0 Usuarios y 1 visitante, están leyendo esto.


Punkapocaliptyc: Clint "el Guapo", nuevas aventuras en el Páramo
Páginas: [1]
     

Punkapocaliptyc: Clint "el Guapo", nuevas aventuras en el Páramo Desconectado Abrasapuentes
Cabo (340 mensajes) . 13 Oct 2017, 16:45

“La noticia corrió como la pólvora aquellos días por todo Puentechatarra. Los gritos y maldiciones de La Baronesa, aún se podían escuchar: “¡Smaug, devuélveme mis transportes…!. Menudas coñas y risas circulaban en todos los tugurios del asentamientos sobre lo rápido que salió Smaug con lo poco que logró salvar de su última expedición comercial, en busca de la preciada carga perdida.
Y no era para menos, 8 enormes camionacos con sus escoltas de bugas y motarras habían partido de Samanthia 6 lunas atrás para realizar el circuito “Transparameño”, la caravana comercial que dos veces al año recorría los asentamientos más importantes del Páramo para realizar negocios y transacciones de todo tipo. Ésta vez pusieron al mando de la expedición al gran Smaug, el tipo había demostrado en los últimos tiempos que era el más avispado negociador y un tipo único en eso de generar riqueza de la nada…, con lo que no contaba la Baronesa, era con la proverbial mala suerte del pobre Smaug. Joder, ¿cuándo fue la última vez que cayó una lluvia torrencial en el Páramo en plena estación seca…?, que coño…, ¿cuándo fue la última vez que diluvió en el Páramo como lo hizo durante la última semana pasada noche y día durante cinco largos días?
Así que cuando tras casi siete meses de travesía por el Páramo, la caravana comercial “Transparameña” estaba a punto de hacer su entrada triunfal por las puertas de Puentechatarra, cargados los vehículos hasta los topes con todo tipo de exóticos productos y extraños cachivaches, se desató el enorme diluvio. Cuando paró el mar de agua que caía del cielo y un par de días después llegó un camionaco con un par de coches de escolta a las puertas de Puentechatarra, nadie se podía imaginar que era todo lo que quedaba de la expedición de la Baronesa .Las noticias comenzaron a correr de boca en boca y todas ellas hablaban de camionacos que caían por terraplenes empinados convertidos en ríos de lodo, enormes vehículos de 20 ejes atascados en lodazales hasta que las ruedas quedaban enterradas, escoltas arrastrados por riadas… . Pero lo más importante, no se dejaba de hablar de las maravillas y la fortuna que habían quedado desparramadas en las cercanías del Páramo.

Clint “el Guapo” se frotó las manos cuando escuchó por primera vez las noticias sobre tan calamitosa expedición. En primer lugar porque se la tenía jurada aquel chatarrero y a su gente, desde la vez que trataron de timarle con una balas pochas, que por poco no le cuestan un disgusto a él y sus chicos cuando tuvieron que vérselas con unos Sangre Negra que pululaban por el Páramo, pero también porque le acababan de brindar una oportunidad estupenda de salir a bregar a su gente nueva y de paso sacar una buena tajada de todo aquello.

Repasó mentalmente la peña con la que contaba con aquel trabajo, Betty “la Fea”, la chica se había ganado a pulso esa oportunidad y por eso cuando Sander le dijo que como “Director de operaciones de KFC” le tocaba abrir y consolidar el nuevo restaurante, que ya hacía el 5 que iban a abrir en el asentamiento que se estaba instalando en los alrededores de las murallas de Puentechatarra, decidió que se la llevaría como su segunda. Era una zona peligrosa, ya que no contabas con la protección de unas sólidas murallas que te defendiesen por la noche de los asaltos nocturnos de cualquiera tan desesperado como para intentar saquear en las mismas narices del Consejo de Puentechatarra, y las narices que la chica echó durante la larga marcha por el Baldío, le habían templado los nervios. Era una decisión arriesgada, pero lucrativa, ya que nadie más se había atrevido aún a montar un negocio fuera de las murallas y muchos de los kíes que vivían fuera, tenían que entrar dentro de Puentechatarra si querían papear algo.
De la vieja gente de su peña, no pudo traerse a ninguno, Sanders promocionó a Danny y Alabama como encargadas de otros de sus locales y el resto de la gente se quedaría currando en el último que el abrió tan exitosamente.
Los otros kíes con los que contaba eran gente nueva para él, Sander los había sacado de los otros 3 KFC que tenía abiertos, sin contar aquel del que Clint venía. Robin era su nueva arquera, una kíe nerviosa que no paraba quieta ni un minuto, hermana de Danny y sinceramente esperaba Clint, que fuese tan buena como su hermana. Completaban su grupo dos hermanas gemelas, Victoria y Viktoria, calladas, silenciosas y letales contra cualquier cabrón que tratase de hacerle daño a cualquiera de las dos.
No sabía que podía esperar de su grupo, pero ese día lo iban a averiguar, Clint se echaba de nuevo al Páramo, con un arco y un carcaj lleno de flechas, sus kíes y la determinación de no defraudar a su jefa”   



Iniciaba mi segunda campaña jugando el escenario de “Muerde la bala” contra un oponente que iba a jugar con V Reich. Se trata de una banda con minis con muy buen perfil, con buena actuación tanto en combate como en disparo y un coste en punto elevado, en ese sentido, se parecen mucho a los pandilleros. Por todo ello era consciente de que me iba a enfrentar a pocas minis y ganaría el que lograse abatir más minis. Ni una banda ni otra nos podemos permitir en estos compases iniciales de campaña perder muchas miniaturas, ya que si no luego nos costaría mucho remontar esas perdidas iniciales.
El escenario se juega colocando cuatro objetivos en el centro de la mesa, que otorgan un número indeterminado de balas, desde ninguna, a dos como máximo e incluso cabe la posibilidad de activar una trampa y que explote el recipiente que se está manipulando. Pero lo que realmente te otorga los puntos de victoria es abatir más puntos de miniaturas rivales, por lo que desde el inicio de la partida tenía claro que no iba a salir a disputar los objetivos con bala, si no a tratar de aprovechar que mi rival los iba a disputar para conseguir balas para sus muchachos, para abatirle a cuanta más gente mejor.
Como en mi banda tenía dos arcos y tres mazas, mi intención era clara, permanecer atrás con los arcos, bloqueando en la medida de lo posible a parte de las minis rivales mientras con mi grupo de mazas trataría de atacar allí donde tuviera superioridad numérica.

“Cuando salieron de Puentechatarra lo hicieron ligeros de equipo, le hubiese gustado poder hacerse con algún arma de fuego, pero lo cierto es que los otros garitos que regentaba su franquicia no iban muy sobrados de armas, así que cuando se pasó por las armerías a rapiñar lo que pudo, apenas pudo obtener un par de arcos y unos cuantos bates para sus chicos.
-   Entiéndelo “Guapo” – le dijo Sander – No puedo darle a unos novatos lo mejor de mi arsenal, si alguien quiere tosernos, tendremos que estar preparados para responder y darles duro.
-   Dame lo que tengas, jefa -, Clint se encogió de hombros, él era un profesional y se las apañaría con lo que tuviera.
Optaron por seguir la dirección de la pista de tierra y lodo por la que había llegado Smaug y a partir de ahí avanzarían paralelos a ésta, pero acercándose sólo de tanto en tanto para ver si encontraban rastro de algunos restos de la caravana. Avanzar por la propia pista era naipe fijo para encontrarse con otra banda emboscada y que te diesen matarile.
Por eso, cuando apenas llevaban día y medio avanzando por las pequeñas colinas que rodeaban Puentechatarra, no les sorprendió ver un grupo de kíes rebuscando entre unos cajetones abandonados y llenos de lodo que aparecieron en el margen de la gran pista. Era un grupo pequeño, no muy numeroso y todos vestidos de forma parecida con mucha ropa de camuflaje, esa peña era del V Reich, debía de ser un jefecillo de esa gente entrenando un grupo de novatos, ya que ninguno de ellos parecía llevar armas de fuego. Estaban tan enfrascados en lo suyo, que no se dieron cuenta que los estaban observando, si Clint hubiese tenido un buen rifle, hubiese acabado desde allí mismo con todos ellos.

-   Las colinas tienen ojos, mamomes-, murmuró con malevolencia Clint para sí mismo. – ¡A ganarse el jornal peña!, gritó a su gente mientras se lanzaba hacia aquellos que querían hacerse con su botín”.


Turno 1:

“-Avanzad, avanzad…-, gritaba Clint a sus chicos mientras el trepaba ágilmente a una posición elevada para cubrir a sus kíes. Robin por su parte siguió el ejemplo de su jefe y buscó otra posición elevada desde la que ver al enemigo y poder coserles a flechazos en cuanto los tuviera a tiro”.

A la hora de desplegar, ya que me lo permitía mi zona de despliegue, coloqué a mis dos arqueros en posiciones elevadas escorados en el lado izquierdo de mi mesa, que les permitía dominar prácticamente toda la zona central y de paso bloquear el paso por mi lado izquierdo a los tres rivales que aparecieron frente a mis arqueros, (entre ellos el Mariscal), si no querían exponerse a sufrir varios flechazos antes de llegar al combate contra ellos. Mientras que a las tres chicas con maza las coloqué en el centro de la mesa un poco escoradas a la derecha, con la intención de atacar a las tres minis que mi rival desplegó frente a ellas.


“Clint vio como el mariscal avanzaba directo hacia unas cajas tiradas, cubriéndose como buenamente podía con todos los obstáculos que le salían al paso mientras alentaba a un par de sus muchachos a que lo siguieran, mientras mandaba a otros tres rodeando un destartalado edificio abandonado para explorar la otra zona. Sin pensárselo mucho, tensó su arco cogiendo como objetivo a uno de aquellos fulanos que iba de cobertura en cobertura y disparó una flecha contra él…”



Cuando comenzó el turno y dado que todas las minis tenían el mismo turno de agilidad, realizamos una tirada para ver quien comenzaba y al ganar la tirada, dejé que fuese mi rival quien moviera primero. Rápidamente lanzó a sus minis por mi lado izquierdo a tratar de rapiñar las balas que había en los objetivos de esa zona. Por mi parte disparé con Clint contra una de las minis rivales que quedaron en campo abierto, logré acertar el disparo pero a la hora de determinar el daño, mi rival me superó en la tirada de fuerza contra dureza y su mini no logró ser abatida.

“La flecha lanzada por Clint impactó en el rival, pero debió de rebotar en una de las hebillas que tenía la mochila que llevaba a la espalda, ya que vio como la flecha salía despedida después de acertar en aquel fulano. Maldita fuera su suerte…, tenía que haber topado con algo en un ángulo raro, nadie iba a malgastar una buena chapa en blindar a un mierdecilla como aquél…
-   Antes de que acabe el día, serás mío…-, refunfuñó Clint mientras echaba mano de nuevo a la aljaba de flechas”


Por otro lado Robin, también trató de abatir a la misma miniatura rival aprovechando el momento de desconcierto que ésta había tenido al ser alcanzada por la flecha enemiga y librarse de chiripa de no sufrir ni un solo rasguño, pero por desgracia el disparo salió desviado y ni si quiera logró acertarle.


