue una auténtica gozaba, un mano a mano contra David, que ha sido la persona contra la que he estado toda la Liga disputándome la cabecera de la misma. Partida reñidísima, con un inicio brutal en el que por exceso de confianza mío, me tumbó 2 minis en el primer turno a base de arponazos…, (reconozco que me quedé con cara de pasmo y me puso la partida muy cuesta arriba). Los siguientes turnos, me lancé agresivamente hacia delante tratando de eliminar cuantos más chatarreros pudiera y la cosa terminó en una carnicería en la que nos enzarzamos los dos y en la que prácticamente hasta los 2 turnos finales, nos olvidamos de coger Martinejos. Acabé imponiéndome por la mínima, (4 – 3, creo recordar), peeeeeeeeeeero, logré rapiñarle un lanzaarpones en el último turno, que me ha dado muchas alegrías durante toda la campaña.

La quinta me tocó contra los pandilleros de Fernando, la primera persona con la que jugué a Punka en las demos de las Freakwars de 2016…, el muy perro eligió pandilleros y a mí me tocó jugar con Mutardos…, aún me estoy lamiendo las heridas de aquella partida. Así que le tenía muchas ganas a esa partida y quería buscar la revancha. Fernando me planteó una partida a cara de perro que fue muy disputada y en la que finalmente me pude imponer porque mientras que yo en las anteriores partidas pude evolucionar muy bien a mi banda por las partidas ganadas, Fernando acumulaba algún resultado adverso y eso había lastrado un poco el desarrollo de su banda.

La sexta partida la pude jugar justo antes de Navidades con Selva, aprovechando la jornada de puertas abiertas de 7 Grado y con Isra, la persona encargada del desarrollo del juego, de visita por allí… . Otra partidaza, sobre todo porque me enfrentaba al genuino “Puto amo del Páramo”, el campeón de la primera Liga Parameña que jugamos la comunidad de juego de Madrid, loas al eterno Selva…, y porque en la anterior campaña me destrozó la banda en aquella campaña con sus Mutardos…, no tuve ninguna oportunidad de disputar aquella partida porque se impuso tácticamente de forma muy clara y ganando en buena lid. Así que el momento de la revancha había llegado…, y los dioses del Páramo, que desprecian a los chaqueteros, le castigaron con una derrota por abandonar sus Mutardos en favor del V Reich, ja, ja, ja. Una gran partida, que pude disfrutar un montón y con grandes momentos, sobre todo contra sus 2 subhumanos, que me fueron a la larga los que más me complicaron la partida.

La séptima partida la jugué nuevamente contra Selva, que jugó en sustitución de una compañero de la Liga, que por motivos laborales tuvo que ceder su banda para que los demás fuéramos jugando las partidas pendientes. Me tocó mi primera partida contra Sangre Negra en la campaña y acudí a ella con un temor reverencial a los lanzallamas y las motos que me pudieran soltar…, pero la fortuna me sonrió en el turno 2, con el disparo más afortunado que he tenido jamás…, Victoria logró alcanzar a un sangre Negra con bombas incendiarias, éstas explotaron y se llevó otras 4 miniaturas de su propia banda por delante, lo que decantó la partida a mi favor desde ese momento.

Y así llegué a las “Etapas Carontianas”, debido a diversos abandonos, Caronte a esas altura de Liga, se había hecho con el control de 3 bandas, (Mutardos, Chatarreros y V Reich). Decir que Caronte es una institución en el Páramo madrileño es quedarse corto, ciertamente he perdido la cuenta de las veces que hemos cruzado dados desde que nos conocimos hace poco menos de 2 años, pero es el típico jugador con el que disfrutas ampliamente cada partida que disputas, no me cansaré de decirlo, gran jugador y mejor persona, imperturbable ante la maldición de los dados que continuamente le hacen la zancadilla en los momentos más inoportunos de la partida.

Las tres partidas que jugamos ese día del tirón fueron un auténtico disfrute y en las que me pude imponer con mayor o menor fortuna. Fueron tres partidas con mucha tensión en los primeros turnos, pero que según avanzaban las mismas, se fueron resolviendo a mi favor gracias a la superior pegada de mis pandilleros por el bagaje acumulado hasta ese momento.

A esas alturas, ya nos habíamos cargado un tercio de la Liga, 10 de 15 partidas en disputa. Las 5 restantes aún no las detallaré porque aún no he colgado los informes de las mismas y quiero preservar un poco el misterio de que ocurrió. Si puedo deciros que volví a verme las caras con Caronte un par de veces, (se hizo cargo de 2 nuevas bandas de gente que al final de la Liga no pudo jugar sus partidas y él se encargó de que los demás no nos quedásemos sin rival), me crucé con Ignatius, con quien disfruté de una emocionantísima partida cargada de locas cargas de vespa y con un par de rivales con los que no había coincidido hasta el momento.

