Colabora


+ Info

SIN PIEDAD: Todo por un pedrusco...

Iniciado por Caballero Andante, 17 abr 2021, 13:00

0 Miembros y 1 Visitante están viendo este tema.

Caballero Andante

Soy un desastre con los informes de las partidas, lo reconozco. Usualmente, saco pocas fotografías. Esta vez me decidía a sacar un número decente de fotos, pero... ¡¡He estado medio año para subir el informe!! Sí, como lo oís... La partida que voy a poneros fue jugada el verano o el otoño pasado, si no recuerdo mal.
En fin...  :doh

El escenario fue muy divertido: lo jugamos @Tirador y yo en modo cooperativo. Para ello, utilizamos las reglas de "Peligro Potencial" que tenéis en el suplemento ASUNTOS PENDIENTES (lo podéis descargar aquí: http://laarmada.net/wargames-historicos/sin-piedad-(spaghetti-western)/).

También introdujimos varias reglas especiales de escenario, como una tabla para ver qué pasaba en el momento de robar el anillo o el deslumbramiento por el sol de la tarde...



TODO POR UN PEDRUSCO

Décadas atrás, Tornwell había sido un gran jugador profesional. Tanto, que con los años lograría amasar una fortuna, gran parte de la cual se gastó en mujeres y alcohol. Aun así, se retiró del juego siendo rico.

Hace semanas, los periódicos hablaron de su boda: Tornwell, sexagenario, cojo y tripudo, se había casado con una veinteañera hermosísima, la sin par Karen. Todo el mundo murmuraba acerca de las posibles razones por las que la guapísima Karen habría decidido unirse a un viejo decrépito como Tornwell. Este, como anillo de compromiso, había regalado a Karen un diamante enorme...

Cada tarde, después de cenar, Tornwell da un paseo con su bella esposa, quien siempre luce, sobre su enguantada mano, el anillo con el enorme pedrusco.

Julián Suárez "el Toro" y su banda de desperados no leen los periódicos, ni maldita la falta que les hace. Los rumores acerca de la boda y el diamante se extendieron como la pólvora. Parecía un golpe fácil...
[/b]




Aquí vemos a la banda de Julián "el Toro" al completo. De izquierda a derecha son Tomás, Guillermito "el Joven", Guillermón "el Viejo" y Venegas; arriba están Antoñito, Julián Suárez "el Toro" y Raimundo; debajo tenemos a Bernardo Montoya "el Triste" y el bueno de Sancho. Acaban de dejar los caballos donde la cantina y, tras recibir las órdenes impartidas por "el Toro", todos se dispersan para dar el golpe.





Mientras el sol baja, la calle se ha vaciado, pues la tarde se ha puesto fresca...





Ajenos a cualquier preocupación, Tornwell y la más que hermosa Karen pasean, seguidos de cerca por Williams y Jake, los peligrosos guardaespaldas pagados por el viejo.





Pero algunos tipos sospechosos parecen estar muy pendientes de la pareja...






¿Quién podría saber que hay más tipejos acechando sin ser vistos?





¡Nada menos que Julián Suárez "el Toro" encañona a la pareja, dispuesto a todo para robar el anillo! Sin embargo, sucede un imposible... ¡"El Toro" se enamora de Karen y decide llevarse también a la bella moza! Jake, uno de los guardaespaldas de Tornwell, intenta evitar el secuestro, o el robo, o lo que sea aquello...





Pero Julián "el Toro" es muy macho, y más recién enamorado. Puede con Jake y puede con Williams, el otro guardaespaldas...





Los gritos han alertado al sheriff, que no duda en abrir fuego contra el primer tipejo sospechoso que ve, que no fue otro que el pobre Venegas, que no había hecho nada todavía.





¡¿Cómo es posible?! ¡¡Julián "el Toro" ha caído!! Pero Bernardo Montoya "el Triste" y Guillermito "el Joven" acaban con los guardaespaldas. Bernardo no se preocupa por la belleza de Karen sino por el maldito anillo, pero... ¡No sale! Le llevará un tiempo precioso sacarlo del dedo de una histérica Karen...





Con un segundo disparo, el sheriff deja fuera de combate a Venegas, quien cae inconsciente en el carro donde se había resguardado.





Más ciudadanos acuden en ayuda de sus vecinos y del sheriff. Sancho se ocupa de uno que se llamaba Stewart. ¡Después, al pobre Sancho le llovió una balacera! Más de una vez se libró de un balazo agachando las orejas en el último instante. Tras mucha potra, acabaría muerto allí mismo...





Agobiado por la lluvia de plomo que le estaba cayendo encima, Guillermón "el Viejo" tuvo la feliz idea de resguardarse en el interior de una tienda. Quiso el azar que al dependiente no se le ocurriera nada mejor que largarle dos tiros, si bien lo único que logró fue reventar la cristalera... "El Viejo" decidió perdonar la vida al atribulado dependiente, quien no dudó en poner pies en polvorosa.





Raimundo arrolla con su caballo a un tal Callahan, pero... ¡no dejan de salir más y más vecinos dispuestos a ahuyentar a los malhechores!





Antoñito, apostado en una estratégica posición elevada, acabó con unos cuantos honrados ciudadanos con su fiel "palanquero" (rifle de repetición).





¡Le dispararon por todos lados! Raimundo y su caballo aguantaron hasta que no pudieron más... Dentro de uno de los edificios, Tomás se venga de uno de los atacantes.





¡Guillermito el Joven se lanza al galope y carga contra el sheriff!





Tomás abanica su revólver, vaciándolo contra un tal Wilkinson, pero falla estrepitosamente y se queda sin munición, a merced de su enemigo, que lo ha visto...





Mientras tanto, Bernardo "el Triste" ha conseguido hacerse con un caballo y abandona la ciudad con el pedrusco, si bien más de una bala le pasa demasiado cerca...

¡Los desperados habían conseguido el botín, pero a qué precio! Raimundo y Sancho murieron allí mismo, y sus cadáveres fueron colgados a la entrada del pueblo, para pudrirse a la vista de todo el mundo. Por su parte, Guillermito "el Joven" consiguió huir sobre su caballo, pero iba malherido. Sus compañeros lo enterraron la tarde siguiente. Todos ellos murieron por un maldito pedrusco...





Al final, solo seis desperados vivieron para disfrutar del dineral obtenido al vender el anillo; de izquierda a derecha: Guillermón "el Viejo", Bernardo Montoya "el Triste", Julián Suárez "el Toro", Antoñito, Venegas y el bueno de Tomás, quien se gastó toda su parte en tres juergas nocturnas...

Con el tiempo, se harían tristemente famosos... Pero eso, como suele decirse, ya es otra historia.

FIN




Podéis descargar las reglas del escenario debajo de este mensaje.

antonio

 :cc :cc :cc Otra preciosa aventura. Gracias
[a ver si retomo las de Star Wars]

Tirador

Puede que lo hayas subido tarde, pero es una estupenda crónica de una muy buena historia.
Es una de las cosas que me gusta de Sin Piedad, el trasfondo que le damos a todas las partidas.

Enviado desde Leo por correo ecuestre

Ponent

Más vale tarde que nunca, si la dicha es buena.. o algo a sí :)   :cc :cc :cc :cc :cc

y gracias por el nuevo escenario :ss :ss :ss

Caballero Andante

Sí, Antonio, ya hace mucho que estoy esperando algún informe más...

Gracias por comentar, compañeros. :ss