“Las Vickys y su compañera Betty avanzaron con mucha cautela hacia las cajas que se veían tiradas una decena de metros más allá, no se lanzaron a la carrera para ver que podían contener, porque vieron como de pronto aparecieron delante suya un grupo de chacales sedientos de gloria y botín
-   Sacad los bates guapas – dijo Betty volviéndose hacia las dos hermanas. – Dadles duro, son niñatos del V Reich, se creen algo por llevar todos esos ridículos uniformes que les dan, vamos a enseñarles quien manda aquí.”





El resto de mis chicas se limitó a avanzar hacia delante y quedarse a distancia de una pequeña carrera para tratar de coger objetivos en el siguiente turno. Lo mismo que hicieron sus rivales.

Turno 2:

“El ansioso Mariscal y sus hombres se lanzaron a abrir una de las cajas…, - Ni una bala jefe, algún pendejo ha saqueado esto ya-. –Por aquí también está pelado esto herr mariscal-, gritaban a voz en cuello los dos reclutas.







-   Serán mamones -, pensó para sí el pobre Mariscal, hasta los huevos estaba de que le diesen mierdecilla de segunda para sus patrullas. Es que esos mamones querían gritar a los cuatro vientos que no tenían ni una puta bala con la que defenderse…, de nada le valía aquella pistola que llevaba en la mano bien visable, con la única esperanza de aquellos tipos que acababan de llegar la viesen, se acojonasen y salieran por patas…
Pero Clint no había nacido ayer, vio la frustración y el miedo en la cara del fulano aquel…, ya le ponía cara pertenecía a los “Strafbataillon”, aunque la peña los conocían como “Los Castigados”, y se rió para sus adentros, el fulano iba de farol y de los malos, se veía a la legua que no tenía ni una puta bala. Encordó una nueva flecha y la lanzó contra aquellos cagarros”



El turno se inició con mis rivales del lado izquierdo abriendo las dos cajas de munición que encontraron, por desgracia esas dos cajas debían de haberlas encontrado algunos saqueadores antes, pues ambas estaban vacías. Así que mi rival se quedó con un palmo de narices. Mis dos arqueros dispararon sus arcos mientras los rivales rebuscaban en las cajas de munición, pero lo hicieron con tal premura que fallaron ambos disparos.

En el otro lado de la mesa nuestros chicos se miraron respectivamente un poco indecisos, el primero que perdiese los nervios sería quien lanzaría el primer golpe y si se quedaba corto o fallaba, quedaría a merced de sus rivales… .


“La tensión se mascaba entre las kies de mi banda, quitando a Betty, las dos hermanas jamás habían entrado en combate hasta ese momento y verse de pronto contra otro grupo de fulanos enfrente, dispuestos a todo, no ayudaba a tranquilizarlas.
-   Están cagados los muy julandras, nos tienen más miedo a nosotras, del que nosotras le podamos tener a ellos -, dijo Betty. – Fijaos como manosean los palos que llevan, son novatos que han sacado a foguearse al Páramo y están muy verdes. Vamos a cargarles y veréis como se mean encima.
Las hermanas se miraron entre sí tratando de infundirse ánimos la una a la otra con la mirada, pero antes de que Betty lanzase su grito de guerra, los muchachos del V Reich se pusieron en marcha…”



Básicamente los dos retrasamos acciones a turno posterior y como ambos teníamos el mismo turno de agilidad nos lo jugamos a tirada de dados. La suerte me sonrió y gané yo la tirada, obligando a mi rival a que jugase primero. Él avanzó con una mini rival lo justo para quedarse fuera del alcance de una carga mía y colocó a la mini en fuego de supresión con sus cuchillos arrojadizos. Yo por mi parte recoloqué a Victoria para que apoyase a su hermana frente a una eventual carga contra otro rival. Mi rival decidió mover a otro de sus chicos, ésta vez colocándolo cerca de su compañero en fuego de cobertura, para ver si me decidía a atacar o retirarme. En ese momento, no me quedaba más que tratar de ser el primero en golpear y esperar para que al final de la melé que se iba a organizar, fuese una de mis minis la que quedase en pie.


“Betty sabía que sus compañeras estaban nerviosas y le tocaría a ella infundirles ánimos, así que decidió que tendría que darlo todo para tratar de tumbar a uno de aquellos tipos y demostrarle a las hermanas que no eran invencibles. Con un ronquido grito de guerra se lanzó directo contra el más adelantado de los jóvenes reclutas, a mitad de camino vio como uno de ellos se detenía a media carrera y desenvainaba un par de cuchillos arrojadizos para lanzárselos. Betty sonrió para ella, dudaba que el tipo fuese un experto en lanzarlos, así que realizó un par de fintas y cuando le lanzó los cuchillos, pasaron bastante alejados de su trayectoria.
La cara del joven recluta hacia el que se lanzó, cambió de color cuando se dio cuenta de que había sido elegido como el objetivo de ese ataque tan decidido…, no supo por qué, pero se le vino a la cabeza las historias que le contaba su instructor sobre las gachís guerreras que vienen a reclamar el alma de los guerreros que caen en combate… . Se enfrentaba a una maldita Valkiria.”





Lancé a Betty contra el soldado del V Reich rival, su rápida carrera y su golpe demoledor no fueron rival para la floja defensa de su presa, que cayó abatido al momento. Tanto mi rival como yo, movimos la mini que nos quedaba hacia el combate iniciado, pero sin llegar a entablar combate.

“El combate fue breve y sin mucha oposición por parte del inexperto soldat, el pobre tipejo aún no tenía ni pelusilla encima del labio y poco pudo hacer contra una pandillera que se había curtido en la gran marcha a través del Baldío.”

Turno 3:

Toda la carne de Galligarto se había puesto en el lado derecho de la mesa y fue por ahí por donde comenzamos a resolver el turno.



Mi rival gano la tirada de iniciativa y como es lógico decidió comenzar el atacando a una de mis chicas.

“El lanzador de cuchillos después de fallar su lanzamiento, recogió su palo del suelo dispuesto a aprovecharse de que su rival estaba trabada en combate con su compañero dispuesto a inclinar la balanza a su favor. Joder, es verdad que la tipa daba escalofríos por lo segura y decidida que se la veía, no podía tener más años que ellos, pero sin embargo despedía una seguridad y confianza que ellos sólo habían visto en los veteranos del V Reich que habían conocido…

-Clack, Clonck-

La tipa acababa de tumbar a Dustin, y se volvió con la mirada fija en él… . Ya no podía detener la carrera, decidió que lo mejor era tratar de aprovechar el impulso de su asalto y tratar de arrollarla con su físico, así que lanzó un batazo con todas sus fuerzas esperando poder tumbarla a la primera, pero éste dio en el vacío, no sabía que había pasado, pero la tipa no estaba donde hasta hacía un instante se había encontrado… .Ese fue su último pensamiento cuando sintió en su estómago vaciándole el aire de sus pulmones que le hizo caer al suelo doblado de rodillas, Betty no perdió ni un momento y trazó con su bate un bestial arco de abajo hacia arriba que lanzó de espaldas totalmente inconsciente a su víctima.”




Ritter, el soldado del V Reich se lanzó contra Betty dispuesto a vengar a su compañero caído.... Cuando el joven recluta se desplomó de rodillas en el suelo, no se pudo explicar que había ocurrido, nada de lo que le enseñaron sus instructores le había preparado para ese tipo de lucha.

Tras ese golpe de suerte al sobrevivir a la carga de mi rival, no me lo pensé dos veces y deje que Viktoria cargase contra el Soldat que quedaba. Este acobardado por el destino de sus compañeros pudo ofrecer poca resistencia y cayó abatido en el primer embate. El lado derecho de la mesa quedo para mí solo

“Viktoria, envalentonada por el ataque de su compañera y viendo como ella sola había logrado acabar con dos de aquellos fulanos, decidió que también ella iba a tratar de ganarse un nombre ese día. Así que silbó a su hermana y las dos se lanzaron al combate contra el desmoralizado superviviente de la patrulla. El pobre tipo, viéndose rodeado por tres enemigos, se quedó clavado en el suelo sin saber muy bien que hacer y apenas pudo amagar un par de bloqueos, antes de que algo golpease el lateral de su cabeza, desenfocándole la mirada y haciéndole perder el sentido. Viktoria se agachó para registrar al fulano y ver si merecía la pena saquearle, pero el tipo no llevaba más que el palo que portaba en la mano. Decidida a quedarse con un trofeo de su primera víctima en combate, arrancó de su cuello la chapa que colgaba de un cordón de cuero y leyó su nombre, Walter. Bueno Walter, le dijo al inconsciente muchacho, al menos te dejaré un buen recuerdo de nuestro encuentro y sujetándole la cabeza con las manos, le calzó un beso en medio de la frente que quedó marcado en un verde pálido cuando los retiró”.

Viendo cómo se desarrollaba el encontronazo, el Mariscal ordenó a gritos a los hombres que le quedaban que se retirasen. Sin tiempo para ver si sus hombres seguían sus instrucciones, él decidió poner pies en polvorosa y buscar cobertura de los poco afortunados disparos de los arqueros que tenía enfrente.

Uno de los disciplinados Soldat se retiraba poco a poco sin perder la cara al enemigo, cubriendo la retirada de su líder.

“Blaz, comenzó a retirarse sin dejar de mirar hacia los lejanos arqueros, recordaba muy bien lo que le había enseñado su instructor, nunca perder la cara al enemigo para saber en todo momento lo que iba a hacer, no precipitarse, ni dejar que el miedo lo invadiera. Si te enfrentas a un tirador, moverse rápidamente, en zigzag buscando las posibles coberturas, nunca quedarse quieto… .

-   Coño…, espera un momento, moverse rapi…, ¡Aggghhhhh!



La flecha penetró en la clavícula del soldat lanzándole contra el reseco suelo”.


El flechazo certero de Clint le tumbó en el suelo atravesándole con su saeta

El turno finalizó cuando el ultimo recluta del V Reich se ocultó de las líneas de tiro de mis arqueros para no seguir la suerte de su compañero caido

A raíz de ese ultimo lance en el turno cuarto Alejandro y yo decidimos que el resto de la partida la íbamos a dejar sin disputar. Yo no iba a arriesgarme a perder a alguno de mis chicos por tratar de derribar a alguna mini rival más. Me limité a abrir las dos cajas de municion que estaban si abrir, con tal mala suerte que una de ellas exploto provocando que Victoria cayese aturdida por la explosión

“Clint pudo observar con satisfacción como los “Strafbataillon”, se retiraban abandonando el campo de batalla, de hecho había hecho honor a su nombre y habían recibido un buen castigo antes de retirarse. Estaba razonablemente satisfecho con como le había ido las cosas ese día, su gente aún estaba un poco verde, coño, para qué mentirse, ni si quiera él había tenido su día con el arco, es verdad que a él nunca se le dio bien aquel chisme…, en días como ese, echaba de menos a Danny con su proverbial puntería, pero uno no podía lamentarse por lo que no tenía. Esperaba que Robin que se demostrase tan buena arquera como su hermana aseguraba que era, al menos, la muchacha mantuvo a raya a aquellos bastardos que trataron de colarse por la zona que ellos defendían.
Las dos hermanas se habían portado razonablemente bien, mantuvieron la calma y aguantaron a los reclutas del V Reich sin perderles la cara. Pero desde luego la que había estado soberbia fue Betty, la chica había madurado mucho después del viaje a través del Baldío y había demostrado que se podía confiar plenamente en ella, tendría que estar muy pendiente de ella, si seguía así, pronto se ganaría un nombre y a él no le vendría mal tener alguien con agallas que le guardara las espaldas.