A grandes rasgos, puedo concluir diciendo, que por lo visto, tanto en carnes propias, como por lo que me han comentado los compañeros de la Liga, Chatarreros, Mutardos y Sangre Negra, veían más factible progresar rápidamente en la primeras jornadas de la Liga por su capacidad de reclutar muchas minis a un coste relativamente más bajo a cambio de tener peores perfiles de juego entre sus filas. Pero que según progresaba la campaña, les costaba más seguir manteniendo ese ritmo de progreso.
Por el contrario, pandilleros y V Reich, debían cuidar sus muy escasas tropas, ya que cualquier revés serio que supusiera heridas muy graves o la muerte de uno de sus miembros, lastraban mucho el progreso de la banda en las etapas iniciales. Por contra hay que reseñar, que la rapidez en sus evoluciones compensaban esa pequeña desventaja, logrando que los integrantes de las bandas lograsen una especialización y unos perfiles muy potentes en algunos casos, que hacían tremendamente peligrosas a esas miniaturas concretas.

Respecto a una regla de la casa que en mi opinión, muy acertadamente puso en juego el Powermonguer de Madrid, “David contra Goliath”, no podría estar más a favor de su implementación para todos aquellos que quieran desarrollar una campaña similar. Básicamente se resume en que en cuanto hay una cierta diferencia de prestigio entre las bandas contendientes, la que menos prestigio tiene, recibe “X” chapas en compensación, “X” puntos de experiencia para cada miembro rival que juegue y un numero de repeticiones de dado, (tanto tiradas propias como del rival, permitiendo que sólo se pueda repetir una misma tirada una única vez). Puedo decir que he sufrido en mis carnes gran parte de las partidas de Liga esa regla, eran mis rivales siempre, los que menos valoración tenían, los que se llevaban un buena ración de chapas, prestigio e incluso acumulaban 10 repeticiones de tiradas, lo que me complicaba mucho los 2 – 3 primeros turnos, pero que permitía equilibrar el enfrentamiento entre una banda más evolucionada y otra que lo estaba menos.

Personalmente no he visto un gran desequilibrio entre los 5 tipos de bandas que de momento pueden jugar campañas, cuando el encargado de la
 Liga cuelgue los resultados, los pondré para que vosotros mismos podáis ver que los puestos han estado bastante repartidos entre los 5 tipos de bandas jugables. Entre los 3 primeros ha habido un pandillero, un chatarrero y un mutardo. En mi opinión todas las bandas en campaña son competitivas y tal vez, por ponerle un pero, sería la elevada dependencia que le veo al V Reich de las balas, deben comprar bastantes y eso les lastra un poco en el inicio de Liga, al menos hasta que logran hacerse con los diferentes niveles de Criaderos de balas. Respecto a los fondos recaudados por mi banda no puedo ser imparcial, desde el momento que empecé a acumular más pandilleros entre mis filas y al ir ganando las partidas, me resultaba fácil recaudar del orden de 80 – 100 chapas por partidas, gracias a que el territorio que usaba era el que te permitía realizar una tirada de recaudación extra por partida. Ese aporte continuado de chapas, me permitió mejorar rápidamente la banda y equiparla muy convenientemente, poniéndole a cada mini el equipo que mejor se le adaptaba en función de las tiradas de mejora que le iban saliendo, especializando algunas en combate cuerpo a cuerpo, otras en combate a larga distancia y las restantes en capturar objetivos.

Concluir comentando respecto al formato que hemos hecho de Liga – Campaña, que aunque pueda parecer más lioso, sinceramente me parece que es el mejor sistema para que todos los participantes tengan exactamente las mismas posibilidades de progresar en la campaña. En su defecto, habría que limitar el número de partidas que se pudieran jugar, de hecho el año pasado hubo problemas con las “partidas libres” que se podían jugar entre las marcadas como oficiales precisamente porque las personas que puedan jugar más asiduamente pueden lograr hacer progresar mucho a sus bandas y darse el caso de ver a personas cuya banda ha jugado 3 partidas, enfrentarse a otra que ya lleva jugadas en el mismo periodo 5 ó 6. Así que me muestro partidario de mantener el sistema que estamos realizando actualmente.


-   Impresiones del Torneo fin de Liga:

Una vez que se finalizó la fase regular de la Campaña – Liga, quedamos emplazados para un evento que cerraría la Liga 2018. El mismo se trataba de una pequeña campaña narrativa, denominada “Fiestas Copulares”, (que en breve colgarán Alejandro e Isra seguramente en la página oficial de Punkapocalytic y del que pasaré enlace por aquí), que contendría 5 escenarios. El primer escenario, sería un escenario común que jugaría todos los participantes emparejados en función de los prestigios que hubiesen acumulado durante la Liga, primero contra segundo, tercero contra cuarto, etc… . Los ganadores de ese escenario pasarían a jugar un nuevo escenario emparejándose en función de las puntuaciones obtenidas en la anterior partida, mientras que los perdedores jugarían otro escenario diferente. Y por último lo mismo volvería a suceder en la tercera partida, los ganadores de la segunda partida, bien en un escenario o en el otro, volverían a enfrentarse, mientras que los perdedores de la segunda partida volverían a jugar el último escenario.
Se trataba de una mini campaña de cierre de Liga, desligada de la propia Liga, es decir, ya había ganador de la Liga y ahora íbamos a jugar una mini campaña con nuestras bandas para ver quien la ganaba.