Mientras bajaba de la estructura a la que se había encaramado para dominar el campo de batalla, ordenó a sus kies que registraran las cajas que quedaban por allí tiradas, a ver si lograban rascar algo… .No había acabado de llegar al suelo, cuando una pequeña explosión se escuchó en por allí cerca. Rápidamente encordó una flecha en el arco y buscó un posible enemigo por las cercanías, tal vez fuese el chatarrero ese pirómano que recorría el Páramo, o uno de aquellos Hijos de la Sangre que había esperado a que terminase el combate para lanzarse sobre una presa desprevenida… .
Entonces vio a Victoria tirada en el suelo cerca de los restos de una caja recién destripada…

-              Hijos de puta…-, murmuró Clint, o los Chatarreros de Smaug o aquellos cabrones del V Reich habían puesto una trampa bomba para cazar a algún incauto
                     
Por suerte Victoria se levantó del suelo ayudada por su hermana y Betty. Clint respiró tranquila, hubiese sido un mazazo para su gente perder a alguien de esa manera y más después de que sobrevivieran a su primer combate real en el Páramo.

El Mariscal se retiró con sus hombres, el tipo iba mascullando para sus adentros. A ver cómo coño explicaba que había salido en una pequeña patrulla de reconocimiento, para endurecer un puñado de novatos y volvía con un recluta menos y buena parte de sus otros hombre apaleados…, él estaba convencido de que por fin le permitirían dejar de entrenar a esos novatos y volver con los verdaderos luchadores antimutos, pero después de lo sucedido sabía con plena seguridad que iba a estar comiendo mierda una buena temporada. Se volvió a mirar a sus hombres con mal disimulada rabia…, y encima aquel gilipollas de Walter con aquel beso estampado en medio de la frente con esa cara de pastor de galligartos empanado que gastaba…, se iba a cargar ese zurullo…

-              ¡Walter!, - bramó el mariscal -, y el pobre desdichado se sobresalto, no sabía por qué, pero estaba seguro que le había elegido para pagar su frustración con él. Sus compañeros imperceptiblemente se separaron un poco de él, esperando que toda la mierda cayera allí y no les salpicara a ellos…
-              ¡Walter!, - volvió a gritar el Mariscal a menos de un palmo de su cara y llenándolo de salibazos. – Tú eres de Pradera Larga, ¿no? -, sin dejar que el fulano respondiera , continuó gritándole. ¡Allí solo hay galligartos y bujarrones!, y tú no tienes escamas, así que dime entonces que eres…

Aquel camino de vuelta se le iba a hacer muy largo a Walter, en que puto momento se le ocurriría alistarse en el V Reich”


En las tiradas posteriores lo más reseñable fue que Dustin, uno de los Soldat de Alejandro resultó muerto en las tiradas de heridas. Por mi parte decidí no saquear las minis derribadas de mi rival, la verdad es que había sufrido mucho y se lo que cuesta en bandas con minis en un valor de puntos tan alto rehacerse si las cosas se te tuercen en las tiradas de heridos, (como luego resultó el caso), sinceramente mi rival llevaba sus minis con mazas ligeras y como eran las mismas armas que yo tenía, me pareció demasiado cebarme rapiñando miseria..., otro gallo hubiese cantado si hubiese llevado un buen arma de fuego o un filo medio, ja, ja, ja.

madrid *
 
     
     

Re:Punkapocaliptyc: Clint "el Guapo", nuevas aventuras en el Páramo Desconectado Abrasapuentes
Cabo (340 mensajes) #1. 13 Oct 2017, 16:47

Bueno, pues con esta partida se inicia el regreso de Clint "el Guapo" al Páramo en esta segunda campaña que vamos a jugar en Madrid.

La verdad es que este año va a ser todo un desafío, somos 20 jugadores inscritos y jugaremos un total de 16 partidas previamente establecidas, de forma que vamos a tener la posibilidad de evolucionar bastante las bandas, generar construcciones, etc... .

El inicio de la campaña ha sido muy prometedor y ya estoy esperando a mi próximo rival, que también coincide que será contra "V Reich", quien sabe, ¿expedición de castigo contra aquellos que han atacado su columna de reclutas?, a ver que se me ocurre para seguir hilando la historia.

Espero que continuéis disfrutando con las aventuras de Clint y su peña, tanto como yo escribiendo estos relatos

madrid *
 
     
     

Re:Punkapocaliptyc: Clint "el Guapo", nuevas aventuras en el Páramo Desconectado Abrasapuentes
Cabo (340 mensajes) #2. 22 Oct 2017, 14:12

"Antes de comenzar a recorrer el campo de batalla que acababan de despejar de enemigos, Clint ordenó a Robin que se encaramase a los riscos desde los que ellos habían bajado instantes antes para echar a aquellos chicos del V Reich. Si de algo se preciaba Clint era de ser un tío precavido, no le gustaba nada dejar las cosas a la voluble fortuna, algunas veces te podía sonreir, pero lo más normal es que la muy perra te acabase metiendo un buen palmo de acero en la tripa. Por eso le pidió a la ágil arquera que siguiera de cerca la retirada de aquellos fulanos, no fuese que tratarn de emboscarles o volver con refuerzos.

No habían acabado de explorar y saquear toda la zona porque la trampa bomba que casi le arranca los dedos de una mano a una de sus kíes, les había puesto un poco nerviosos y prefirieron hacer las cosas con calma, más valía no jugársela con los inventos raros y trampas chungas de esos viciosos de los cacharros raros. Ya se las había visto más de una vez con esa gente y sabía que esas mentes retorcidas eran capaces de sacrificar su amado equipo y hacerlo volar por los aires antes que dejar que otro lo tuviera en su poder.

 - ¡Fiuuuuuuuuuuuuuuu...!

Un poderoso silbido atrajo la atención del grupo completo, dejaron aquello que estuvieran rebuscando y todos encararon la mirada hacia el lugar del que procedía el sonido. En lo alto del risco vieron a Robin alzando su arco en una extreña sucesión de movimientos repetitivos.

- Puta vista..., ya no veo un pijo a esa distancia -, murmuró Clint, - ¿alguien puede decirme que está diciendo? -
- Objetivos..., dos, a media hora de pata..., hay unas ruinas por allí..., ¡cooooooño!, son bugas jefe, ¡dos jodidos bugas...!. Robin hace el símbolo de los Chatarras jefe. Espere jefe..., dice que ve está con alguien...-
- ¿Amigo o enemigo?-, preguntó con voz endurecida Clint.
- Hostia jefe, es el "Palido", ¿pero ese no estaba donde la Danny?

Clint permitió que asomara su sonrisa lobuna, buena chica esa Danny, le prometió que en cuanto pudiera le echaría una mano con el nuevo negocio y la chavala estaba cumpliendo mandándole más peña.
Volvió a pensar en aquellos bugas, fijo que aquellos cacharros tenía que ser alguno de los escoltas que llevaba la caravana. Joder, si tenía suerte y nadie los había tocado, podrían estar a tope de gasofa y tal vez algo de munición o carga.

- Dejad todo ésto, aquí no vamos a encontrar mucho más, que sean otros mierdecillas los que se la jueguen con las cajas trampas de los aprietatuercas, vamos a ver esos coches. Pillad algo para guardar gasofa por si encontramos-. Al final esa pequeña excursión al Páramo iba a ser más productiva de lo esperado".

"Cuando la Mariscal se encontró a la otra patrulla de novatos, no pudo más que sentir un enorme desprecio por ellos, ¿cómo podían haberse dejado sobar los morros de esa manera por una puta banda de aficionados?. Ellos eran los elegidos, lo mejor de lo mejor, no podía permitir que nadie les dejase en ridículo y fuese pavoneándose por ahí, cómo les iban a tomar en serio si no...". Por eso, cuando la patrulla que se retiraba le indicó la dirección en la que había tenido el encontronazo y le aseguró que en su huída se habían topado con unos bugas abandonados por los chatarras que no habían podido saquear porque les estaba siguiendo al menos una de las kíes de Clint, no se lo pensó dos veces. Iría a ver aquellos bugas, los saquearía si había algo que mereciese la pena y si aquellos desgraciados se cruzaban en su camino, los destrozaría.
 Se permitió un breve momento de ensoñación, si todo salía bien, seguro que le recompensaban con un par de ubersoldat, armas de fuego y un buen puñado de balas..."


Segunda partida de la Campaña, tocaba jugar el escenario "La rebelión de las máquinas" y nuevamente me tocaba jugar contra V Reich. Como en la partida anterior sabía que me iba a enfrentar a una banda con muy pocos miembros, pero que al igual que los pandilleros, tendrían unas estadísticas muy buenas y serían duros de tumbar. Cada mini iba a contar mucho.
Jugaríamos con dos coches como objetivos a saquear, así que dividiría a mis chicos en dos grupos, cada uno compuesto por un pandillero con bidón y otro pandillero para escoltarle, dejando a Clint y Robin con sus arcos para tratar de tumbar desde lejos a los rivales, o dirigirse allí donde el combate fuese más desequilibrante y pudiera volverse en contra de mis chicos.

Mi banda se componía de:

- Clint "el Guapo", armado con arco.
- Robin, con arco.
- Betty "la Fea", con pistola y filo medio.
- Viktoria, con maza ligera y portando uno de los bidones.
- Victoria, con maza ligera y llevando el segundo bidón.
- Jinete Pálido, armado con maza ligera.

"Cuando Clint llegó con su peña donde estaban Robin y "Pálido" le dió una palmadita en la espalda a la chavala y asintió con gesto serio. Puede que no fuese una arquera tan letal como su hermana, pero la tipa sabía explorar bien y estar atenta a todo lo que se moviera en el Páramo. Luego le dió un apretón de manos a "Pálido", el tipo aún estaba verde, eso se notaba a la legua, pero sabía por comentarios que le había hecho Danny, que el fulano sabía manejar bien la cachiporra para echar a los camorristas que iba a dar por culo al local que regentaba la arquera.

- Bienvenido "Pálido", espero que estés fresco, , tengo un trabajito para tí

Éste asintió mientras sonreía. - Joder señor, claro que sí, una pena que me haga separado de los otros chicos que mandó Danny a buscarle, nos pareció lo mejor para tratar de encontrarles, quedamos en juntarnos de aquí a tres días donde los pozos de Chorrochico...-
¿Danny había mandado más peña?, la cosa se iba poniendo cada vez mejor.

- Al tajo pués-, sentenció Clint.- Robin y yo os cubriremos con los arcos, Pálido y Victoria a por uno de los bugas, Viktoria y Betty a por el otro. En parejas, sin separarse y con los ojos bien abiertos-"


Turno 1:

"Cuando ya tenían los bugas al alcance de las manos, pudieron ver que estaban demasiado bien cuidados como para ser despojos ya saqueados. Buena señal, de allí podrían sacar una buena tajada si...

- Iaaaaahhhhu, iaaaaahhhhu...-, sono como un lamento de galligarto. Clint hizo que Robin se parara y los dos sacaron flechas de su aljaba para encordarlas en el arco. Esa señal era inequívoca, no sabía quien de sus otros kíes la había lanzado, pero para ellos sólo podía significar una cosa: enemigos".


El primer turno no tuvo mucho misterio, había dividido a mis chicos en tres grupos de dos minis cada uno, Victoria con Pálido, Viktoria con Betty, cada uno de estos dos grupos con un bidón vacío y orillados hacia unos de los laterales de las mesa y encarados con los coches que había que saquear. En el centro de la mesa Clint y Robin con sus arcos, en función de hacia donde tratase mi enemigo de obtener superioridad numérica, allí orientaría a aquella fuerza de choque.

"En cuanto Betty vió aquellos bastardos uniformados, lo primero que pensó es que los mamones de antes no habían tenido suficiente y habían decidido volver a por más. Pero rápidamente se dio cuenta de que esos fulanos que veía avanzar rápidamente hacia ellos no se parecían a los que habían apalizados. Joder..., como hubiesen vuelto con refuerzos, lo iban a pasar realmente mal. Se llevó las manos a la boca y emitió un por de largos lamentos de galligarto, tenía que alertar al resto de kíes"

Mi rival se presentó con su Mariscal, dos Soldat, que serían los que portaban los bidones y dos subhumanos. Desplegó la mayoría de sus minis hacia mi lado derecho de la mesa, dejando sólo un subhumano para entorpecer a Victoria y Pálido en su intento de sacar gasolina de uno de los coches.



Segundo Turno:

"Clint mantuvo la calma cuando vió a más peña del V Reich avanzando hacia ellos, e un prfimer lugar pensó que podían ser una expedición de castigo que les estaba buscando para hacerles pagar la escabechina que no hacía mucho ellos le habían causado a otros de sus chicos.

Por suerte para ellos, Clint se dio cuenta que era un grupo no muy numeroso, poco armado y que no contaba con el refuerzo de la patrulla contra la que habían chocado ese mismo día. Eso le tranquilizó, estando en igualdad de fuerzas, sabía que podría imponerse a cualquiera con el que se enfrentase. Ese día el V Reich iba a llenar aún más sus enfermerías"


Estaba claro que todo el pescado se iba a decidir en el lado derecho de la mesa, por eso, después de hacer la tirada de agilidad para determinar que bando empezaba a mover primero al tener los dos la misma iniciativa, decidí mover primero a Pálido y Victoria, que eran los que podía avanzar sin casi oposición y que fuese mi rival el que se viese obligado a mover en primer lugar en la zona derecha y yo reaccionar a sus movimientos. Victoria había tenido suerte superando las tiradas de agilidad y pudo avanzar sin problemas su movimiento normal en el turno anterior, por lo que al inicio del segundo, le costó poco llegar a contactar con el coche y en su segunda acción obtuvo su primera carga de combustible.



"Victoria acarreando el vacio bidón para transportar gasolina llegó hasta el abandonado buga, le dio unos golpes al lgar en el que estaba el depósito y escuchó un reconfortable sonido de líquido en él... . Bien, lo iba a dejar bien seco.

- Pálido, tú cúbreme bien, que yo me encargo de no dejar ni una gota en este coche-

El joven novato asintió y fijó su mirada en el despojo subhumano que avanzaba hacia ellos, no permitiría que aquella mierda pusiera una sola zarpa encima de Victoria".

Mi rival comenzó a hacer avanzar a uno de sus soldat hacia el segundo coche y un subhumano tratando de flanquear a mis kies para pillarles por la espalda llegados el caso de que se enzarzasen en combate.
Yo por mi parte decicí hacer avanzar a Viktoria con el segundo bidón de gasolina hasta contactar con el segundo coche. Ésta vez no había sido tan afortunado con las tiradas de agilidad y por eso gasté las dos acciones en llegar hasta el objetivo. La parte buena es que al estar en contacto con el coche, mi rival no podría sacar gasofa del coche en ese turno por estar el objetivo disputado.



Mi rival lo vio claro, así que reaccionó haciendo avanzar su segundo soldat con su primera acción y con la segunda, disparó con la pistola que llevaba en la mano libre... El tipo era una mamón con suerte, sin apuntar ni esquivar cobertura, logró abatir a Viktoria de un certero disparo en la pierna.

"Viktoria avanzó a la carrera zigzageando hasta que llegó a prácticamente a un par de metros del coche que iba a tratar de saquear. Al ver como se acercaban un par de fulanos con bidones apretó el paso y esprintó con todas sus fuerzas para ser la primera en llegar, confiando que sus compañeros la cubriesen si alguno de esos mamones trataban de atacarla en combate cuerpo a cuerpo, pero...

- ¡Jooooder!, aquel cabrón había detenido su carrera y levantó la mano libre en la que no llevaba el bidón para apuntarle con una pipa y soltarle un balazo que le dió en la cadera. Hostia puta, que cerca había estado, en el último momento pudo frenar su carrera, si no el balazo le podía haber llevado de cabeza a Campoflorido... . Gruñendo, se arrastró hasta una de las ruedas del buga, donde se parapetó y comenzó a tratar de cortar la hemorragia del balazo que se acababa de llevar".




La primera sangre había sido favorable a mi rival y había igualado el número de combatientes. Decidí tomármelo con calma y avanzar a Clint y Robin hacia el combate, para tratar de apoyar a Betty en el siguiente turno de cara a la carga que ésta tendría que realizar para evitar que mi rival se hiciera fuerte en torno al segundo coche y me fuese tumbando las minis una a una a base de superioridad numérica.
Mi rival avanzó a su Mariscal para tratar de acercarlo de cara al que sería tercer y definitivo turno de juego.

Y en ese momento, cuando a él no le quedaban más minis por jugar, es cuando lancé a Betty a la carga contra el primer de los soldat con bidón, me hubiese gustado cargar primero contra el Mariscal, que era el más peligroso, pero estaba fuera de mi alcance de carga porque tenía ese soldat delante que me impedía llegar hasta él.



"Betty se sintió responsable por el balazo que su compañera acaba de encajar, se suponía que ella tenía que ser la encargada de cuidar de que nada le pasara mientras trataba de saquear el buga... La rabia y el peligro que acosaba a su compañera si ella no hacía nada, hizo que se decidiese a cargar contra aquellos cabrones, esperando que no les diera tiempo a soltarle un balazo a ella también a tan corta distancia.

Su rápida carrera con el filo en la mano tenía como objetivo a aquella fulana que tenía pinta de dirigir a esa gentuza, pero había un mamón justo delante al que tendría que abatir primero..., bueno, ese era el desgraciado que había tumbado a Victoria, que tratarse de detenaerla a ella.

El soldat al ver cómo se le echaba encima una pandillera rival alzando un filo que iba a descargar contra él, trató de amartillar de nuevo su pipa y tumbarla de un balazo, pero la tipa era muy rápida y cuando ya tenía la pistola amartillada no tuvo el tiempo necesario para apretar el gatillo, antes de que el arco descendente de la espada le tajase el torso y le hiciese caer presa de un dolor insoportable".



Aunque tuvo que pegarse una buena carrera, Betty logró llegar al combate contra aquel soldat que acarreaba un bidón y acababa de disparar a su compañera, logrando tumbarle al no darle tiempo a reaccionar.

Y de esta manera finalizaba el segundo turno, con una mini abatida en cada bando. Lo único que me consolaba en esos momentos de la partida, es que a mi rival sólo le quedaban dos minis capaces de acarrear los bidones y obtener puntos en el escenario, mientras que a mí me quedaban otras 5 minis capaces de hacerlo. La parte que más me preocupaba es que me la había jugado a cara o cruz con Betty, la acababa de dejar allí rodeada por dos rivales y dependiendo de la tirada de agilidad para ver quien empezaba el tercer turno, sería ella la que atacase o la atacada.

Tercer turno:

Comenzamos con tensión ese turno, una tirada de agilidad definiría quien llevaría la iniciativa ese turno y quien iría a remolque y posiblemente acumulando bajas.

Se produjo la tirada y..., ¡bingo!, me fue favorable. Así que sin pensármelo mucho, decidí que sería Betty la que empezase atacando, ella es la que tenía filo medio y por tanto más probabilidades de tumbar al Mariscal... .



"Sin frenar su veloz carrera para terminar de rematar a la piltrafa del V Reich derrotada, convirtió el letal movimiento descendente de su espada en otro arco ascendente con el que iba a tratar de destripar a aquella perra que tenía enfrente. Pero la Mariscal rival no era una novata y previendo sus intenciones, interpuso su maza y paró el letal golpe, para a continuación tratar de golpear a Betty, por suerte ésta pudo esquivar el mazazo.

Retrocedió un par de pasos para mantener las distancias, manteniendo su filo en alto, empuñado con las dos manos a la altura de su peccho. Sabía que a su espalda quedaba otro rival vivo y no podía perder más el tiempo, así que clavó ligeramente la puntera de su pié en el suelo y en un rápido movimiento levantó una pequeña nube de arena contro los ojos de su rival, lo justo para distraerla la facción de segundo que ella necesitó para fintar y lanzarle un tajo que cruzó la cara y el brazo con el que empuñaba su rival la maza y que dejó caer al suelo".


Por desgracia fallé la tirada para impactar y me ganó de calle mi rival..., joder como se me empezaban a complicar las cosas, con lo bien que parecía que iba a empezar el turno. Por suerte la fortuna me sonrió a la hora de que mi rival realizase su tirada para impactar y me salvé. Así que en mi segunda acción volví a insistir en mi combate y esta vez si que sí, logré tumbar a la Mariscal rival.



Lo siguiente que hizo mi rival con el soldat que le quedaba es tratar de hacer un 2x1 en bajas, gastó su primera acción es disparar su única bala contra Clint, que lo tenía prácticamente encima, para luego en su segunda acción tratar de acabar con Betty... .

"El pobre bastardo vió como en cuestión de segundos, dos de sus compañeros acaban de caer derribados por aquella tipa. Soltó el bidón vació que llevaba y apuntó la pistola contra el arquero que tenía enfrente, odiaba los arcos, odiaba los putos arcos, los había visto en acción en el Páramo y sabía que eran letales. Decidió que le metería un plomazo a aquel cabrón, trataría de zafarse de aquella tipa sanguinaria y saldría por patas de allí.

Pero era tal el temblor de sus manos, que el disparo salió desviado si acercarse a su rival. Presa del pánico se volvió a la espadachina que se había vuelto a mirarle con el filo apuntando hacia el suelo a apenas tres metros de distancia, con la cabeza ligeramente inclinada para que el flequillo que llevaba no le tapara la visión y con una sonrisa evaluadora en la mirada... . El tipo notó como la tripa se le hacía agua y sin saber que hacía, le lanzó lo primero que tenía a mano: su pipa...

- Seré gilipollas...-. Poco más pudo pensar antes de que Betty le golpease en la cara con la empuñadora de su espada y le dejase sin sentido tirado en la arena. Betty no conocía el significado de la palabra honor, no le importaba hacer lo que tuviera que hacer para ganar un combate, pero sí sabía que aquel chaval no merecía morir".



Hay que reconocer que el soldat le echó narices a la cosa, por desgracía el pobre novato en su precipitación falló el disparo contra Clint y cuando cargó contra Betty, no tuvo que hacer nada contra esa luchadora veterana, por lo que acabó derribado en el suelo de un amplio tajo de su filo medio que dejó una fea cicatriz en la cara del novato recluta.