La semana de antes Alejandro nos mandó las reglas de juego de cada uno de los 5 escenarios, condiciones de victoria, despliegues, etc…, así como una regla clara de qué tendríamos que llevar. Sólo podíamos llevar 800 chapas a las mesas de juego en miniaturas, (contando el coste de la mini + su prestigio + su equipo) y 100 chapas extras en edificaciones. Lo cual me pareció una medida muy acertada, ya que todas las bandas volveríamos a medirnos en unas condiciones de igualdad. Cada cual trataría de poner en mesa sus mejores galas para tratar de llevarse el torneo cierre de campaña.

Los escenarios eran “La Noche de San Julán”, “San Dioni Bizcochet”, “Morrijas”, “El día de todos los zancos” y “Los Sanflemines de Puentechatarra”. Decir que la elaboración de los diversos escenarios se realizó entre un equipo de 4 personas coordinadas por Alejandro, nuestro Powermonguer y que personalmente aunque colaboré con los relatos, las locuras de escenarios que ahí se han perpetrado son por entero mérito de Ignatius, David y Alejandro. Personalmente recomiendo que os hagáis con el PDF en cuanto podáis y los juguéis, bien como campaña narrativa o de forma individual, ya que son completamente diferentes a los que habitualmente jugamos. Durante las partidas sufrimos todo tipo de atropellos de la aleatoriedad que tanto a mí, como a los oponentes contra los que me tocó jugar, nos divirtió horrores.

En “La Noche San Julán” me tocó verme de nuevo las caras con David, mi némesis de la recién terminada campaña. El comienzo de partida me resultó muy favorable, pudiéndole abatir a algunos de sus pesos pesados, aunque se revolvió muy bien y me planteó muchos problemas con el jefe de su banda, llegando a tenerme contra las cuerdas en algunas fases de la partida, hasta que logré abatirlo y hacerme con el control de la partida. Nos divertimos mucho con las reglas de atardecer y anochecer, pendientes de ver si se reducían las distancias de visión y de colocarnos al lado de los bidones con hogueras, que si bien eran los que nos permitían puntuar al final de cada turno, también permitían ser vistos desde más lejos.

Posteriormente me tocó jugar contra Manuel y sus psicóticos…, perdón quería decir pobres huerfanitos de la Sangre Negra. Es la primera vez que jugaba con Manuel, bueno, contra él y su hijo…, un auténtico talismán para las tiradas decisivas, según sabía por Caronte, Isaías, etc…, ¿qué decir de la partida y el rival?, pues sinceramente que la disfruté enormemente y me reí un montón, sí, incluso cuando los psicóticos de sus huerfanitos trataban de prenderme fuego sin parar y no dejaban de lanzar bombas o de inmolarse para impedirme puntuar. Todo un placer batirme el cobre con él en una partida tan reñida, que sólo logramos rascar puntos de victoria en el último turno y sobre la bocina y esos que su banda cargada de lanzallamas y bombas incendiarias me puso las cosas muy difíciles. El objetivo de la partida es interceptar a 4 buhoneros que se pasean por el Páramo y aligerarles de su carga…, algo que no suelen hacer de buen grado y que puede provocar que el buhonero se revuelva y te tumbe de una buena hostia, como llegó a suceder en más de un caso. Llegándose a dar la situación de un jugador al que los buhoneros le tumbaron 4 miniaturas, (a mí por suerte, me tumbaron sólo una).

La última partida que jugué fue contra Nacho y sus Sangre Negra, “La noche de todos los Zancos”. Nacho es un tío muy grande, tanto por su talento para descuartizar una mini, recomponerla con trozos de 5 minis diferentes y pintarla de vicio, como para jugar una partida de Punka con él. Nos reímos mucho…, a pesar de aquellos disparos a traición contra la espalda de dos pobres pandilleros que corrían para ponerse a salvo, (y que escandalizaron hasta a la mismísima Yoli), como por esas remolachas explosivas que se hincharon a abatir minis de un bando y el otro.

En fin, por resumir, creía que el final de Liga del año pasado con el escenario especial que se preparó iba a ser insuperable, pero gracias al currazo de Alejandro, éste final ha sido apoteósico. Una gozada poder haber disfrutado de una Liga como ésta, en la que todas las partidas se han desarrollado con una cordialidad extrema y en la que todas las veces te encontrabas un rato agradable de partida y un montón de risas postpartida.

Y como broche final, fue un lujazo contar con Isra y Yoli, cabezas visibles del juego de Punkapocalyptic y los que continúan moviendo el juego, acompañándonos durante el torneo los ratos que no estaban dándole caña a la mesa de demos y comiendo con nosotros, (una preciosidad, a ver si cuelgo fotos). Y no hay palabras para agradecerles que se acercaran a presentarnos el reglamento al finalizar el Torneo, que ganas de tener por fín ese reglamento físico y en bonito. Una gozada poder contar con ellos


madrid *
 
     


| TÉRMINOS Y CONDICIONES | POLÍTICA DE PRIVACIDAD | FORMULARIO DE CONTACTO |