A esas alturas de la partida con las tres minis con posibilidad de puntuar de mi rival derribadas y solo dos subhumanos a distancia de cargar de mis minis o de disparos de mis arcos, mi rival me comentó si había posibilidad de retirarse de la partida.
Sinceramente, cuando una partida es tan emocionante como lo fueron el segundo y tercer turno de juego y se disfruta tanto jugando y tienes un rival delante con el que da gusto jugar, como fue mi caso, (un lujazo jugar contigo Luis, y no lo digo por el resultado, si no por la partida y tu forma de jugar, valiente y jugándotela en todo momento, disfruté un montón jugándola), pues no tiene sentido ir a hacer daño.
Le dije claramente que si él retiraba a los subhumanos, no los perseguiría, no tenía sentido tratar de tumbarle las minis que le quedaban para que tuviera que hacer tiradas en la tabla de heridas... . Aunque Isaías, que asistió a la partida y era el futuro rival de Luís, me animó en todo momento a no dejar títere con cabeza..., de forma totalmente desinteresada, por supuesto, ja, ja, ja.

"Los dos submanos, que desde su fallido experimento no habían brillado por tener una inteligencia aguda, tampoco es que hubiesen quedado reducidos a un estado mental comparable a un matojo de hierbajos. Así que cuando vieron como se estaba dando la cosa, decidieron darse la media vuelta y volver a su campamento..., aprovecharían que la jefa no podría decirles nada, para comerse todo lo que pillasen. Vive y vete a comer, eso es lo que pensaron mientras se alejaban comunicándose entre gruñidos"

Turnos cuarto, quinto y sexto:

Hice avanzar a Clint que cogió uno de los bidones abandonados por los soldat caídos y se acercó al coche que controlaba sin ninguna oposición.



Se dedicó los siguientes turnos a vaciar el depósito del coche hasta el inicio del turno cinco, que agotó el coche y entonces junto a Robin y Betty, registraron a la Mariscal rival y a los dos soldat caídos, logrando rapiñar una pistola y una bala.



Victoria y Pálido, sin oposición alguna continuaron sacando gasolina del coche que lograron que controlar hasta el turno cinco, que también agotaron el depósito del coche.



El resultado final de la partida fue de 9 - 0, (se cargas obtenidas por Victoria y tres por Clint), una pipa y una bala rapiñada. Así que la partida no pudo acabar mejor para Clint y sus chicos.

"Los soldat y la mariscal tirados en el suelo y rodeados por sus enemigos se dejaron registrar y saquear sin oponer mucha oposición. Soportaron como pudieron las chanzas de los rivales y ver como con recochineo les daban las gracias por la pipa y la bala que les acaban de rapiñar.
La mariscal sólo podía pensar en una cosa..., al menos no iba a ser la única a la que Clint y sus kíes le acababan de sobar los morros ese día e igual mandaban a más chicos a ajustarle las cuentas a aquel cabrón. Si eso pasaba, ella se ofrecería voluntaria la primera para borrarle aquella puta sonrisa de autosuficiencia de la cara..."

madrid *
 
     
     

Re:Punkapocaliptyc: Clint "el Guapo", nuevas aventuras en el Páramo Desconectado Abrasapuentes
Cabo (340 mensajes) #3. 22 Oct 2017, 17:06

"Tras dos encontronazos seguidos con peña del V Reich, Clint decidió que había llegado la hora de cambiar de aires, aquellos tipejos estaban muy activos en esa zona y no estaba dispuesto a esperar a que mandasen una gran expedición de castigo contra ellos. No quería arriesgarse a que el jefe de la zona de esos tarados mandase un grupo de veteranos armados hasta los dientes con todo tipo de fuscos y bien provistos de balas, aún no estaba preparado para hacer frente a una amenaza como esa.

Hay que ser realista y cuando se puede atacar o presionar, no hay motivo para dejar escapar un enemigo, pero cuando éste es muy superior a tí, lo más inteligente es esquivar el combate.

Por eso decidió que lo mejor que podía hacer era enterrar la enorme cantidad de gasolina que había logrado rapiñar de los coches de escolta abandonados de la gran caravana comercial chatarrera malograga. No convenía pasearse por el Páramo con tal jugoso botín, en primer lugar eso les entorpecería mucho y en segundo lugar, les haría una presa demasiado apetecible para todo fulano con el que se cruzasen. Hasta ese momento la jugada de esconder los botines que había ido consiguiendo en aventuras anteriores para recuperarlos cuando les viniese bien, siempre les había funcionado bien. Se llevaron un par de litros de gasofa para negociar..., Clint tenía claro que se iba a pasar por el puesto comercial de "Cutre McRoña", el viejo comerciante del Páramo para adquirir un par de juguetes con los que adquirir un poco más de ventaja contra posibles enemigos.

Su lugar de destino estaba claro: Chorrochico, si como Pálido les había asegurado, Danny había mandado más peña y no habían tenido ningún contratiempo en el camino, allí se reunirían. Desde luego, aumentar sus filas con más peña, no les vendría nada mal. Por eso se encaminarían hacia allí..."


Mi banda se componía de:

- Clint "el Guapo", armado con escopeta y filo medio.
- Robin, con arco.
- Betty "la Fea", con pistola y filo medio.
- Victoria, con arco.
- Viktoria, con maza ligera.
- Jinete Pálido, armado con pistola y maza ligera.

Mi rival aunque tenía 10 minis en su banda, decidió que 5 de ellas se iban a quedar tratando de conseguir chapas extras, ya que no quería arriesgar todas las minis en la partida.

Tercera partida de la campaña, jugábamos el escenario "1, 2, 3 Splash", me tocaba jugar contra una banda de Chatarreros, por lo que en un principio, mi rival contaba con una pequeña ventaja. En este escenario se puntúa 1 punto si al final de la partida controlas el objetivo sin activarlo, 0 puntos si tratas de activarlo y fallas la tirada de técnica y 3 puntos si logras superar una tirada de técnica. Los chatarreros tienen una técnica que les permite superar mucho más fácilmente esas tiradas que el resto de bandas.
Por lo que tenía claro que si quería ganar ese escenario, sólo tenía una vía para hacerlo, poner en fuga a mis rivales e impedir que controlasen muchos objetivos.

Turno 1:

"Clint obligó a sus kíes a levantarse ese día antes de que empezase a despuntar si quiera la primera luz de la mañana. Las zonas de agua era muy codiciadas tanto por todas las bandas de kíes, los desterrados, los mutardos solitarios o las bestias del Páramo..., todos necesitan beber en este puto lugar, por eso hasta el más pequeño charco cenagoso de agua está señalado en los mapas del Páramo y los que están acostumbrados a recorrerlos, se los conocen de memoria, como la palma de su mano.

Él tenía claro que por esos mismos motivos, la mejor forma de sorprender a alguien era precisamente a esa hora del día, cuando la peña estaba demasiado adormilada como para reaccionar con la suficiente rapidez. Si no había nadie tratando de defender los pozos para tratar de sacar unas cuantas chapas o balas por un poco de agua, no tendrían que esforzarse demasiado, pero si lo había y los números no estaban en contra..., merecería la pena intentar hacerse con el pozo, pillar cuanto más agua pudieran pillar mejor y esperar a que llegasen el resto de kíes que le había mandado Danny. Los planes sencillos son los mejores, los muy elaborados sólo creaban confusión tratando de contemplar todas las eventualidades que se podían presentar.

Cuando el primer rayo de sol asomaba por el horizonte, Clint ya estaba en posición con sus muchachos observando Chorrochico y sus alrededores... : uno, dos, tres, cuatro y cinco..., cinco chatarreros contó Clint. Cinco contra seis, ellos estaban preparados, motivados y mejor equipados, al menos mejor equipados desde que cambiaron la poca gasofa que habían cargado por una escopeta, un filo medio y un par de justillos de cuero..., los Chatarreros no regatean demasiado cuando se trata de gasofa que puedan hacer funcionar sus queridas máquinas.
No sabía si aquellos kíes estaban por allí tratando de seguir las órdenes de la Baronesa de recuperar todo lo que pudieran de su malograda caravana o bien estaban tratando de hacer negocio con los pozos. Poco le importaba a Clint, se haría con los pozos, rellenaría sus cada vez más menguadas cantimploras y esperaría a ver si se presentaba alguno más de sus kíes"

Ese era su secreto, planes sencillos y plomo en el cuerpo para los cabrones que quiseran jodérselos".


Mi rival comenzó avanzando sus minis para controlar el objetivo central y el de la derecha, dejando el de la izquierda que había metido en una charca tóxica sin cubrir, pero avanzando con un engranaje que trataría de flanquear por mi flanco izquierdo.

Por mi parte, decidí avanzar buscando el combate, en mi primer turno hice avanzar a Pálido, Viktoria y Robin para que llegasen hasta las tres fuentes más cercanas a mi zona de despliegue.







Con mis otras tres acciones avancé tratando de cubrir el avance de sus otros tres compañeros, Clint, Betty y Victoria serían mi punta de lanza contra aquellos chatarreros.

Segundo turno:

"Robin escuchó ruidos quedos de pasos por su izquierda, una gran roca tapaba su línea de visión, así que guardó la flecha que tenía encordada en su arco, lo sujetó con ambas manos como si se tratase de una maza y se lanzó corriendo la fuente del sonido. En cuanto dobló el afloramiento rocoso vió a un viejo engranaje que quedó sorprendido por su rápida aparición y sin darle tiempo a reaccionar, trazó un poderoso golpe que tumbó a su rival sin darle oportunidad a reaccionar.

Robin se quedó un momento parada tratando de recuperar el aliento después de su veloz carrera y decidiendo cual sería su siguiente paso..., volver a la seguridad de la fuente que controlaba, o tratar de flanquear a sus enemigos para acosarles con su arco".




Cuando cargué al combate cuerpo a cuerpo contra el engranaje "Zafiro", mi rival y yo empatamos la tirada para impactar, por lo que ahora nos la jugaríamos para ver quien derribaría a quien. Por fortuna, yo logré derribar a Zafiro, mientras que él no logró tumbarme.

Clint por su parte, avanzó en su primera acción y utilizó su segunda acción para disparar contra el dinamo "Ágata", pero éste se lanzo de bruces al suelo logrando esquivar la salva de postas por poco.



Betty por su parte se encaramó a un afloramiento rocoso tratando se sorprender a sus rivales que se encontraban al otro lado, prácticamente al mismo tiempo otro dinamo, "Granito" se encarama al otro lado del afloramiento para tratar de plantarle cara..., las espadas quedan en alto de cara al siguiente turno

Y el resto de mis kíes avanzan buscando el combate.



Tercer turno:

"Cuando Granito aún estaba tratando de alzarse palmo a palmo a fuerza de pura voluntad. Cuando se estaba tratando de afianzarse en precario equilibrio, Betty ya se le había echado encima y con dos poderosos golpes de su filo lo derribó. Mientras caía hacia atrás sólo pudo lamentarse..., de haber dispuesto de apenas un par de segundos más, aquella pequeñaja no habría tenido nada que hacer contra sus poderosos músculos, pero ya era demasiado tarde".



Betty perdió el primer combate contra Granito, pero logró sobrevivr al golpe que éste le lanzó y en su segunda acción logré tumbarlo.

Mi rival reaccionó disparándome con el engranaje Amatista, que me dispara con su trabuco, por suerte, la pólvora que debió de usar para cargarlo no debía de estar en muy buen estado, porque sólo logró emitir una densa nube de humo cuando accionó el gatillo de su arma.

"Clint por su parte aprovechando que el dinamo Ágata aún  estaba tirado en el suelo para avanzar en una rápida serie de largas zancadas y golpearle con la culata de su escopeta en la cabeza para hacerle perder el sentido".



"Dióxido, se despegó de la pared en la que estaba oculta y accionó el complicado funcionamiento de su extralo aparato..., "vaporeta" le llamaban los chatarreros, casi sin tiempo para reaccionar Betty trató de lanzarse al suelo cuando su rival accionó el cañón de su arma... Betty ya se veía perdida, cuando la máquina emitió un extraño y chirriante quejido un instante antes de comenzar a soltar una densa nube de vapor alrededor de su portador..."



Mi rival se desesperó al ver como su vaporeta fallaba su tirada y acababa envuelta en una nube de abrasador vapor y cayó desplomada retorciéndose de dolor.

En ese momento, con mi rival sin minis que poder mover y yo aún pudiendo atacar con otras cuatro le dije a mi rival que si él se retiraba con Amatista, no haría nada por tratar de perseguirla y derribarla. Ya le había causado demasiado daño esa partida y preferí dejarle la opción de retirar aquella mini intacta.

Turnos cuatro, cinco y seis:

Reposicioné a mis kíes para que cada una de ellas controlase cada uno de los seis objetivos que había en mesa.

"Clint registró a los chatarreros y decidió que con los único que merecía la pena quedarse era con un pequeño filo que tenía uno de aquellos fulanos, las armas raras de los chatarreros no las quería para nada, había visto como fallaban dos de ellas, prefería las viejas y fiables armas de toda la vida.

Ahora ordenaría a sus chicos que asegurasen la zona, rellenaran sus cantimploras y se preparasen para defender el pozo al menos durante un par de días, por si alguno de sus chicos se acercaba hasta allí como Pálido le aseguró que pasaría. Y si de paso lograban sacar algunas chapas extras con alguien que tratase de rellenar sus reservas de agua en aquel pozo, eso que se llevarían".

madrid *
 
     
     

Re:Punkapocaliptyc: Clint "el Guapo", nuevas aventuras en el Páramo Desconectado Abrasapuentes
Cabo (340 mensajes) #4. 16 Nov 2017, 16:40

Cuarta partida Liga: Escenario Al Ataque

“Para muchos, la noche en medio del Páramo es un infierno: una duermevela inquieta y nerviosa plagada de ruidos extraños, susurros, retazos de movimiento apenas entrevistos al límite del campo de visión. Una tensión que te corroe y desgasta minándote las fuerzas poco a poco, haciendo que la imaginación de lo que puede estar acechándote ahí fuera, sea peor que la propia realidad. Puedes ver a los tíos más duros perder los nervios y vaciar hasta su última bala disparando contra nada.

Pero si eres el cazador en vez de la presa, la noche no sólo no es tu enemiga, si no que es tu más fiel aliada, favoreciéndote y cubriéndote de dones que si sabes aprovechar correctamente harán que seas letales y que tus enemigos no sepan quien les ha destrozado hasta que ya sea demasiado tarde. Clint siempre supo sacarle partido a la noche, su momento preferido para atacar siempre fue antes de que despuntasen los primeros rayos de sol de la mañana, cuando tus presas están exhaustas de vigilar para evitar ataques y tú estás fresco y lleno de determinación.
Por todo eso, el tiempo que pasaron manteniendo las fuentes de agua en su poder, Clint ordenaba a sus chicos al caer la noche que encendiesen hogueras alrededor de los mismos, como si se dispusieran a controlar la zona, pero en realidad, en cuanto la noche era cerrada, se retirasen de lo mismos a descansar a una zona segura, en un afloramiento pedregoso fácilmente defendible por un único centinela mientras el resto de sus kíes descansaban y estaban frescos para lo que el nuevo día pudiese deparar.

-              Jefe, jefe…-, entre quedos susurros y suaves zarandeos, Robin despertó a Clint. – Tenemos compañía -.

Aún amodorrado y algo desorientado Clint se incorporó, permitiéndose el tiempo necesario para ubicarse y no lanzarse a lo loco hacia la oscuridad. Sabía que sus kíes no eran novatos, conocía el Páramo y la noche lo suficiente como para no dejarse asustar por un ruidito de nada o confundir un arbusto mecido por el viento con un enemigo y no dudaba de que eran capaces de detectar a cualquiera que se acercase a su campamento con tiempo suficiente como para prepararles una cálida bienvenida.

-              Tú dirás… -, dijo con voz tranquila.

-              Están como a un par de kilómetros, al otro lado del campamento, se están moviendo por el cauce seco de aquel riachuelo… -, Clint rió para sus adentros, joder, la peña era de lo más predecible, déjale un camino abierto y ellos solos se meterán en la trampa - …, serán unos seis o siete fulanos, no he podido distinguir a quien pertenecen, si deja que me acerque podría… - Clint levantó una mano para cortar a sus subordinada

-              Bien hecho Robin, pero vamos a dejarlo estar así, que sean ellos los que se desgasten ahí fuera. Despierta a Betty y que te releve lo que queda de noche, no hagáis nada, vigilad y marcad las posiciones donde se esconden esas ratas, mañana les recordaremos quien manda aquí -.

Cuando despertaron a Betty de madrugada paso en un instante a activar todos sus sentidos y a echar mano rápidamente de su pipa que siempre tenía al alcance de su mano. Rápidamente se ubicó y reconoció a su compañera. Más valía madrugar a que te madrugasen. Robin informó entre susurros a Betty de la situación, señaló los lugares en los que había visto tomar posiciones a aquellos fulanos y tras informarle de que el jefe sólo quería que los tuviera controlados se fue a tratar de descansar un rato, tampoco es que tuviera mucho tiempo para hacerlo, en apenas un par de horas, Clint había dado orden de despertar a los kíes para que tomasen algo y no fuesen con el estómago a por el enemigo. No hay nada más jodido que combatir con frío, hambre y sed para que uno no de el 100% en un combate y en un combate esa es la diferencia entre vivir para luchar otro día, o que te manden a Campoflorido.
La orden era clara, estar todos en pie, pertrechados y listos para comenzar a avanzar con las primeras luces del día, cuando Clint estaba convencido que sus rivales comenzarían a avanzar para tomar las fuentes.

Los kies masticaban en silencio los trozos calientes de salchichas de martinejo y saboreaban el negro café que preparaba el jefe, dejando que el calor que desprendía penetrase en su cuerpo. Había que reconocer que aquel cabrón de Clint se había ganado su reputación a base de bien, era un curtido que conocía mil y un trucos que les hacía a todos la vida más fácil. Hacía tiempo les había enseñado un truco para comer bien caliente después de una fría noche sin necesidad de encender un fuego que delatase a posibles enemigos su presencia, durante el día mantenías una hoguera encendida, echabas unas cuantas piedras en el fuego y cuando de éste sólo quedaban brasas, cogías las piedras y las envolvías en paños, después excavabas un agujero en el suelo, metías las piedras en él  y ponías la comida encima, a la mañana siguiente tenías tu comida calentita y joder era una maravilla poder comer caliente sabiendo que los mamones que tenías enfrente estaban muertos de frío y si tenía suerte dándoles un par de bocados a cualquier mierda helada que pudieran echarse a la boca. Así daba gusto ir a partirse la cara.

-              Se mueven -, susurró Pálido desde el lugar en el que se había apostado después de engullir rápidamente un par de salchichas y llevarse una caliente taza de latón llena hasta arriba de café para relevar a Betty para que ésta pudiera comer algo.

Clint se acercó hasta la altura de Pálido, acuclillado, para no destacar contra el cielo y que pudieran detectarlo, - …cuatro, cinco, seis y siete…, yo cuento siete, ¿alguien ha contado alguno más?-, los tres vigías que habían controlado a los rivales negaron con la cabeza. Apenas un minuto le sirvió a Clint para ver la disposición del enemigo y elaborar un rápido plan de actuación. Betty y él avanzarían por el límite izquierdo de las fuentes para flanquear y rodear a sus enemigos y tratar de golpearles por la retaguardia, otros tres de sus chicos aguantarían el centro y por último un par tratarían de flanquear por la derecha y golpear por la espalda.

-              En marcha…, antes de que les de tiempo a pensarse donde se han metido -, dijo Clint con su sonrisa lobuna.”



Bueno, la cuarta partida estaba en marcha, me tocaba jugar el escenario “Al ataque”, en el que se disputarían 6 objetivos, cada uno de los dos jugadores tendríamos que colocar 3 objetivos, uno en nuestra zona de despliegue, otro en la zona central del tablero y el último en la zona de despliegue del rival. Los 2 objetivos situados en nuestra zona de despliegue no proporcionan puntos de victoria, los 2 objetivos situados en la zona central proporcionan un punto de victoria  si se controlan al final de cada turno, y por último los 2 objetivos situados en la zona de despliegue rival proporcionan tres puntos de victoria  si se controlan al final de cada turno.

Partiendo con esas condiciones, mi plan para esa partida iba a ser muy sencillo, hacerme con uno de los objetivos centrales en el primer turno para retenerlo hasta el final de la partida, para ello colocaría un núcleo duro de tres a cuatro miniaturas que anclasen mi centro, retuvieran mi centro y según se fuese desarrollando la partida, trataría de forzar el centro rival o reforzar mis flancos según le fuese a las minis que colocase por allí. En mi lateral izquierdo de la mesa colocaría a Clint junto con Betty, que harían las veces de tropas de choque y con las que trataría de forzar el flanco rival para amenazarlo y obligar a mi rival a reforzarlo dejando otras zonas de la mesa más libres para que el resto de mi banda explotase los espacios dejados en superioridad. El flanco derecho lo aseguraría con un arquero y en función de cómo actuase mi rival, tomaría un papel más agresivo o más defensivo. La idea era crear una brecha en el rival por el que poder meter a mis chicos para que llegasen a hacerse con al menos uno de los objetivos en la zona de despliegue rival, al tiempo que impedía que se hicieran con alguno de los objetivos situados en mi zona de despliegue.

Enfrente iba a tener la banda de pandilleros de Fernando, comenzamos viendo las diferencias de valoración de las bandas en prestigio y al ser ésta a mi favor, Fernando recopiló un buen puñado de balas, unos cuantos puntos de experiencia a repartir entre sus muchachos y 3 posibilidades de repetición de tiradas a lo largo de la partida. Iba a ser un partida a cara de perro, ya que por propia experiencia se que los pandilleros son gente dura, muy versátiles tácticamente hablando y muy bien pertrechados en cuanto armamento, así que tendría que tener mucho cuidado con mis movimientos y no descuidarme para que la partida se me escapase por una mala decisión.

“Betty sonreía mientras veía acercarse a los pandilleros rivales a los bultos tapados con raídas mantas que había en torno al par de hogueras prácticamente apagadas en medio de la zona repleta de las bombas que permitían obtener agua del subsuelo. Los muy pendejos se acercaban nerviosamente, con rápidas y cortas carreras de cobertura en cobertura, emocionadísimos pensando que iban a sorprender a un grupo de capullos dormidos… . Joder, ¿pero de verdad creían que nadie iba a ser tan gilipollas de no dejar ni un maldito centinela por ahí?.
Por la derecha pudo ver como uno de aquellos fulanos se lanzaba corriendo hacia uno de los bultos tirados en el suelo y le lanzaba una feroz patada…, que hizo que el pobre desgraciado cayera trastabillando y gritando después de golpear el montón de piedras que había debajo de las mantas. Le estaba bien empleado por pendejo a aquel fulano…

-              Joder, joder, joder…-, las cosas no estaban saliendo bien…, llevaban media noche acechando a aquel asentamiento, esperando sorprender a aquellos bultos que había en el suelo y hacerse con el control de las fuentes del agua. Habían esperado hasta las primeras luces para evitar pisar trampas ocultas o ver si localizaban a guardias apostados en lugares ocultos. Casi no podían creerse la suerte que habían tenido al encontrarse la zona tan desprotegida, debía de tratarse de un grupo de novatos que iba a despertar con una desagradable sorpresa…, hasta que el infierno se desató… . Cuando destaparon las mantas y sólo vieron piedras y chismes amontonados debajo de ellas, un pensamiento afloró en sus cabezas
-              ¡Es una jodida trampa!. ¡Cubríos, joder, cubríos antes de que…! -, el gritó murió a mitad. - ¡Por allí, joder, los tenemos encima! –

Perfecto, pensó Betty, Clint y ella estaban esperando a que los mamones aquellos viesen al resto de los chicos y centrasen su atención en ellos, antes de lanzarse a flanquearlos y caerles desde atrás para destrozarlos. Amartilló su pipa, comprobó que su filo salía suavemente de su vaina con un simple tirón y a un gesto de Clint, se lanzó hacia delante dispuesta a la refriega.”



Clint el Guapo: Con escopeta y filo medio.
Betty la “Fea”: Pistola y filo medio.
Victoria: Rifle
Viktoria: Pistola y maza
Robin: Arco
Jinete Pálido: Pistola y maza
Harry “el Sucio” Callahan: Arco


Turno 1:

Tras realizar las tiradas de agilidad oportunas para ver quien comenzaba desplegando por agilidad, (teníamos varias minis con agilidades igualadas), Fernando ganó la tirada y comenzamos el despliegue de nuestras bandas. Desplegué mis minis en tres grandes bloques, uno escorado a la izquierda de la mesa, formado por Clint y Betty, que tratarían de entorpecer y amenazar uno de los flancos de mi rival, obligándoles a retirar recursos del resto de la mesa, esas dos minis mías, tendrían un trabajo peligroso por delante, pero era necesario arriesgarlas para que el resto de la banda pudiera explotar los puntos más débiles que dejase mi rival al descubierto. En el centro desplegué cuatro minis, Victoria, Viktoria, Pálido y Robin, con una mezcla de armas de largo alcance y de cuerpo a cuerpo, que serían los que apuntalasen la zona central del tablero, reteniendo los objetivos que allí lograse obtener y que tendrían que despejar el terreno de enemigos para que tratase de hacerme con los objetivos que había en la zona de despliegue rival. Por último, en el lado derecho de mi mesa, coloqué a Callahan armado con un arco, su misión sería obligar a mi rival a estirar sus filas para que no me fuese tan fácil flanquarle.







Cuando los dados comenzaron a rodar, lo primero que hice fue avanzar con Viktoria para que controlase el primer objetivo de la partida de la zona central, mi rival hizo lo propio con otra de sus pandilleras y el resto de nuestras minis comenzaron a avanzar. Según se desarrollaba el primer turno, tuve que rehacer un poco mi estrategia para la partida, mi rival partía con 7 pandilleros en sus filas, (dos arco, una ballesta, un par de pistolas y una combinación de armas de combate), comenzó a mover sus minis escorándolas hacia el lateral derecho según mi posición de juego, allí donde yo tenía desplegado a Betty y Clint. A lo largo del primer turno llegó a desplazar hasta 5 miniaturas a una superficie de unos 20 – 25 cm cuadrados, eso me obligó a actuar de forma más cautelosa con Clint y Betty, que avanzaron buscando cobertura por la derecha de la mesa



Al tiempo que me decidió a dejar sólo un par de minis en la zona central del juego para aguantar el mayor tiempo posible el objetivo central obtenido y desplazar minis hacia la derecha, para flanquear a mi rival y ganar un solitario objetivo situado a la derecha de su zona de despliegue.

Victoria que se había desplegado en el tejado de un viejo chamizo abandonado, dejó de su posición porque no parecía que desde ella pudiese tener mucho impacto en la escaramuza que estaba por comenzar y avanzó con la intención de buscar una mejor posición de tiro que le permitiera controlar la zona central del agrupamiento de pozos de agua. Por su parte Pálido y Robin avanzaron buscando cobertura con la intención de penetrar por el desprotegido lado derecho, donde iba a tratar de imponerme por superioridad numérica.



Ese turno no hubo disparos de ninguna clase y sí mucho movimiento que marcaría a la larga el desarrollo del resto de la partida

El turno finalizó 1 PV – 1 PV para cada una de las bandas

Turno 2:

Harry Callahan continuó corriendo ese turno por el lado derecho de la mesa buscando flanquear a sus enemigos, ni tan siquiera se preocupó por encordar una flecha en su arco, el camino estaba libre y prefirió exprimir sus energías corriendo evitando estorbos que le hiciesen disminuir la carrera.
Por su parte Pálido y Robin volvieron a correr de nuevo buscando la protección que les ofrecía el terreno para evitar los disparos de uno de los arqueros rivales que guardaba ese lado de la mesa. Iba a ser un enfrentamiento 3 para 2, el primero en golpear, seguramente se alzaría con el control de la zona.



Una vez que hice los movimientos en ese lado de la mesa, recoloqué a Victoria en su nueva posición de disparo. Logró encontrar un buen nido de francotirador, posición que no abandonaría el resto de la partida, ya que me permitía cubrir muy bien las líneas de tiro y los pasillos de corredor que tendría que atravesar mi rival si quería llevar refuerzos al lado derecho.



Betty avanzó tomando posiciones de cara a tratar de avanzar por el extremo izquierdo, buscando amenazar el lado izquierdo de la mesa, lo que provocó que mi rival decidiera enrocarse aún más en el pequeño reducto que se había hecho fuerte tratando de defender el objetivo que había tomado.

Clint que había retrasado su acción al final del turno de agilidad 1 y se colocó a distancia de carga para el siguiente turno del pandillero que cerraba el camino hacia la zona de despliegue rival. Esa mini estaba colocada con un marcador de disparo tratando de evitar que realizase esa acción so pena de arriesgarme a recibir un disparo de su desenfundada pistola…, sopesé las probabilidades y mi rival para impactarme sólo podía sacar un 1, así que decidí arriesgarme y ver que pasaba. Clint aguantó bien el envite, ya que mi rival retiró el marcador anunciando que no tenía balas en la pistola y que el farol no le había salido bien.



El turno finalizó 2 PV – 2 PV para cada una de las bandas

Turno 3:

Comenzó el tercer turno con Clint cargando contra el farolero del turno anterior.

“Clint permitió que su sonrisa lobuna asomara a su cara cuando comenzó a acelerar su veloz carrera hacia aquel fulano solitario que se interponía entre él y la posibilidad de atacar por la espalda a sus enemigos abriendo un nuevo frente contra éstos, que quedarían totalmente rodeados por los chicos de Clint, podría haber tratado de descerrajarle un tiro a aquel fulano con su escopeta, pero ¿por qué malgastar un buen cartucho en aquel cagarro de tipo cuando llevaba desenvainado su fiable filo medio?. El tipo que había estado haciendo ostentación de la pipa que llevaba encima al ver que Clint se le venía encima amartilló la pistola y pareció que se tomaba un largo momento para apuntar contra él…, pero el disparo no llegaba y él cada vez estaba más cerca… . Joder, tenía huevos el notas, parecía que estaba esperando hasta el último momento para descerrajarle un disparo a bocajarro, Clint comenzó a tensar todo su cuerpo esperando que el tipo fallase el disparo y le permitiera llegar al combate…, pero el disparo seguía sin llegar, hasta que calló en la cuenta de lo que estaba pasando: el muy cabrón no tenía ni una puta bala en la pipa.
Clint rió de puro deleite cuando redobló el sprint para hacerle pagar el momento de pánico vivido. Fue tal la rabia y el frenesí de venganza que le envolvió que no midió bien las distancias y no le dio tiempo a frenar la carrera y termino impactando contra aquel tipejo si poder lanzar su tajo de espada, logrando que tan sólo retrocediera un par de pasos, pero sin si quiera derrumbarle. Al final la treta de aquel desgraciado había funcionado y ahora Clint se veía enzarzado en un combate cerrado y con un numeroso grupo de enemigos a sus espaldas… Ésta vez, estás bien jodido, se dijo para sí, al tiempo que trataba de rehacerse y afinazar bien los pies para la que se le venía encima…”




El combate lo gané ampliamente por los bonificadores acumulados, por desgracia en la tirada para herir el resultado fue nefasto y mi rival encajó el golpe recibido sin tan si quiera acusarlo. He de reconocer que en ese momento de la partida sentí una momentánea sensación de vértigo…, Clint había perdido una oportunidad de oro para decantar claramente la partida a su favor y ahora en cambio se jugaba la posibilidad de ser derribado y saqueado por el rival, incluso de verse rodeado por un montón de enemigos que le acosaran hasta tumbarlo si Betty no lograba impedirlo de alguna manera.

“Betty no lo dudó ni por un momento, avanzó a la carrera hacia la posición de Clint, si su jefe no salía con bien del combate, allí estaría ella en cuanto acabase aquella carrera que les separaba para evitar que se cebasen con su jefe caído o le rapiñasen sus cosas… . Corría todo lo que podía sin perderle la cara a los enemigos rivales que se habían agazapado a su derecha, aquellos tipos no llevaban rifles, pero creía haber entrevisto que uno de ellos llevaba…, joooooder, parapetada detrás de una esquina una pava sacó una ballesta con la que disparó contra ella.
Betty logró frenar su carrera en seco y hacer un quiebro para evitar el virote de la ballesta, que pasó tan cerca suya que le tironeó de la cincha de cuero que llevaba cruzada a la espalda y con la que sujetaba la vaina de su filo medio… Mientras veía como aquella mala pécora recargaba la ballesta entre maldiciones, le señaló con la punta de su filo…

-   Ya te pillaré desgraciada…-, se juró Betty”.




Mi rival prefirió dejar de momento la situación como estaba y recolocar a una de sus minis con arco de cara a tratar de impedirme avanzar más con Clint si al final no lograba pararle en combate cuerpo a cuerpo.
Por mi parte, yo hice avanzar a Robin con su arco, acercándose lo más posible a la única pandillera rival que defendía el lado derecha de la mesa. Mi rival, que en el turno anterior había recolocado a su otro arquero, apuntó y disparó para Robin, fallando su disparo. Momento que aproveché para correr con Pálido y colocarlo por delante de Robin, lo acerqué todo lo que pude y quedó a distancia de carga de la pandillera rival, que sin pensárselo dos veces, prefirió intentar un asalto aprovechándose del impulso que le daba ser ella la que asaltara en combate. Por suerte para mí, las tiradas de combate de mi rival fueron nefastas y la mini fue abatida en combate cuerpo a cuerpo por Pálido. Por un momento la partida estuvo aquí, ya que ni mi rival ni yo recordamos en ese momento que por diferencia de prestigio entre bandas había obtenido 3 repeticiones de tiradas de dados y se olvidó usarlas en ese momento, que podía haber vuelto a intentar derribarme a Robin de un flechazo y repetir el combate contra Pálido. En cambio, se encontraba en una situación difícil, ya que le había metido tres miniaturas en el lado derecho y me había hecho con esa zona del tablero de juego, ahora si quería desalojarme de allí, tendría que ser a través de fuerza bruta.





En la última acción del tercer turno, mi rival trató de continuar el combate contra Clint, ésta vez si se acordó que podía repetir las tiradas de dados y llegó a usar dos tiradas de dado para repetir primero una tirada de combate cuerpo a cuerpo que repitió mi rival y que no logró superar la mía, en la posterior tirada para herir, saqué un penoso 1 y mi rival volvió a encajar un segundo golpe sin mostrar acuse de recibo. El combate estaba siendo encarnizado, y la segunda acción se gastó en continuar con el combate, mi rival volvió a lanzar dados y nuevamente logré imponerme en el combate cuerpo a cuerpo, ésta vez mi rival no me obligó a repetir tirada, lancé dados para ver si lograba herir y ¡bingo…!, ésta vez si que le tumbaba…, pero ahí mi rival me quitó la miel de los labios y usó su segunda opción de repetición de tirada para hacerme tirar de nuevo para ver si hería…, los dados rodaron y…, un glorioso 10 puso fin a tan extenuante combate.



“Después de chocar contra su rival, Clint tuvo que renunciar a su filo medio, estaban tan juntos que sería imposible manejarlo, causándole más estorbo que ayuda, ese combate se resolvería por la fuerza de los puños. El tipo cuadró los hombros, levantó los puños para cubrirse la cabeza y lanzó un gancho que Clint bloqueó con uno de sus antebrazos y lanzó un derechazo contra el mentón de su rival…, el golpe fue demoledor, pero el tipo pareció encajarlo como si nada, tan sólo le hizo tambalearse un par de pasos, sacudió la cabeza y volvió a cerrar su guardia, para nuevamente acercarse un paso y lanzar otro golpe contra la cabeza de Clint. El viejo luchador del Páramo, fintó hacia un lado y lanzó una sucesión de golpes contra el costado de su rival y cuando vió un hueco en su guardia, volvió a lanzar otro poderoso golpe a su mandíbula…, otro brutal golpe que lograba colocar… . Aquel bastardo se tambaleó…, pareció rehacerse y colocarse de nuevo en guardia…, Clint no se lo podía creer, aquel tío era realmente duro…, pero no logró mantenerse mucho más erguido, comenzó a desenfocar la mirada e instantes después estaba en el suelo inconsciente… .

Clint escupió para quitarse la sensación de sequedad de la boca, recogió del suelo su filo medio y echó un rápido vistazo en derredor para ver que habían hecho sus rivales mientras duró su combate. Miró a su rival caído y decidió que no le iba a limpiar…, el fulano había luchado bien y no merecía que le desplumasen”.



El turno finalizó 3 PV – 3 PV para cada una de las bandas

Turno 4:

Inicié mi turno recolocando a Clint de forma que saliese de la línea de tiro de la arquera que había recolocado mi rival en el turno anterior, dejando a mi líder fuera de un posible disparo y a distancia suficiente para evitar una posible carga de sus rivales.

Mi rival respondió a ese movimiento, apuntando y disparando con su otro arquero contra Victoria, por suerte falló el disparo…, pero recordó que le quedaba una última posibilidad de repetición de tirada y la usó en repetir el disparo…

“Victoria, desde su posición de tiradora trataba de fijar el blanco del arquero que tenía enfrente y que momentos antes había disparado contra Robin cuando cruzaba a la carrera una zona desprotegida para tratar de llegar a darle apoyo a sus compañeros…

-   Venga mamón…, entra en tiro…-

De pronto, un fugaz borrón llenó el campo de visión del rabillo de su ojo, el tirador había cambiado de posición y un flechazo salió disparado hacia su posición, ella se encogió por instinto y la flecha pasó por encima del lugar en el que instantes antes estaba su cabeza, cuando recuperó la verticalidad de nuevo y encaró el cañón de su rifle, aquel fulano tenía una nueva flecha encordada en el arco…, el cabrón era rápido, pero no siempre la rapidez era lo mejor para la puntería. La flecha salió disparada del arco al tiempo que Robin disparaba contra el veloz arquero antes de que volviese a ponerse a cubierto

-   Blam… -



La flecha pasó bastante desviada perdiéndose a sus espaldas, mientras veía con satisfacción como su enemigo salía catapultado hacia atrás después de recibir un balazo. Ahora sí que sus compañeros tenían el camino libre para hacerse con el control completo de más aquella mitad del asentamiento”.


El resto del turno no tuvo mucho misterio, Harry Callahan llegó a pillar el objetivo que estaba en la zona de despliegue rival, lo que suponía que durante tres turnos sumaría 3 PV adicionales mientras siguiera controlándolo. Mi rival tendría que tratar de desalojarme de ese objetivo o tratar de controlar uno de los que se encontraban en mi zona de despliegue para tratar de empatar o ganar la partida. Para evitar que intentase revertir esa situación, avancé con Pálido y Robin para que cubriesen a Callahan, si querían desalojarle de allí, tendrían que vérselas con el rifle de Victoria que les cubría, el arco de Robin y el aplomo de Pálido.



Traté de avanzar con Clint y Betty para pillar otro de los objetivos desplegados en la zona de mi rival, pero recolocó a su arquero y a su jefa pandillera armada con ballesta y decidí que no merecía la pena jugársela por pillar algún PV extra cuando la partida ya la tenía asegurada. Mi rival no estaba dispuesto a lanzarse a lo loco a por la partida y tener más bajas, en ese momento ya le había tumbado 3 de sus pandilleros y no quería pagar una cuenta del carnicero más elevada.

Así que por mi parte lo dejé estar y preferí recolocar mejor al resto de mis chicos


El turno finalizó 7 PV – 4 PV a mi favor

Turno 5:

El quinto turno no tuvo mucho misterio, ante la imposibilidad de llegar a controlar otro objetivo y por no poner en riesgo ninguno de mis chicos, decidí retroceder con Betty y Clint alejándome del reducto en el que se había atrincherado mi rival. Con el resto de minis me recoloqué un poco mejor y dejé a Viktoria y Callahan acumulando PV.






El turno finalizó 11 PV – 5 PV a mi favor

Turno 6:

El sexto turno transcurrió como el anterior, contemporizando con lo que hacía mi rival. Si bien es cierto que retrasé a Clint hasta el turno de agilidad 1 y si bien es cierto que podría haber hecho un último movimiento para tratar de disparar impunemente contra la líder de mi rival o alguno de sus otros chicos, preferí no hacerlo. Ya le había tumbado tres minis, la partida era mía y ninguno de mis chicos había sido herido, así que no había motivo para enseñarse con la otra banda.


El turno finalizó 15 PV – 6 PV a mi favor

La partida se me puso de cara a partir del turno 2 y el tercero fue definitivo, cuando abatí a las miniaturas de mi rival que defendían más de media mesa. Una vez que logré crear ese agujero en sus defensas, la partida se decantó a mi favor. Me quedaban tres turnos por delante para haber actuado de forma más agresiva y obtener más PV, realmente lo hubiese hecho si en vez de una partida de Liga se tratase de una partida normal, pero en esas circunstancias no me merecía la pena jugármela para acabar con minis heridas que se pudieran perder la siguiente partida. Así que en ese sentido preferí ser conservador y guardar balas y fuerzas para futuras partidas.
Es cierto que como reconoció Fernando entre risas, había confundido los dados a la hora de realizar las tiradas..., le salían muy altas cuando de disparar se trataba y muy bajas cuando tenía que tratar de herir, ja, ja, ja

Aun así he de reconocer que aquellos primeros tres turnos fueron a cara de perro, (en lo que a partida se refiere, porque Fernando y yo somos viejos conocidos, hemos coincidido varias veces y el buen rollo imperó durante toda la partida). Eso sí, como le reconocí después, por fin he podido quitarme la espinita de mi primera derrota en Punka en las Freaks de hace del año pasado… .Por aquel entonces fui a recoger parte de las minis que había pillado en la campaña de La sangre Negra y la gente de Bad Roll me organizó una partida de demostración, mi rival fue Fernando, él jugó con los pandilleros que tenían los chicos de Bad Roll y yo lo hice con los Mutardos…, por decirlo suavemente, en aquella primera partida, Fernando me barrió de la mesa… . Por fin pude acudir a mi libro de agravios particular y tachar tan ignomiosa derrota, ja, ja, ja.


“Clint retrocedió dejando una clara línea de retirada para la banda rival…, cuando éstos empezaron a ver que sus rivales les tenían rodeados por tres lados pero no presionaban para atacarles a fondo, poco a poco comenzaron a entender que se les estaba ofreciendo una posibilidad de retirada. En el Páramo las balas no crecen en los árboles y hay que cuidarlas bien, no puedes desperdiciarlas como si hubiese un montón de cabrones dispuestos a quitarte la vida si no eras capaz de defenderla.

Vieron como recogían a sus heridos y comenzaban a retirarse sin perderles la cara, entre breves y rápidas carreras, buscando todas las cobertura posibles, como si no acabasen de creerse que en vez de acabar con ellos, les permitieran irse sin más.

Clint se perdió en sus pensamientos y se dio la vuelta y comenzó a andar de nuevo al campamento nocturno que habían montado durante la noche en el afloramiento rocoso sin volverse a mirar como huían los rivales a lamerse las heridas. Un par de días antes se les había añadido Callahan al grupo, ya llevaban demasiado tiempo fuera de Puentechatarra y alrededores, ya iba siendo hora de recoger las ganancias de aquella correría y volver a vigilar el negocio, a aquellas alturas ya habían rapiñado todo lo que pudieron encontrar del desastre de la Caravana comercial…, ahora les tocaba emprender el largo camino a casa…, descansarían durante el día, llenarían sus cantimploras de agua y aquella misma noche se pondrían en camino. Quizá tendrían que hacerse también con algo de carne para el camino…”

madrid *
 
     


planetfall, nuevas previews del nuevo juego de spartan games

Iniciado por forofo27

R.: 33
V.: 6965
Último 26 Sep 2014, 22:26
por Lord_Bruno
[Eureka] Nuevas figuras de su rango de Fantasy en 10mm

Iniciado por blacksmith

R.: 1
V.: 727
Último 29 Ago 2009, 14:08
por Slorm
Nuevas fotos de los humanos futuristas de Mantic

Iniciado por Nirkhuz

R.: 16
V.: 3152
Último 04 Feb 2012, 00:01
por jorge808
[Red Box Games] Nuevas minis de fantasía

Iniciado por KeyanSark

R.: 3
V.: 899
Último 17 Abr 2009, 12:38
por Pentaro
Nueva web y nuevas miniaturas de red box games

Iniciado por thincor

R.: 9
V.: 2776
Último 26 Feb 2012, 09:44
por strategos
SMF 2.0.14 | SMF © 2013, Simple Machines
SimplePortal 2.3.7 © 2008-2017, SimplePortal